Canarias, con más brecha de género en cuidados y primera en firmar el protocolo del plan 'corresponsables'

La ministra de Igualdad, Irene Montero.

“¿Por qué durante siglos nunca nadie se ha planteado que todo el Estado tenía que hacerse corresponsable de unas tareas sin las cuales es imposible que todo el resto de las actividades funcionen?” Es la cuestión que ha planteado este martes la ministra de Igualdad, Irene Montero, en Las Palmas de Gran Canaria. En un acto en el que ha estado acompañada de la secretaria de Estado de Igualdad, Ángela Rodríguez; la consejera de Derechos Sociales de Canarias, Noemí Santana y la viceconsejera de Igualdad y Diversidad, Sylvia Jaen, ha esbozado el plan Corresponsables, con el que el Gobierno quiere revolucionar el modelo de cuidados, de manera que se genere una bolsa de empleo y una red pública que permita a las mujeres tener tiempo para “vivir”. “Parecería bastante razonable desde el punto de vista de los derechos humanos que si esas tareas son esenciales, se repartan de una forma más equilibrada entre hombres y mujeres, pero además de eso, el Estado se debe hacer corresponsable”, ha apuntado la ministra.

Los cuidados de menores y personas dependientes como nicho de empleo en Canarias

Los cuidados de menores y personas dependientes como nicho de empleo en Canarias

Montero recordó que el sistema de cuidados lo sostienen las mujeres, tal y como evidenció la pandemia y venían alertando las feministas y lo hacen “a costa de sus propias vidas” y “no solo con los contratos más precarios, es que la mayor parte de los contratos parciales de nuestro país (de menos de 40 horas) los asumen mujeres y esas mujeres dicen que no asumen un trabajo a tiempo parcial porque quieran sino porque no tienen otra forma de compatibilizar su trabajo remunerado con su trabajo no remunerado e invisible de cuidados”, ha remarcado. Cuando habla de cuidados, apuntó al igual que Ángela Rodríguez el de personas dependientes e incluso compañeros y compañeras de piso u otros familiares.

En el Archipiélago, el porcentaje de mujeres que solicitan permisos para cuidados en el ámbito familiar supera el 90%, superior a la media nacional (84%). Además, las mujeres canarias copan el 78% de esos contratos parciales que ha recordado este martes la ministra. “Esta idea general de que nuestra manera de organizar la vida es un gigante de barro sostenido sobre el cuerpo de las mujeres” tiene “una realidad muy concreta” ha explicado Montero, que ha puesto el ejemplo de la carga mental de tener en cuenta que la nevera esté llena, que los menores tengan todo listo para ir al colegio entre otras cuestiones con las que “todas nos sentimos identificadas”, ha dicho.

Unas cargas mentales que además suponen que muchas mujeres retrasen la cita con el médico, resten tiempo al ocio o a la cultura y no puedan destacar en sus carreras profesionales (según lo reconocido socialmente). Montero apuntó que además cuando una mujer es madre muchas veces asume una mayor “culpa” por el señalamiento social ya que se le presuponen esa tarea de cuidar, mientras que el hombre que cuida es mucho más valorado socialmente.

La secretaria de Estado de Igualdad recordó que Canarias es la tierra de su familia materna y cómo su abuela tuvo que criar a seis hijos. Por ello, celebró la senda marcada por el actual Gobierno de Canarias e incidió en la importancia de crear empleo público de calidad y de que el plan (al que ha bautizado como plan Montero, similar al plan Marshal). Además, ha subrayado que las actividades de cuidados suponen un 15% del PIB.

Casi diez millones de euros para Canarias

Este miércoles, la ministra de Igualdad y el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres sellarán este protocolo con el que pretenden generar un proyecto “semilla” que empiece a revertir esa desigualdad en el ámbito de los cuidados. Canarias va a recibir inicialmente 9,8 millones de euros para desarrollar políticas públicas en este sentido con unos fondos que vendrán de Europa, desde donde se ha felicitado al Gobierno estatal por promover con este dinero políticas feministas.

La consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, destacó que al llegar al Gobierno de Canarias la gestión de la Ley de Dependencia sufría numerosos déficit como un sistema informático “del paleolítico” o solicitantes apuntados en pósits. Así mismo, apuntó que es necesario apostar por la “economía violeta” o políticas feministas y en este punto recalcó el plan Canarias te cuida o la lucha contra la violencia machista. Así mismo, defendió la labor de otras consejerías como la de Educación y su plan para impulsar la escolarización de cero a tres años o la de Empleo, con la que se pretende impulsar la primera Ley de Corresponsabilidad y Conciliación de la comunidad autónoma.

Sylvia Jaén, por su parte, recalcó que en nombre del amor las mujeres han declinado otras cuestiones, ya que “por amor hemos llevado los cuidados de la familia, por amor no hemos cotizado a la seguridad social y hemos dado demasiada vida de nuestra vida”, ha remarcado. Por ello, subrayó que gracias al plan corresponsables será posible revisar ese tándem de amor y cuidados para que se incluyan además “plenos derechos”.

En el acto Políticas feministas públicas para un modelo de cuidados, han estado presentes cargos destacados como la delegada del Gobierno contra la violencia de género, Victoria Rosell. También han estado presentes responsables de Igualdad de distintos ayuntamientos y partidos políticos, representantes de entidades sociales y miembros de la sociedad civil. Rosa Delia Jiménez, vicepresidenta de Fapa Galdós, hizo una pregunta a la ministra sobre un pacto sobre Educación que tenga en cuenta al alumnado NEAE y contó la problemática a la que se enfrenta este alumnado en las Islas, que no asiste al comedor con el resto del alumnado sino una hora antes, lo que dificulta además la conciliación de las familias. También intervino una portavoz de la red feminista de Gran Canaria, Regina Santana, y un grupo de adolescentes del proyecto Barrios Orquestados cerró el encuentro.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats