El jurado declara culpables de todos los cargos a los acusados del caso Eólico

Cinco de los acusados en el caso eólico (Celso Perdomo, Enrique Guzmán, Honorato López, José Ignacio Esquivel y Mónica Quintana). ALEJANDRO RAMOS

El jurado popular ha declarado este jueves culpables de todos los cargos imputados por la Fiscalía a los seis acusados del caso Eólico, que se enfrentan a penas que oscilan entre los cuatro años y tres meses de prisión que pide el Ministerio Público para el principal procesado, el exdirector general de Industria del Gobierno de Canarias Celso Perdomo, hasta los cinco meses (con penas alternativas para alguno de ellos) que solicita para los procesados que han reconocido el cohecho, los empresarios Enrique Guzmán, José Ignacio Esquivel, Alfredo Briganty y el funcionario Honorato López, jefe de servicio de Industria. Para la funcionaria del Cabildo de Gran Canaria Mónica Quintana, que es la única, junto a su pareja en el momento de los hechos, Celso Perdomo, que no ha confesado y ha defendido su inocencia, pide dos años y nueve meses de cárcel. 

La llamada con la que ganó 24.000 euros o la excusa del principal acusado del caso Eólico para negar un soborno

La llamada con la que ganó 24.000 euros o la excusa del principal acusado del caso Eólico para negar un soborno

El jurado han elevado su veredicto al presidente del tribunal, el magistrado de la Audiencia Provincial de Las Palmas Pedro Herrera, que deberá ahora dictar la sentencia (prevé hacerlo en la segunda quincena de septiembre, según recoge la agencia Efe). Todas las decisiones han sido adoptadas por unanimidad de sus miembros y, en todos los casos, con enunciados desfavorables para los acusados.

De esta manera, el jurado considera probado que, siendo director general de Industria, el acusado Celso Perdomo reveló información privilegiada a empresarios interesados en concurrir al concurso eólico e incumplió el deber de sigilo exigido a todo cargo público (delito de revelación de secretos).

También ha quedado acreditado para el tribunal que Perdomo se aprovechó de su situación para obtener un enriquecimiento ilícito a través de las comisiones que percibió de los empresarios y que contactó con el funcionario Honorato López una vez había sido cesado de su cargo para continuar el plan trazado para beneficiar a esos licitadores en el procedimiento (delito de cohecho).

De igual forma, en relación con la malversación de caudales públicos, ha habido unanimidad: el ex director general de Industria es culpable por haber adquirido libros para su uso personal con cargo a las arcas del Gobierno de Canarias.

De las pruebas practicadas en el plenario y los documentos obrantes en la causa, el jurado tampoco alberga ninguna duda de que Mónica Quintana abrió una cuenta en el Fortis Bank de Luxemburgo con el objetivo de percibir las comisiones que su pareja cobraba por beneficiar a los empresarios en el concurso eólico y que, por tanto, fue cooperadora necesaria de un delito de cohecho. También lo fue, a juicio del jurado, en el de malversación por la compra de libros con dinero de la Consejería.

Con respecto a los tres empresarios encausados (Enrique Guzmán, José Ignacio Esquivel y Alfredo Briganty) y al funcionario Honorato López, los miembros del jurado también coinciden en sus conclusiones y consideran fiable la confesión de todos ellos, que admitieron su participaron en la trama para el cobro de comisiones ilegales a cambio de favores en el concurso, ya fuera con transferencias al banco de Luxemburgo, con cesión de acciones en sociedades a las que repercutirían los beneficios de la asignación de potencia eólica o con el pago de parte de las reformas en el domicilio que compartían Celso Perdomo y Mónica Quintana en la capital grancanaria. 

El jurado no aprecia ninguna circunstancia que justifique la suspensión de la ejecución de la pena o el indulto para los acusados.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats