La portada de mañana
Acceder
La izquierda confía en el debate y en el CIS para pelear la campaña: "Hay partido"
Ni menor ni inmigrante: la foto del cartel de Vox se hizo a un joven en Bangladesh
Opinión - La izquierda se despereza, por Esther Palomera

Blas Acosta renuncia a la plaza al Senado que corresponde al PSOE por sentirse acosado y atacado en su prestigio

Blas Acosta, líder del PSOE de Fuerteventura.

El líder del PSOE en Fuerteventura, Blas Acosta, ha renunciado a su candidatura al Senado que corresponde a la formación al quedar vacante por la dimisión de Pedro Ramos, retirado por motivos de salud. En una carta remitida a Ángel Víctor Torres, secretario general de los socialistas en Canarias, el expresidente del Cabildo de la isla majorera asegura que ante el “acoso y descrédito” que dice haber recibido, no le ha quedado más remedio que retirar “cualquier aspiración a ostentar el cargo” en representación de la Comunidad Autónoma en la Camara Alta.

Acosta ha señalado que su “legítima candidatura” se ha convertido en lo que ha catalogado como “pasto de filtraciones y falsedades”: se “llega a dar por supuesto que mi pretensión es la de aforarme. Nada más lejos de la realidad”. Esta misiva llega después de que el líder de los socialistas en Fuerteventura se retractara de sus declaraciones en las que comentó que la Justicia en la isla "está podrida”, pidiendo disculpas a la ciudadanía y a la propia judicatura. 

Las palabras de Acosta tuvieron lugar una vez que la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Canarias solicitara formalmente el audio con las declaraciones radiofónicas del expresidente del Cabildo de Fuerteventura. Acosta se encuentra encausado en dos procedimientos por varios delitos relacionados con la corrupción. La Fiscalía pide para él penas que suman siete años prisión, en ambos casos relativos a su pasado como concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Pájara, concretamente cuando estuvo al frente de la empresa pública municipal de gestión urbanística Gesturpa.

En el pasado mes de febrero, Acosta transmitió a Torres su pretensión de ser designado senador por la Comunidad Autónoma, lo que le hubiese permitido estar aforado ante el Tribunal Supremo, por lo que las causas judiciales que pesan contra él en los juzgados de instrucción de Fuerteventura pasarían a ser responsabilidad del alto tribunal. En la carta en la que ahora ha expresado su renuncia, como una muestra "de lealtad" al partido, asegura que la posibilidad de ser nombrado “nunca ha formado parte” de sus aspiraciones, y nació “como respuesta a un grupo de compañeras y compañeros que me hicieron reflexionar sobre la conveniencia de tal designación, tras las convulsiones sufridas en el Cabildo de Fuerteventura, instándome a ello por el bien del partido y como paso previo a los próximos procesos electorales”.

Acosta dimitió el pasado 25 de febrero a la Presidencia del Cabildo de Fuerteventura a la que accedió tras una moción de censura después de las elecciones de 2019 fruto de un pacto con Nueva Canarias-Asamblea Municipales de Fuerteventura (AMF) y Podemos. Pero una serie de desencuentros motivaron la ruptura del acuerdo y en la sesión plenaria en la que comunicó su renuncia, tomó posesión Sandra Domínguez, de AMF, quien posibilitó el nuevo pacto de gobierno entre dicho partido junto a Partido Popular (PP) y Coalición Canaria (CC). Días después, se conformó la nueva ejecutiva con Sergio Lloret como nuevo presidente de la Corporación Insular.

El líder del PSOE en Fuerteventura ha lamentado que su propuesta para ser candidato al Senado se ha utilizado para “alimentar un supuesto debate jurídico que pretende anticipar el resultado de los procesos a los que me pueda ver injustamente sometido, con un desprecio absoluto a la presunción de inocencia”.

“Hubiera entendido que esta propuesta fuese debatida en nuestros órganos. Entendería, incluso, que hubiera sido rechazada con argumentos o por consideraciones de oportunidad política”, señala Acosta, quien considera “imposible de entender” haber sido sometido “al escarnio público por algunos que dicen compartir militancia y valores”. En su escrito, sostiene que con su intención al postularse como candidato pretendía “aportar, sumar, contribuir” al proyecto socialista de transformación para Canarias. “En ningún caso perjudicar a ningún compañero ni mucho menos al partido en el que vengo militando desde hace 35 años”, ha añadido. 

En este sentido, considera que se ha consentido el ataque a su prestigio por parte de “algunos dirigentes” y, con ello, dice que “en realidad se está coartando el debate con argumentos entre los compañeros y compañeras”, el PSOE puede “visión estratégica” y “no se ofrecen las garantías suficientes al procedimiento”. Por ello, exige “como secretario general del PSOE en la Isla de Fuerteventura” a Torres “y a cualquier órgano superior al regional” que se cumplan y se hagan cumplir los Estatutos de del partido “y no se permitan vetos ni comportamientos o maniobras nada democráticas, sobre todo porque atentan de forma profunda contra la esencia y los principios fundamentales” del PSOE.

Acosta también ha recordado su compromiso con “los valores” que asegura haber defendido durante sur 35 años de militancia en el PSOE. “En cualquier lugar en donde me encuentre siempre hallarás al hombre que, con orgullo y la cabeza bien alta, ha luchado y defendido estos valores: la libertad, la justicia y la democracia”, ha concluido en su carta dirigida a Torres.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats