La portada de mañana
Acceder
Empresas españolas entrenan a militares saudíes en dependencias del Ejército
Arranca la vacunación de las personas entre 50 y 59 años con el impulso de Janssen
Opinión - El topo y la serpiente (Historias de riders), por Elisa Beni

Tenerife acoge una mesa redonda sobre las principales obediencias masónicas

Símbolos masónicos. Imagen: Facebook Gran Logia de España.

El círculo de Bellas Artes de Tenerife acogerá la mesa redonda Regularidad Masónica, masonería liberal y dogmática. El papel de la mujer en la masonería. Tendrá lugar el viernes 23 de junio a las 18.30.

Se abordarán así las principales obediencias masónicas: el sello de la “regularidad” impuesta por la Gran Logia de Inglaterra, la necesidad o no de creer en Dios para ser masón, y la pertenencia de la mujer a la masonería.

En el acto participarán Paula Plaza Moreno, por la Gran Logia Simbólica de España; José E. Martín Culebras, por la Gran Logia de Canarias; y Dª Margarita Torrent Navarro, por la Logia Pensamiento (Gran Canaria). Una mesa redonda que coincide con el año en el que se cumple el 300 aniversario de la masonería.

El principio de "regularidad" de la masonería hace referencia a que en la Inglaterra de 1717 una logia era regular si se sometía a una Gran Logia y pagaba sus cuotas. El reconocimiento no se vinculaba entonces a la regularidad; era sólo la manera de saber si alguien era masón mediante el signo, el toque y la palabra.

Por otro lado, dogmática hace referencia a toda posición filosósica que suponga la sumisión sin crítica a unos principios o a la autoridad que los postula. Las Constituciones de Anderson y Desaguliers (clérigos protestantes) de 1723 ofrecían a los masones obedecer la ley moral, entendiendo que al comprender los principios de la Orden no caerían en el ateismo o la irreligiosidad.

La Francia heredera de la Revolución Francesa evoluciona de otro modo y en 1877 el Gran Oriente de Francia eliminó de sus documentos cualquier referencia al Gran Arquitecto del Universo o a Dios, dejando la cuestión en el ámbito de la propia conciencia. La respuesta de la Gran Logia de Inglaterra fue afirmar su creencia en un Ser Supremo Creador y su voluntad revelada, y exigir a los demás dicha creencia ara reconocerlos y considerarlos regulares.

Nacía así el cisma masónico y, desde entonces, hay quienes diferencian en la masonería dos corrientes: dogmática y adogmática, según exijan o no la creencia en un Dios.

El la Mesa Redonda también se abordará el hecho de que, aunque no fue un hecho generalizado, existieron mujeres en las logias de canteros medievales, como fue el caso de la Maestra Sabina Von Steinbach en Estrasburgo (c. 1318-20), Yolanda Alba ...

En las Constituciones de Anderson y Desguliers cuando se prohíbe expresamente la iniciación de mujeres en la masonería, ya que sus miembros debían ser personas libres y la mujer entonces no lo era, pues se le hacía depender del varón y pasaba “de la autoridad del padre a la del marido”. No obstante, en 1720 se inicia como masona especulativa en Irlanda a Elisabeth Saint Ledger, aunque no será la única que lo haga. En Francia (en 1730) se crea la Francmasonería de las Damas y en 1893 nace la primera obediencia mixta, Le Droit Humaine.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats