La portada de mañana
Acceder
Justicia e Igualdad revisan cada punto de la ley del 'solo sí es sí'
El deterioro de Doñana impide que las aves se reproduzcan en su santuario
¿Quién se atreve a rebajar la pena a un violador? Por Ignacio Escolar

La Laguna recupera e impulsa el “espíritu agrícola” del municipio con numerosas iniciativas agroecológicas en apenas 4 años

Paisaje agrícola de La Laguna, Teneirfe

El municipio tinerfeño de La Laguna es, no solo uno de los más poblados de la isla, sino también uno de los que más tradición agrícola tienen, con la mayor superficie cultivada de la isla. Sin embargo, frente al desarrollo urbanístico y poblacional, el Ayuntamiento ha perseguido el desarrollo de distintas y variadas políticas agrarias para, no solo no perder, sino impulsar este sector, que aúna economía, cultura y ecología en un mismo ámbito y que casi no contó con apoyo municipal en anteriores legislaturas.

En los últimos tres años, y pese a que la pandemia de COVID-19 paralizó la vida en todo el planeta durante meses, han sido numerosas las acciones llevadas a cabo desde la Concejalía de Desarrollo Rural de La Laguna para cumplir con el objetivo de mejorar el ámbito agrario y ecológico en el municipio. Entre las más destacas, y siempre con el objetivo de apoyar a la actividad y a las personas vinculadas a ella, se encuentran el Banco de Tierras, proyectos de redes de riego de apoyo agrícola en zonas de medianías (aún en fase de redacción), la creación del Mercado Agrario del Nordeste y Aula Taller -formación y emprendimiento agroecológico- (en fase de aprobación); el mercadillo itinerante del Nordeste (que abrirá este 4 de diciembre en Tejina); el programa de asesoramiento integral en finca para la transición agroecológica; un plan de acción para el autoabastecimiento forrajero; un programa de educación para el consumo consciente y responsable en los colegios (La Laguna Germina, Entre cole y cole... lechuga); grupos de consumo agroecológico en los colegios (amanordeste.com); la recuperación de diferentes espacios municipales para el desarrollo de proyectos agrícolas y ganaderos, agroambientales o huertas comunitarias; y talleres de agricultura regenerativa y formación agroecológica así como otras acciones para la promoción y fomento de la agroecología.

Según se explica desde Desarrollo Rural, “esta visión social y agroambiental, que coloca al sector primario en el centro, es fundamental para los retos que nuestra sociedad debe afrontar (crisis climática global, grandes pandemias, conflictos internacionales...). Además, el Pacto Verde Europeo y la Estrategia de la Granja a la Mesa refrenda que esta hoja de ruta es la que debemos tomar para intentar alcanzar, al menos en 2030, los objetivos marcados de reducción del 50% del uso de venenos, o incrementar hasta el 25% de la superficie útil certificada en producción ecológica, la disponibilidad y acceso a alimentos saludables a precios justos tanto para quien produce como quien consume”. La agricultura ecológica, añaden desde la Concejalía, “permite incrementar en un 30% la biodiversidad respecto a la agricultura industrial y es clave para restauración de la naturaleza y la renaturalización de las ciudades”. Esto, a su vez, “tiene un impacto sustancial en la salud de la población y la reducción de la carga sanitaria”.

La apuesta de La Laguna por la agroecología “es manifiesta tanto en la integración y trabajo transversal con otros municipios que comparten la misma hoja de ruta como en las acciones que se han puesto en marcha durante este mandato”, añaden. “Estas acciones emanan de la propia estrategia participativa de Desarrollo Rural y su plan de acción para el fomento de la soberanía, la educación ambiental y la sostenibilidad del territorio que nos orienta en la toma de decisiones políticas para la transición del sistema agroalimentario con un enfoque holístico y contribuir a la revitalización del sector primario local”.

“Cuando llegamos al Ayuntamiento en 2019 nos encontramos con un área de Desarrollo Rural invisible”, explica el alcalde lagunero, Luis Yeray Gutiérrez. “Desde ese momento, se ha venido dotando de recursos económicos y fomentando su línea de acción”, porque “tenemos claro cuál es el futuro y es fundamental que el sector primario se sienta identificado con la Corporación local”. Por eso la mayoría de las acciones han contado con las propias cooperativas, asociaciones agrícolas o profesionales del sector involucrados en ellas.

El objetivo marcado en Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Pesca es, tal y como explicó su responsable, Aitor López, “facilitar la recuperación del campo y el control de los recursos productivos, en el marco de la Estrategia para el Fomento de la Soberanía Alimentaria, la Educación Ambiental y la Sostenibilidad de La Laguna” con la que se pretende promover “un mundo rural vivo del que se pueda vivir dignamente, que preserve nuestro paisaje e identidad y que provea de alimentos saludables de cercanía al conjunto de la población”.

Nace el primer Banco de Tierras de La Laguna

Una de las acciones más destacadas para revertir el abandono de parcelas cultivables ha sido la creación del primer Banco de Tierras de La Laguna, en octubre de 2021. Tras solo cuatro meses de andadura, este registro de terrenos en desuso ya había puesto en oferta siete parcelas privadas y captar a 18 personas interesadas en cultivar sus propios recursos primarios. Este interés entre las partes derivó en los dos primeros acuerdos firmados entre propietarios y nuevos productores, uno para el arrendamiento y el otro para la cesión gratuita.

A través de la web del Ayuntamiento (www.aytolalaguna.es), la ciudadanía interesada puede acceder al apartado Banco de Tierras para consultar el registro, poner a disposición sus parcelas y contactar con las personas propietarias para llegar a un acuerdo de explotación. El Consistorio, de forma gratuita, se encarga de asesorar y facilitar la comunicación y los acuerdos entre las partes para reactivar los suelos, “sin que estos pierdan su valor productivo, generando un ahorro y nuevos ingresos para los dueños y favoreciendo el autoconsumo y la agroecología”.

El reto para los próximos meses ha sido “conseguir nuevos terrenos para aumentar la oferta”, al mismo tiempo que trabajar para ampliar la red de personas y entidades colaboradoras con el Banco de Tierras para que ayuden a difundir la información y a captar a nuevos usuarios y usuarias.

Autoabastecimiento forrajero

Otra de las acciones más destacadas es el proyecto piloto para facilitar e impulsar el autoabastecimiento forrajero para los ganaderos de La Laguna, el Ayuntamiento ha adquirido o cerrado acuerdos para el uso distintas parcelas de suelo público que suman más de 60.000 metros cuadrados de terreno. En una de ellas se han realizado, además, actividades vinculadas al sector primario, como una exhibición de arada por medios mecánicos y tradicionales con yuntas de bueyes para la posterior siembra de forraje con el que alimentar el ganado. Los terrenos son trabajados por el colectivo de ganaderos y agricultores que forman el grupo Semilla.  

El objetivo de este proyecto piloto de autoabastecimiento forrajero es conseguir que agricultores y ganaderos del municipio se sientan más interesados en volver a cultivar, al menos en parte, el forraje y el pienso que necesitan para sus animales, y recuperar parcelas abandonadas.

El responsable de Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Pesca, Aitor López, explicó la necesidad de seguir sumando superficie de terreno cultivable, ya que “La Laguna cuenta con tierras de cultivo que históricamente se dedicaron a la siembra de forrajeros o al pastoreo, que hoy están abandonadas”, y señaló que “es esencial concienciar a los propietarios de estos terrenos de la importancia de tomar parte en este proyecto para garantizar un grado de abastecimiento significativo, con unos niveles de alimentación saludable y sostenible y limitar así la dependencia exterior”.

El proyecto partió de una propuesta de Asaga Canarias Asaja y pretende no solo “apoyar al sector ganadero y a avanzar en el compromiso de La Laguna por alcanzar la soberanía alimentaria y la sostenibilidad del territorio”, sino también “incrementar la rentabilidad de las explotaciones y favorecer la recuperación de superficie agraria”, según explicó el alcalde.

Nuevo mercadillo provisional y Mercado del Noroeste

Una de las acciones más ambiciosas impulsadas en los últimos meses desde Desarrollo Rural, con la colaboración administrativa e interadministrativa de otras áreas municipales (Obras e Infraestructuras y Gerencia de Urbanismo, entre otras), así como del Cabildo de Tenerife y del Gobierno de Canarias, es la creación del Mercado Agrario del Nordeste y Aula Taller. También, la puesta en marcha del Mercadillo itinerante del Nordeste, que nacerá este 4 diciembre en Tejina, en la plaza de la Iglesia de San Bartolomé, hasta que se construya el mercado agrario definitivo de la zona, y que posteriormente se trasladará también a Valle de Guerra, Bajamar y Punta del Hidalgo.

Este mercadillo itinerante es “una alternativa” para responder a la demanda de los productores y productoras de la Comarca y contará con puestos provisionales de venta directa allí donde se ubique. Con él se pretende impulsar la comercialización de la producción local, proteger y potenciar el sector primario del municipio y facilitar la actividad de los pequeños y medianos agricultores y ganaderos.

La idea es mantener este punto de venta itinerante “hasta que entre en funcionamiento el mercado agrario”, que se ubicará también en Tejina, exactamente en la finca La Castellana, y que dará servicio a esta localidad lagunera, Valle de Guerra, Bajamar y Punta del Hidalgo. Con estos equipamientos, explicó el responsable de Desarrollo Rural, se persigue potenciar la soberanía alimentaria de La Laguna y mejorar la situación socioeconómica del sector, fortaleciendo los lazos comunitarios en torno a la producción, distribución y consumo de alimentos de cercanía, sanos y de calidad.

Estas son las fechas confirmadas del mercadillo itinerante: día 4 y 24 de diciembre en Tejina, día 11 y 18 en Valle de Guerra, y en enero, continuará en lugares aún por determinar. 

Reconectar con el campo

Uno de los compromisos del Ayuntamiento es la defensa del suelo agrario, que no solo implica su protección, sino su dinamización económica. Entre esas acciones destaca Reconectando el campo y la ciudad, una iniciativa que pretende revalorizar el papel de aquellos barrios que conservan en su denominación el topónimo camino, como reflejo de su condición de antiguo nexo entre el centro urbano y el resto de la geografía insular. A partir de un trabajo comunitario, con la colaboración de asociaciones vecinales, de mayores, juveniles y centros educativos, se pretende recopilar información histórica a través de documentos y de información oral de personas residentes en estos enclaves para reafirmar las señas de identidad de algunos de los barrios laguneros que en otras épocas tuvieron la importante función de comunicar el casco histórico lagunero con el campo y resto de la isla. Como ejemplo del papel de conexión que jugaron estos caminos está el de Las Gavias, Tornero o Mulato; pero también desde Las Mercedes hacia Anaga, para conectar desde el Camino de San Miguel de Geneto hacia el sur, facilitando las peregrinaciones para homenajear a la Virgen de Candelaria; el Camino Real de la Verdellada, que comunica los barrios que crecieron hasta La Cuesta, o el Camino Real de la Villa de La Orotava.

Pastoreo y biodiversidad

El Ayuntamiento de La Laguna se ha propuesto que la actividad del pastoreo, muy amenazada por diferentes factores, no solo no se pierda, sino que se recupere y contribuya a mejorar los modelos de producción y los niveles de autoabastecimiento, lo que a su vez supone beneficios para el medioambiente y “la preservación del paisaje agrario como signo de identidad lagunero”. Para ello, junto a la Cátedra Pedro Molina de la Universidad de La Laguna, se está realizando un estudio para conocer la afección del pastoreo tradicional sobre la biodiversidad y establecer en qué zonas del municipio puede realizarse esta actividad sin afectar negativamente a los terrenos.

“Con los resultados obtenidos se podrá estimar la carga ganadera del espacio, es decir, el número de animales por superficie para que no haya afección negativa sino que, incluso, al contrario, pueda aportar beneficios al ecosistema, como favorecer el desarrollo de la biodiversidad del entorno, fijar carbono atmosférico al suelo, retener agua y humedad, y disminuir el riesgo de incendios forestales”, explicó el responsable del área, Aitor López.

“Al establecer una carga ganadera apropiada para la conservación del espacio, el ganadero podrá aprovechar el alimento durante todo el año sin afectar negativamente al terreno, lo que brinda la posibilidad de que la ganadería tenga otras fuentes de alimento que no sea solo el cultivo de forraje”, aseguró López, y recordó que “hay zonas del municipio que tradicionalmente tuvieron un uso agrario y que como consecuencia de su abandono se encuentran en la actualidad invadidas por vegetación. Algunas de estas zonas presentan un potencial para el desarrollo de un pastoreo sostenible ambientalmente y viable económicamente”. El estudio podrá tener su reflejo en el Plan General de Ordenación, para establecer en qué suelos se permite el pastoreo y en cuáles no.

Ayudas a la comercialización de productos

Entre las acciones destacadas para el fomento de la agricultura en el municipio destacan las ayudas concedidas a distintas cooperativas para favorecer la comercialización de sus productos. Un ejemplo son los 62.000 euros otorgados a la Cooperativa del Campo La Candelaria, de los que se beneficiarán aproximadamente una veintena de explotaciones caprinas y vacunas de Aguere. El importe está destinado a mitigar la crisis inflacionista y a sufragar los gastos de la cooperativa, centrada en el fortalecimiento de la comercialización de la producción pecuaria para “potenciar el desarrollo del sector en el municipio, promoviendo la generación y venta de los productos de kilómetro cero o de cercanía, a la vez que se ponen en valor y se les da mayor visibilidad. Todo ello, con la finalidad de aumentar su consumo y disminuir el impacto medioambiental”, tal y como lo explicó el responsable de Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Pesca, Aitor López.

La iniciativa incluye la búsqueda de cocineros, restauradores y chefs “que amen los productos locales, que están ligados directa o indirectamente a nuestra tierra y que deseen potenciar el consumo a través de sus creaciones gastronómicas, haciéndolos partícipes del desarrollo social y económico de este sector”. Una parte importante de la iniciativa consiste en la promoción de ventas, mediante el conjunto de técnicas de marketing destinadas a estimular la demanda de productos ganaderos de kilómetro cero y aumentar el conocimiento de la marca Quesería de Benijos- Cooperativa del Campo La Candelaria, sensibilizando a los consumidores, generando nuevos clientes potenciales y manteniendo a los clientes existentes.

Formación agorecológica

Dentro de las acciones formativas, destinadas a mejorar la actividad agrícola y su competitividad, el Ayuntamiento organizado jornadas informativas y distintos talleres, como aquel en el que se enseñó a profesionales del sector a elaborar sus propios productos, a partir de recursos locales, para conseguir suelos más fértiles. Las herramientas necesarias para obtener preparados nutricionales y producir abonos sólidos, bioles y caldos minerales, así como reproducir microorganismos fueron dados a conocer a finales de octubre en las Huertas Ecológicas de Bajamar, en el Camino Araucaria.

Durante cuatro días, los participantes adquirieron conocimientos sobre los elementos básicos y sus funciones para generar los distintos preparados y abonos orgánicos sólidos en sus distintos formulados, así como bioles y abonos líquidos (a base de fermentos, humus y tés) y caldos para el control de las amenazas. Al mismo tiempo, lograron interpretar de manera básica el estado microbiológico de un suelo.

Entre los objetivos del taller práctico de agricultura regenerativa, que combinó prácticas sostenibles para regenerar y enriquecer los terrenos, estaba el ayudar a las productoras y productores a reducir sus gastos de compra de insumos, aprovechando los recursos de los que ya disponen, y contribuir a mejorar la estructura y la fertilidad de la tierra, consiguiendo plantas más vigorosas y fuertes ante los diferentes agentes externos, como inclemencias meteorológicas, patógenos. A su vez, favorecer el control de plagas y enfermedades de una forma respetuosa con el medioambiente y mitigará los daños, potenciando además la biodiversidad en el municipio. 

Acciones en colegios

Entre las acciones desarrolladas con vocación didáctica y educativa destaca La Laguna Germina, una iniciativa impulsada por el área de Desarrollo Rural, Agricultura, Ganadería y Pesca, en colaboración de las concejalías de Educación y Medio, para fomentar hábitos alimentarios saludables en los centros de educación infantil y primaria del municipio durante el presente curso escolar.

La Laguna Germina traslada a los centros educativos la práctica de un sistema alimentario sostenible y saludable y enseña que la forma de alimentarse influye en el entorno social, económico y medioambiental. “Forjar las bases de un modelo alimentario sostenible en los centros educativos es fundamental para afrontar los retos que se presentan en materia de abastecimiento”, señaló el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez, durante la presentación del proyecto. El responsable del área de Desarrollo Rural, Aitor López, enfatizó que es necesario que los niños y niñas “conecten con la naturaleza, aprendan de dónde vienen los alimentos y entiendan la importancia de cuidar la forma de alimentarse como fuente de salud, para las personas y para el planeta. Es prioritario que la comunidad educativa acompañe en la transición hacia un modelo ecosocial como parte de la extensa comunidad en la que viven, siendo parte activa de ese cambio”.

Energías renovables en el mundo agrario

Una de las metas para lograr la modernización del sector agrario en La Laguna es la introducción cada vez mayor de energías renovables. Para mejorar la implantación de las energías limpias en general, el Ayuntamiento ha llevado a cabo distintas medidas dirigidas tanto a la ciudadanía como a sectores específicos, como son la bonificación en un 50% del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) por la instalación de placas solares, la colocación de este tipo de paneles en inmuebles públicos y el fomento de las comunidades energéticas. Pero para facilitar que las acciones llegasen específicamente al sector agrícola, el área de Desarrollo Rural organizó el pasado mes de abril una jornada informativa con seis ponencias sobre la normativa vigente y las actuaciones subvencionables relacionadas con la implantación de energía renovable en las explotaciones agropecuarias. La idea era favorecer la eficiencia energética y el autoabastecimiento en este ámbito, ya que se trata de una inversión que “reduce los costes de producción del sector primario a medio y largo plazo, mejorando la viabilidad de las explotaciones agropecuarias”, según destacó el responsable del área, Aitor López. En el municipio, añadió, “tenemos la oportunidad de aprovechar el sol al máximo como fuente natural”.

Acciones comunitarias

Desde Desarrollo Rural también se han destinado esfuerzos a promover huertos y estaciones de compostaje comunitario con el fin de contribuir a la reutilización y reducción de los biorresiduos urbanos que van a parar a los contenedores de basura. Esta iniciativa se incluye en el proyecto piloto Comunidades Circulares del Cabildo de Tenerife que, en colaboración con la Concejalía de Medio Ambiente local y Desarrollo Rural, incluye el aprovechamiento del compost en espacios públicos y privados y la formación de la ciudadanía participante y del personal técnico encargado del seguimiento, monitorización y control de las zonas de compostaje.

Esto permitirá reutilizar los biorresiduos procedentes de domicilios particulares, centros educativos, el mercado municipal y la red de huertas urbanas en la fertilización ecológica de los parques y jardines de la localidad y de la citada red. Las vecinas y vecinos participantes también podrán acceder al compost resultante para emplearlo en sus cultivos y jardines.

Nuevas redes de riego

El Ayuntamiento también ha iniciado este 2022 la redacción de un proyecto para crear redes de riego agrícola de apoyo que permitan salvar las cosechas en condiciones ambientales de sequía.

Una de ellas está en la zona de Los Rodeos, donde se ha colocado una canalización hasta ahora inexistente que, ante la escasez de lluvias, permitirá garantizar el suministro de agua hacia el este, hasta Los Baldíos y Geneto, y oeste del territorio, hasta El Ortigal y Guamasa, una zona tradicionalmente destinada al cereal y al forraje de secano.

El despliegue de esta canalización se apoya en el estudio realizado sobre la mejora y modernización del regadío en la Vega Lagunera, en el que se hace hincapié sobre el aprovechamiento de las aguas regeneradas y de escorrentía. La propuesta radica en que la red de riego autónoma quede interconectada a otras ya existentes y contempladas, como la que se ha proyectado para el Valle Las Mercedes, incluyendo Jardina y Las Canteras.

En total serán tres redes de riego: en Los Rodeos e inmediaciones (en fase de redacción), en el Valle las Mercedes e inmediaciones (ya redactada), y la red de San Diego, San Benito y Llano de San Lázaro (en fase de redacción).

Aitor López destacó que “el objetivo es asegurar las cosechas de estos terrenos de gran valor agrícola en situaciones de necesidad, ya que el cambio climático también repercute negativamente en el desarrollo de la Vega Lagunera y en la actualidad no disponen de esta infraestructura. Proteger el suelo agrario es esencial, pero fomentar su puesta en producción es vital”, subrayó.

Unión con otros municipios agroecológicos: la Red Terrae

Desde 2020, el Ayuntamiento de La Laguna, a través del Área de Desarrollo Rural, formalizó su adhesión a la Asociación Intermunicipal Territorios Reserva Agroecológicos Red Terrae. Este mismo mes de noviembre La Laguna asistió en Toledo al Encuentro sobre Agricultura y Desarrollo Sostenible organizado por la Red Terrae en el marco de la celebración de sus 10 años de vida. El objetivo era impulsar esta línea de cooperación intermunicipal centrada en un conjunto de prácticas respetuosas con el medioambiente, en el desarrollo de sistemas agrícolas sostenibles, así como en la gobernanza de recursos. En esta misma línea se mueve la Red Terrae, de la que forman parte también los municipios de Villa de Mazo, Villa de Garafía, San Juan de la Rambla, Vallehermoso y Buenavista del Norte, así como el Cabildo de La Gomera.

Los objetivos de la Red pasan también por recuperar terrenos abandonados para su puesta en valor y facilitar el acceso a tierras de nuevos campesinos favoreciendo el relevo generacional, dinamizando la relación entre el campo y la ciudad, abriendo espacios para la comercialización de productos locales y fomentar el consumo responsable y ecológico.

Para La Laguna, de esta “cooperación entre municipios surgen nuevas propuestas de recuperación de paisajes agrarios como seña de identidad agrícola y cultural”, que es uno de los objetivos del área de Desarrollo Rural en esta legislatura.

La Laguna también pertenece a la Red de Municipios por la Agroecología y es firmante del Pacto Intervegas, acciones ambas formalizadas durante este mandato.

Etiquetas
stats