Once personas han muerto ahogadas en Tenerife este año

Una playa en el sur de Tenerife

Europa Press

0

Un total de 39 personas han perdido la vida en Canarias por ahogamiento hasta noviembre de 2020, lo que supone un descenso del 29% de las víctimas mortales con respecto al mismo período del año anterior cuando se contabilizaron 55 fallecidos.

Sin embargo, en lo que se refiere al número total de afectados se ha elevado a 181 hasta noviembre de este año, lo que ha implicado un aumento del 48% con respecto al período comprendido entre enero y noviembre de 2019 cuando hubo 122 perjudicados.

Así se desprende de los datos de la primera campaña audiovisual de la Unión Europea (UE) para la Prevención de Accidentes en el Medio Acuático Canarias, 1500 Km de Costa, auspiciada por el Cabildo de Gran Canaria, colaboradora oficial de ADEAC-Bandera Azul España y apoyada por el Gobierno canario y la Concejalía de Ciudad de Mar de Las Palmas de Gran Canaria.

Por otra parte, en los que se refiere al número de rescates, estos se han visto incrementados en un 162% respecto a la cifra del año anterior, ya que en lo que va de año se han producido 42 rescates frente a los 16 registrados en 2019.

Dos muertes en noviembre

En lo que se refiere al mes de noviembre se han contabilizado dos fallecidos por ahogamiento en aguas de Canarias, siendo esta la misma cifra registrada en mayo, junio y octubre de 2020.

Respecto a los afectados de este mes de noviembre, se recoge que uno fue grave, dos moderados, dos leves y cuatro que resultaron ilesos tras ser rescatados.

Asimismo, la mortalidad mensual en las costas e instalaciones acuáticas de Canarias se sitúa en una media de cuatro bañistas, sin embargo en el mismo período de los dos años anteriores se contabilizaron cinco personas al mes, mientras que en 2017 fue de ocho bañistas al mes.

La plataforma expone que el 90 por ciento de los accidentes acuáticos se produjeron cuando ondeaba la bandera roja o el estado del mar representaba un peligro para el bañista. De este modo, el número total de afectados en el entorno de Canarias en los once primeros meses de 2020, incluidos los 39 fallecidos, alcanza las 181 personas, de los que 10 fueron críticos, 18 graves, 40 moderados, 30 leves, 42 rescates, 41 accidentes acuáticos ya contabilizados y otros dos.

En lo que se refiere a los ahogamientos mortales, el 85% se correspondieron con hombres, mientras que el 15% fueron mujeres. Así, por islas la mortalidad fue de 14 personas en Gran Canaria; 11 en Tenerife; cinco en Lanzarote; tres en Fuerteventura; tres en La Palma; así como uno en El Hierro; uno en La Gomera; y uno en La Graciosa.

Por otro lado, apuntó que el 92% de los fallecidos entre enero y noviembre fueron extranjeros de hasta nueve nacionalidades diferentes, tales como son Alemania (cuatro), Francia (uno), Noruega (uno), Suecia (uno), Suiza (uno), Hungría (uno), China (uno), Guinea (uno) y Rumanía (uno).

Asimismo, en lo que se refiere a las edades de los fallecidos, el 41 por ciento era adulto, mientras que el 38 por ciento tenía más de 60 años de edad. El 21 por ciento restante corresponde a fallecidos de edad desconocida.

Finalmente, señalan que las playas continúan siendo el entorno en que más siniestralidad con resultado fatal se produce, con el 59% de los casos, seguido de puertos y zonas de costa (28%), piscinas naturales (11%) y piscinas (2%). Asimismo, en el horario de tarde se producen el 61% de los ahogamientos mortales, seguido de la mañana (31%) y la noche (8%).

Por otra parte, el 80 por ciento de los fallecidos eran bañistas, seguido de pescadores (5%), submarinistas (5%) y deportes acuáticos (5%), correspondiendo el 5 por ciento restante al capítulo de otros.

Por último, señalan que el accidente acuático sigue siendo la primera causa de muerte no intencional en las islas, superando a las registradas en el ámbito de la seguridad vial, siendo la causa principal la imprudencia, que se traduce en no hacer caso a la bandera roja, acudir a playas sin vigilancia, así como verse inmerso y no saber cómo actuar en una corriente de retorno.

Añaden que con el coronavirus se ha presentado una nueva forma de interactuar en los espacios acuáticos centrada, dicen, en no mantener la distancia social o incumplir las medidas de higiene dirigidas a evitar la expansión o contagio del virus, también son factores de riesgo que pueden comprometer la seguridad del bañista.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats