eldiario.es

9

El video de un joven que echa por tierra el sistema educativo español supera las 10.800 visitas

Pablo Pérez-Paetow cursa segundo de Bachillerato y se decanta por estudiar derecho y política, aunque prefiere no dedicarse a esto último porque considera que “aunque no lo pienses ahora, te puede llegar a corromper”

- PUBLICIDAD -

 

“Eso es lo que queremos. Queremos ciudadanos que sean capaces de obedecer, callar y seguir trabajando. Queremos ciudadanos que sean capaces de estudiar, pero no de aprender”. Así comienza un video en el que un joven grancanario reflexiona sobre el sistema educativo español y sus carencias, que en pocas semanas ha recibido más de 10.800 visitas en Youtube.

Pablo Pérez-Paetow cursa segundo de Bachillerato en el Colegio Heidelberg de Las Palmas de Gran Canaria y se decanta por estudiar derecho y política, aunque prefiere no dedicarse a esto último porque considera que “aunque no lo pienses ahora, te puede llegar a corromper”, motivo por el que se inclina por una profesión relacionada con el periodismo. Sin embargo, dice haber notado un incremento del interés de los jóvenes que le rodean por la política desde la llegada de Podemos.

El destino del vídeo no era, en un principio, llegar a Internet. Lo preparó para poder optar a una beca y participar en un congreso de política impartido por el Harvard College, motivo por el que se expresa en inglés durante la grabación. Tras visualizarlo, la dirección del Heidelberg le propuso utilizarlo en la apertura de su primer Congreso Internacional de Eduación, donde obtuvo muy buena crítica, lo que derivó en que terminara en la red.

Pablo se muestra sorprendido del elevado número de visitas que ha recibido una reflexión que desde hacía meses le rondaba por la cabeza y cuestiona los motivos por los que falla el sistema español. En su opinión, la educación que se imparte en las aulas discrimina a los que se preguntan “por qué” y lejos de promover la motivación, impulsa que los estudiantes traten de adquirir conocimientos sin placer.

Asegura que “las cosas se podrían hacer de otra manera” y rechaza que solo el 20% de una clase de segundo de Bachillerato tenga un pensamiento crítico, mientras que el porcentaje restante se dedica a “memorizar y escupir”. “Luego ves que esas personas sacan sobresaliente”, ironiza.

Cree que una sociedad crítica es necesaria para mejorar, sin embargo, piensa que la educación, en la actualidad “da más importancia al resultado o al examen, que al camino” que se ha seguido durante toda una etapa. Algo que comienza a una edad temprana, donde se deja de evaluar la creatividad y la curiosidad, para pasar a observar la capacidad de estudiar exactamente lo que dice el libro.

Considera que ni un 1% de los alumnos trata de pasar de curso por placer, algo que solo se consigue “cuando te sales del camino” y acudes a otros libros que no sean los estipulados. En este punto, lamenta que “parece que las clases no están aplicadas a la realidad” y dice no entender cómo algo así puede ocurrir con una asignatura como la economía.

Pablo, que no se considera una persona “muy inteligente” asegura que durante el día a día “a veces me ofusco y pienso que esto no sirve para nada”. En su vídeo, señala que “queremos volver al siglo XIX, cuando el sistema bloqueó cualquier camino hacia la democracia” y el analfabetismo alcanzaba el 75% de la población. Algo que “dio la supremacía a quienes no lo merecieron”.

A pesar de que varios profesores le han trasladado estar de acuerdo con sus palabras y asegura haber atendido a un congreso “espectacular” promovido por su centro, al final las cosas siguen igual. En este punto, añade que “este colegio está tirando del carro, pero no es suficiente”. “No creo en un sistema, sino que cada profesor tiene que poner su grano de arena para que esto cambie”, concluye.

Según comenta, la institución le ha concedido la beca para acudir al Harvard Model Congress Europe 2015 que se celebrará en Madrid en marzo de 2015.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha