25 COLOQUIO DE HISTORIA CANARIO AMERICANA

La directora de la Casa de Colón clausura la “edición de plata” del Coloquio de Historia Canario Americana y se despide tras 46 años

La historiadora y directora del museo Casa de Colón, Elena Acosta, concita una opinión unánime como eficaz gestora cultura

Hace 46 años, Elena Acosta Guerrero (Las Palmas de Gran Canaria, 5 de octubre de 1953) era becaria en el museo León y Castillo de Telde cuando recibió una llamada de Alfonso Armas Ayala, director, entonces, de los museos insulares del Cabildo. Le pidió que se pusiera a trabajar con Francisco Morales Padrón, porque este quería organizar un evento ambicioso, más allá de las típicas jornadas de conferencias. Para Acosta, que había estudiado Historia de América, trabajar con una eminencia internacional en el Nuevo Continente era un lujo. Desde 1976, año de la primera edición de este congreso bienal, ha estado vinculada a la organización del Coloquio de Historia Canario Americana. Y desde 1991, responsable máxima al ser nombrada directora del museo Casa de Colón. Anoche clausuró la 25 edición y se despidió, porque el próximo año, cuando cumpla 70, se jubila por ley. En la edición de 2024, Elena Acosta no estará al frente. ¿Qué pasará con el futuro del Coloquio? La respuesta preocupa a miembros del comité científico del evento, porque Acosta, según todas las fuentes consultadas, “es una magnífica gestora”. 

Investigadores canarios estudian, por primera vez, los restos aborígenes del Museo del Hombre de París

Investigadores canarios estudian, por primera vez, los restos aborígenes del Museo del Hombre de París

“El Cabildo lo ha venido apoyando desde hace 46 años y nadie es imprescindible”, afirma la doctora Elena Acosta a Canaria Ahora. “Espero que la secretaría del Coloquio nombre a la persona que se crea oportuna y que el Coloquio continúe”, sentencia Acosta. “Estoy expectante y con cierta preocupación porque Elena lo ha sido todo en el Coloquio”, confiesa el doctor Jorge Onrubia, miembro del comité científico del congreso y coordinador, junto con el doctor Juan Francisco Navarro Mederos, de la mesa de Arqueología de la edición clausurada en la noche del jueves.  “Nadie es imprescindible”, asevera el catedrático Fernando Bruquetas y también miembro del comité científico, pero el horizontes es incierto sin la presencia de Acosta. Bruquetas confía “en que el Cabildo nombre una persona que valore la importancia de los coloquios y lo que estos representan para la historia de Canarias”.

La gestora cultural no tiene duda de la continuidad del evento y de las otras acciones que desde Casa de Colón se realizan destinadas al fomento e investigación de la historia de Canarias. “Yo creo que hay cantera suficiente y músculo, con la experiencia que tiene el equipo, para garantizar la continuidad del evento”, señala Acosta.

El 5 de octubre de 2023, cumplirá 70, la edad máxima para trabajar en el Cabildo de Gran Canaria. Aunque quisiera, no puede seguir. Su figura y su impronta en el 26 Coloquio de Historia Canario Americana, probablemente estén presente, porque “aunque esté jubilada, me ofrezco para estar en el comité científico para ayudar y para que toda la labor que se haga desde la Casa de Colón tenga continuidad. Quien venga”, afirma convencida, “lo seguirá haciendo”. Hay una frase que Elena Acosta comparte: todos somos irrepetibles. “El liderazgo de una persona es irrepetible, pero nadie es imprescindible”, sentencia el alma mater del Coloquio de Historia. “Todas somos sustituibles, y veo aquí a mucha gente joven”.

Las tres primeras ediciones fueron anuales, pero se decidió que fuera bienal para que tuviera un mayor peso científico. Tras la edición inaugural, Morales Padrón puso como condición para seguir organizando este congreso internacional que Elena dejara Telde y se pusiera a trabajar con él. Y así fue. El Coloquio jamás se ha interrumpido, ni siquiera durante el año de la pandemia. Hasta 2010, el faro intelectual fue el catedrático Morales Padrón (Gran Canaria 1924, Sevilla 2010), pero la gestión organizativa siempre estuvo bajo la coordinación de Acosta. “Es complicada; es una labor de año de trabajo”. Solo en la edición celebrada esta semana se presentaron 190 ponencias y se pronunciaron 14 conferencias“. Son numerosos los científicos que participan, muchos de ellos procedentes de fuera de Las Palmas, además están los profesionales que han gestionan el entramado técnico –se ha emitido en directo-, el eficaz gabinete de prensa, a cargo de la periodista Noelia Rocha, y la parte visual ejecutada por Ángel Media (fotografía) y José Maíz (vídeo).

Acosta está muy satisfecha de cómo se ha desarrollada esta “edición de plata”, como la definió la consejera de Cultura del Cabildo, Guacimara Medina, durante el acto inaugural. “Se vertebró en unas ponencias marco para saber qué ha aportado el Coloquio en cada área a través de todas las ediciones; el comité científico ha hecho un trabajo estupendo y ha habido unas aportaciones muy interesantes, tanto en las conferencias como en las comunicaciones”. 

Una novedad en esta 25 edición ha sido el seminario de islas. “Haber incorporado la nesología ha sido un acierto, como las nuevas perspectivas que se van incorporando a la investigación de la historia, como la de género”. Acosta destaca “la vitalidad del área de Arqueología; es una muestra del nivel de los estudios que se realizan en Canarias”. Para Onrubia y Navarro Mederos, coordinadores científicos de esa área, “el Coloquio es el verdadero congreso de arqueología que tenemos en Canarias”.

Etiquetas
stats