Castilla y León resucita la fallida Ciudad del Medio Ambiente de Soria tras 130 millones y veinte años después

Alba Camazón

0

Casi nada queda ya de la Ciudad del Medio Ambiente que la Junta de Castilla y León proyectó en 2003 en el municipio de Garray, a cinco kilómetros de la capital soriana, ya desinflada. Si a principios de los 2000 se planificó un parque empresarial y residencial de lujo con paneles fotovoltaicos, calefacción de biomasa y 700 aparcamientos con puntos de carga para vehículos eléctricos, una Escuela Nacional de Equitación, piscina, hotel y campos tecnológico, hoy la Junta de Castilla y León se da por satisfecha con terminar la desgajada e inacabada Cúpula de la Energía.

La finalidad del complejo nunca terminó por aclararse y su construcción lleva nueve años parada, con una orden judicial de derribo que después canceló una instancia superior. Para revitalizar el Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA) necesitará, calculan, otros 28 millones de euros, que se suman a los 98 millones que el gobierno autonómica ha gastado desde que empezó el proyecto.

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez Quiñones, ha anunciado esta semana la licitación de las obras sobre los edificios de la Cúpula de la Energía, y aunque ha informado de 13 millones de euros, en realidad es coste estimado es de 15,8 millones —incluidos los impuestos— según el anuncio publicado en el Portal de Contratación Pública, aunque todavía no se ha solicitado la licencia de obras, informan desde el Ayuntamiento de Garray. El objetivo es asegurar la estructura de los 7 sectores, su impermeabilización, terminar por completo cinco de los siete sectores y construir un vestíbulo común.

Cinco sectores: funcionarios, cafetería y empresas

El sector 1 conservará la planta libre en todos los niveles y será para alquiler empresarial. El sector 2 servirá para ubica las instalaciones comunes: el centro de transformación, grupo electrógeno, grupo de presión de fontanería y depósito, grupo de presión de incendios y depósito, grupo de bombeo de la climatización y depósito de inercia y las bombas de calor. El sector 3 albergará el Centro de Formación Profesional para el Empleo, que dirigirá el Ecyl. El sector 4 se utilizará para cafetería y salón de actos y el sector 5 acogerá más funcionarios: los servicios administrativos y docentes de la Consejería de Educación relativos al Centro Superior de Formación del Profesorado. La propuesta incluye el ajardinamiento de la parcela y su adecuación paisajística y ambiental para “garantizar su integración con el entorno”.

La alcaldesa de Garray y vicepresidenta de la Diputación de Soria, María José Jiménez, se muestra “contenta” de que vayan a terminar cinco de las siete cúpulas, que fueron diseñadas por el estudio Mansilla y Tuñón (después Tuñón y Albornoz) tras ganar el concurso y haber diseñado el Museo de Arte Contemporéneo (MUSAC) de León. Mansilla y Tuñón se inspiraron en la ópera de Sídney con la esperanza de generar un efecto similar al del Guggenheim de Bilbao. La 'popular' espera que los edificios “se llenen de contenido y traigan riqueza al municipio”. En el proyecto inicial, se calculó que la población de Garray pasaría de 700 habitantes a más de 4.000. La Cúpula de la Energía fue concebida como un símbolo de la modernidad de Castilla y León, aunque luego terminara abandonada.

Además, están proyectadas nuevas actuaciones en la zona, además de terminar las cúpulas: la urbanización de unos terrenos y la construcción de una planta de producción de hidrógeno verde. El ICE traspasará a Somacyl (ambos instrumentos propios de la Junta) unos terrenos para que la sociedad finalice unas obras de urbanización por valor de 5,7 millones de euros. El Consejo de Gobierno aprobó dar 7,8 millones de euros a Somacyl para financiar el déficit asociado a la venta de las parcelas del PEMA. Además, el Somacyl construirá una planta de producción de hidrógeno verde por 6,5 millones de euros, unas cifras que da la Junta de Castilla y León sin IVA, por lo que será superior.

El coste millonario de la Ciudad del Medio Ambiente

Estos 28 millones de euros deben sumarse a los 93 millones de euros que se habían invertido entre 2007 y 2017 —en el planeamiento, consultoría, planificación y las obras— y a los 4,8 millones de euros que costó la construcción de la subestación eléctrica para el segundo sector, el industrial.

Según informa la Junta, se han reservado 19 parcelas —el 71% del suelo industrial del sector 2— desde que en diciembre de 2021 se autorizara a que el Somacyl comercializara el suelo industrial por 15€/m2. Actualmente, solo hay dos empresas funcionando en los alrededores de la que iba a ser Ciudad del Medio Ambiente, pero ninguna en el parque en sí: el invernadero de cannabis (anterior invernadero de rosas) y la planta bioeléctrica ENSO, que trabajará con Carburos Metálicos, que ha proyectado una planta para la recuperación, depuración y reutilización del CO2.

Además, el gobierno autonómico ha previsto otros 4 millones de euros para ampliar la pista del el Aeroparque Tecnológico Industrial, adyacente al Parque Empresarial para realizar “operaciones de aviones comerciales de gran tamaño”

Más de diez años de batalla judicial

El Parque Empresarial del Medio Ambiente fue considerado legal en mayo de 2020 después de más de una década de lances judiciales entre los ecologistas, los socialistas y el gobierno autonómico de Castilla y León. En 2007 la Consejería de Fomento —liderada por el actual consejero de Economía y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo— elaboró una ley 'ad hoc' para que fuera legal la Ciudad del Medio Ambiente, impulsada por la exvicepresidenta de la Junta y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz.

La Ley fue anulada en el 2013 por el Tribunal Constitucional tras el recurso del PSOE y poco después de que la Junta ordenara la paralización de las obras por los recortes. Pero por el camino se arrasaron más de tres mil pinos negros que tenían más de 30 años y se retiraron decenas de nidos de cigüeña blanca.

En 2014 el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Soria ordenó el derribo de la Cúpula de la Energía, aunque después el Tribunal Superior de Justicia estimó el recurso de la Junta y emplazó a decidir el futuro de la Cúpula una vez hubiera terminado otro proceso judicial —contra el decreto de 2015— que finalmente fue contraria a los ecologistas. Por lo tanto, no se demolieron los gajos de la Cúpula, que han estado casi una década totalmente abandonada a su suerte.

En 2015 la Junta de Castilla y León emitió un decreto reduciendo la Ciudad del Medio Ambiente a un Parque Empresarial en el suelo urbano consolidado, lo que costaría —calculó entonces el gobierno de Juan Vicente Herrera— 20,4 millones de euros. El TSJ y el Tribunal Supremo desestimaron finalmente los recursos de los ecologistas, pero la Justicia también ordenó la paralización de las obras hasta que hubiera sentencia relativa a la legalidad de las obras para evitar urbanizar unos terrenos que luego pudieran declararse no urbanizables. El rechazo al recurso ecologista fue emitida en 2017 por el TSJ y en 2020 por el Supremo.

Mientras, en 2017 se aprobó el Proyecto Regional del Parque Empresarial del Medio Ambiente, pero que ha estado básicamente paralizado durante todos estos años, carente de inversiones hasta ahora.

Desde ASDEN-Ecologistas en Acción recuerdan que “nunca” se han opuesto al polígono industrial —que carecía de protección— sino a las viviendas y las cúpulas que proyectaba la Ciudad del Medio Ambiente, que a través de la ley de 2015 convirtió suelo no urbanizable especialmente protegido en suelo urbanizable en la dehesa de Garray.

Los gajos de la cúpula, recuerdan desde ASDEN, están en suelo inundable. Por ese motivo se proyectaron sin sótano y la planta baja sobreelevada un metro sobre el terreno natural.

Casi nada queda ya de la Ciudad del Medio Ambiente que la Junta de Castilla y León proyectó en 2003 en el municipio de Garray, a cinco kilómetros de la capital soriana, ya desinflada. Si a principios de los 2000 se planificó un parque empresarial y residencial de lujo con paneles fotovoltaicos, calefacción de biomasa y 700 aparcamientos con puntos de carga para vehículos eléctricos, una Escuela Nacional de Equitación, piscina, hotel y campos tecnológico, hoy la Junta de Castilla y León se da por satisfecha con terminar la desgajada e inacabada Cúpula de la Energía.

La finalidad del complejo nunca terminó por aclararse y su construcción lleva nueve años parada, con una orden judicial de derribo que después canceló una instancia superior. Para revitalizar el Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA) necesitará, calculan, otros 28 millones de euros, que se suman a los 98 millones que el gobierno autonómica ha gastado desde que empezó el proyecto.

El consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez Quiñones, ha anunciado esta semana la licitación de las obras sobre los edificios de la Cúpula de la Energía, y aunque ha informado de 13 millones de euros, en realidad es coste estimado es de 15,8 millones —incluidos los impuestos— según el anuncio publicado en el Portal de Contratación Pública, aunque todavía no se ha solicitado la licencia de obras, informan desde el Ayuntamiento de Garray. El objetivo es asegurar la estructura de los 7 sectores, su impermeabilización, terminar por completo cinco de los siete sectores y construir un vestíbulo común.

Cinco sectores: funcionarios, cafetería y empresas

El sector 1 conservará la planta libre en todos los niveles y será para alquiler empresarial. El sector 2 servirá para ubica las instalaciones comunes: el centro de transformación, grupo electrógeno, grupo de presión de fontanería y depósito, grupo de presión de incendios y depósito, grupo de bombeo de la climatización y depósito de inercia y las bombas de calor. El sector 3 albergará el Centro de Formación Profesional para el Empleo, que dirigirá el Ecyl. El sector 4 se utilizará para cafetería y salón de actos y el sector 5 acogerá más funcionarios: los servicios administrativos y docentes de la Consejería de Educación relativos al Centro Superior de Formación del Profesorado. La propuesta incluye el ajardinamiento de la parcela y su adecuación paisajística y ambiental para “garantizar su integración con el entorno”.

La alcaldesa de Garray y vicepresidenta de la Diputación de Soria, María José Jiménez, se muestra “contenta” de que vayan a terminar cinco de las siete cúpulas, que fueron diseñadas por el estudio Mansilla y Tuñón (después Tuñón y Albornoz) tras ganar el concurso y haber diseñado el Museo de Arte Contemporéneo (MUSAC) de León. Mansilla y Tuñón se inspiraron en la ópera de Sídney con la esperanza de generar un efecto similar al del Guggenheim de Bilbao. La 'popular' espera que los edificios “se llenen de contenido y traigan riqueza al municipio”. En el proyecto inicial, se calculó que la población de Garray pasaría de 700 habitantes a más de 4.000. La Cúpula de la Energía fue concebida como un símbolo de la modernidad de Castilla y León, aunque luego terminara abandonada.

Además, están proyectadas nuevas actuaciones en la zona, además de terminar las cúpulas: la urbanización de unos terrenos y la construcción de una planta de producción de hidrógeno verde. El ICE traspasará a Somacyl (ambos instrumentos propios de la Junta) unos terrenos para que la sociedad finalice unas obras de urbanización por valor de 5,7 millones de euros. El Consejo de Gobierno aprobó dar 7,8 millones de euros a Somacyl para financiar el déficit asociado a la venta de las parcelas del PEMA. Además, el Somacyl construirá una planta de producción de hidrógeno verde por 6,5 millones de euros, unas cifras que da la Junta de Castilla y León sin IVA, por lo que será superior.

El coste millonario de la Ciudad del Medio Ambiente

Estos 28 millones de euros deben sumarse a los 93 millones de euros que se habían invertido entre 2007 y 2017 —en el planeamiento, consultoría, planificación y las obras— y a los 4,8 millones de euros que costó la construcción de la subestación eléctrica para el segundo sector, el industrial.

Según informa la Junta, se han reservado 19 parcelas —el 71% del suelo industrial del sector 2— desde que en diciembre de 2021 se autorizara a que el Somacyl comercializara el suelo industrial por 15€/m2. Actualmente, solo hay dos empresas funcionando en los alrededores de la que iba a ser Ciudad del Medio Ambiente, pero ninguna en el parque en sí: el invernadero de cannabis (anterior invernadero de rosas) y la planta bioeléctrica ENSO, que trabajará con Carburos Metálicos, que ha proyectado una planta para la recuperación, depuración y reutilización del CO2.

Además, el gobierno autonómico ha previsto otros 4 millones de euros para ampliar la pista del el Aeroparque Tecnológico Industrial, adyacente al Parque Empresarial para realizar “operaciones de aviones comerciales de gran tamaño”

Más de diez años de batalla judicial

El Parque Empresarial del Medio Ambiente fue considerado legal en mayo de 2020 después de más de una década de lances judiciales entre los ecologistas, los socialistas y el gobierno autonómico de Castilla y León. En 2007 la Consejería de Fomento —liderada por el actual consejero de Economía y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo— elaboró una ley 'ad hoc' para que fuera legal la Ciudad del Medio Ambiente, impulsada por la exvicepresidenta de la Junta y consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruiz.

La Ley fue anulada en el 2013 por el Tribunal Constitucional tras el recurso del PSOE y poco después de que la Junta ordenara la paralización de las obras por los recortes. Pero por el camino se arrasaron más de tres mil pinos negros que tenían más de 30 años y se retiraron decenas de nidos de cigüeña blanca.

En 2014 el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Soria ordenó el derribo de la Cúpula de la Energía, aunque después el Tribunal Superior de Justicia estimó el recurso de la Junta y emplazó a decidir el futuro de la Cúpula una vez hubiera terminado otro proceso judicial —contra el decreto de 2015— que finalmente fue contraria a los ecologistas. Por lo tanto, no se demolieron los gajos de la Cúpula, que han estado casi una década totalmente abandonada a su suerte.

En 2015 la Junta de Castilla y León emitió un decreto reduciendo la Ciudad del Medio Ambiente a un Parque Empresarial en el suelo urbano consolidado, lo que costaría —calculó entonces el gobierno de Juan Vicente Herrera— 20,4 millones de euros. El TSJ y el Tribunal Supremo desestimaron finalmente los recursos de los ecologistas, pero la Justicia también ordenó la paralización de las obras hasta que hubiera sentencia relativa a la legalidad de las obras para evitar urbanizar unos terrenos que luego pudieran declararse no urbanizables. El rechazo al recurso ecologista fue emitida en 2017 por el TSJ y en 2020 por el Supremo.

Mientras, en 2017 se aprobó el Proyecto Regional del Parque Empresarial del Medio Ambiente, pero que ha estado básicamente paralizado durante todos estos años, carente de inversiones hasta ahora.

Desde ASDEN-Ecologistas en Acción recuerdan que “nunca” se han opuesto al polígono industrial —que carecía de protección— sino a las viviendas y las cúpulas que proyectaba la Ciudad del Medio Ambiente, que a través de la ley de 2015 convirtió suelo no urbanizable especialmente protegido en suelo urbanizable en la dehesa de Garray.

Los gajos de la cúpula, recuerdan desde ASDEN, están en suelo inundable. Por ese motivo se proyectaron sin sótano y la planta baja sobreelevada un metro sobre el terreno natural.

Casi nada queda ya de la Ciudad del Medio Ambiente que la Junta de Castilla y León proyectó en 2003 en el municipio de Garray, a cinco kilómetros de la capital soriana, ya desinflada. Si a principios de los 2000 se planificó un parque empresarial y residencial de lujo con paneles fotovoltaicos, calefacción de biomasa y 700 aparcamientos con puntos de carga para vehículos eléctricos, una Escuela Nacional de Equitación, piscina, hotel y campos tecnológico, hoy la Junta de Castilla y León se da por satisfecha con terminar la desgajada e inacabada Cúpula de la Energía.

La finalidad del complejo nunca terminó por aclararse y su construcción lleva nueve años parada, con una orden judicial de derribo que después canceló una instancia superior. Para revitalizar el Parque Empresarial del Medio Ambiente (PEMA) necesitará, calculan, otros 28 millones de euros, que se suman a los 98 millones que el gobierno autonómica ha gastado desde que empezó el proyecto.