El periodista Francisco Pomares dice que las pruebas que demostrarían su inocencia se quemaron en un incendio

Francisco Pomares, a la izquierda, junto a su abogado a su llegada este miércoles a los juzgados de La Laguna.

El periodista Francisco Pomares, candidato de Coalición Canaria a la junta de control de Radio Televisión Canaria (RTVC), no cedió este miércoles ni un milímetro en su posición de que es inocente del delito de falsificación del que lo acusan dos productoras de cine y de televisión por presuntamente haber falsificado dos certificados que incluyó en un currículo que presentó a la Universidad de La Laguna para acceder a una plaza de profesor de Periodismo. Ante el juez de instrucción de La Laguna César Romero Pamparacuatro, Pomares fue incluso más allá al atribuirse la autoría del guion de la segunda temporada de una serie que jamás existió, además de ratificarse en que fue el guionista de un largometraje, Óscar, una pasión surrealista, en el que su nombre no figura por ninguna parte, y de compatibilizar los cargos que sostiene que tuvo en esas compañías con su presencia en los consejos de administración de las otras dos de la competencia en el mismo ámbito geográfico y el mismo ecosistema empresarial.

Cuando fue preguntado por las pruebas que podría aportar para acreditar tantas afirmaciones y la autenticidad de los certificados presuntamente falsos mediante facturas o contratos de trabajo, Pomares aseguró ante el juez que en su momento llegó a acopiar toda esa documentación pero que se le quemó en el incendio que sufrió su vivienda en el año 2008.

Pomares fue ampliamente interrogado para explicara en qué consistió su trabajo en dos productoras cuyos trabajadores no recuerdan haberle visto nunca por las oficinas. Según explicó, asesoraba al propietario de ambas en encuentros de trabajo en cafeterías de los que el personal no se enteraba porque él solo trataba “de jefe a jefe”. Dijo que mantuvo siempre una relación de amistad con el dueño de esas productoras, Report Line y Plató del Atlántico, Lucas Fernández. Y para demostrarlo aportó al juzgado un mensaje de WhatsApp protocolizado por un notario en el que Fernández le felicitaba por un artículo de opinión en 2017.

Pero quizás el momento más cómico llegó cuando se le cuestionó sobre su participación como guionista de una serie para Univisión, Madre solo hay dos, que aseguró haber escrito tres años después de su emisión. “Quizás exista una segunda temporada”, exclamó muy serenamente para tratar de aportar una explicación. La serie no tuvo segunda temporada.

De la película Óscar, una pasión surrealista, que dirigió precisamente Lucas Fernández, defendió que fue coautor de su guion y el autor del título con el que finalmente se comercializó. Su nombre no aparece en ninguno de los registros de propiedad intelectual ni por supuesto en los títulos de crédito de la película.

En el capítulo de los honorarios que dijo haber cobrado de esas dos productoras, en una de ellas como director, Pomares llegó a decir que en ocasiones Fernández le decía que enviara sus facturas a la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias. Preguntado si alguna vez cobró alguna de esas facturas a través de ese organismo dijo que no.

Pomares reconoció que no fue él el que solicitó a esas productoras los certificados objeto del litigio, sino que lo hizo a través de su amigo Jorge Bethencourt, también periodista, también articulista y analista de El Día y la Cadena Ser en Canarias. Sostuvo que no fue ni siquiera a recogerlos cuando estuvieron presuntamente confeccionados, sino que alguien se los dejó en Radio Club Tenerife (Cadena Ser), donde trabaja buena parte de las mañanas. 

Finalmente, Pomares reconoció que, cuando optó ante el Parlamento de Canarias a una plaza en la junta de control de RTVC en nombre de Coalición Canaria, eliminó de su currículo las referencias a su desempeño profesional en las productoras Report Line y Plató del Atlántico. Lo hizo, según dijo, porque sabía que su propietario, Lucas Fernández, había presentado reclamaciones ante la Universidad de La Laguna por la falsedad de los certificados sobre los que se sustentaba.

El juez César Romero Pamparacuatro ha ordenado diversas pruebas caligráficas para continuar con la instrucción.

Pomares dice tener las pruebas de la autenticidad de los certificados

El periodista Francisco Pomares, candidato de Coalición Canaria a la junta de control de Radio Televisión Canaria (RTVC), ha remitido a este periódico un escrito de rectificación en el que asegura estar en posesión de las pruebas que demostrarían “que Lucas Fernández firmó los certificados” que actualmente investiga un juzgado de La Laguna por presunta falsedad documental. Además, asegura que ha aportado al juez una prueba que demostraría que fue el denunciante, Lucas Fernández, el que ha cometido ese presunto delito.

El texto remitido por Pomares es el siguiente:

"No es cierto que Pomares se atribuyera "la autoría del guión de la segunda temporada de una serie que jamás existió”, apenas dijo no estar seguro de la existencia de una segunda temporada de esa serie. No es cierto que ratificara ser el guionista de un largometraje, Óscar, una pasión surrealista, sino “haber tenido relación con el guión de la película”, y haber sugerido a Lucas Fernández el cambio del título: Óscar el color de la ambición por el de Óscar, una pasión surrealista. Tampoco es cierto que Pomares declarara que “mantuvo siempre una relación de amistad con el dueño de esas productoras, Report Line. y Plató del Atlántico, Lucas Fernández”, sino que aseguró que la relación con él había sido "compleja'', y que para demostrarlo aportó al juzgado un mensaje de WhatsApp protocolizado por un notario en el que Fernández le felicitaba por un artículo de opinión en 2017.

El documento al que se refiere elDiario.es fue entregado al juzgado porque en él Lucas Fernández reconoce la relación contractual con Pomares, al que Fernández niega conocer en el inicio mismo de su declaración, y en el contexto de una conversación de 2017 entre ambos en la que se cita claramente que Pomares perdió la pelicula en el incendio de su domicilio, Lucas Fernández le reconoce la existencia de la deuda económica "más los intereses", por el tiempo transcurrido sin abonar el pago, según aclara voluntariamente. 

También es absolutamente falso ese ‘momento cómico’ al que se refiere el anónimo redactor de la información de elDiario.es, en la que se asegura que en relación con la producción ‘Madre no hay más que dos’ Pomares exclamó muy serenamente’ que ‘quizás también escribí la segunda temporada'. Nada de eso se produjo en ningún momento de la declaración ni se recoge en la declaración firmada”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats