Catalunya Blogs y opinión

La portada de mañana
Acceder
Madrid retuerce datos para no tomar medidas y el Gobierno evita intervenir
Villarejo advirtió de que el exnúmero dos de Interior "tiraría" hasta llegar a Rajoy
Opinión - Las mentiras de Casado y Ayuso sobre Madrid, por Ignacio Escolar

Sobre este blog

Lolita Bosch (Barcelona, 1970) es escritora, periodista y defensora de los derechos humanos.

Las mamás de 45mil desaparecidos y desaparecidas

Sobre este blog

Lolita Bosch (Barcelona, 1970) es escritora, periodista y defensora de los derechos humanos.

Hoy 10 de mayo se celebra en México el Día de la Madre y por tercer año consecutivo las mamás de desaparecidos y desaparecidas se manifiestan en la capital del país para demandar al Gobierno de México el cese de la violencia, la búsqueda de sus familiares, la resolución de los casos, estrategias sensatas de búsqueda y de acompañamiento a las víctimas, protocolos efectivos de búsqueda y respeto a su dolor y a la memoria de los suyos. Aunque debería decir “de los nuestros”.

En este tipo de actos en México se repite como consigna: “Los desaparecidos nos faltan a todos”. Y en efecto, si algo hemos aprendido en estos siete años que han pasado desde que el ex presidente Felipe Calderón le declaró públicamente la guerra al narcotráfico -sin las oportunas medidas de protección para la ciudadanía y con unas fuerzas del orden vinculadas, amedrentadas o sin recursos-, es que todos los muertos son nuestros muertos y que, en efecto, los desaparecidos nos faltan a todos. Que la catástrofe que azota al país nos afecta a todas y a todos de una manera íntima y profunda, y que el dolor de miles, cientos de miles, millones de víctimas, ha permeado la sociedad y la ha lastimado. Radicalmente.

Las víctimas se cuentan en millones porque por cada asesinado, desaparecido, secuestrado, mutilado y un tristísimo etcétera, la Universidad Autónoma de Juárez ha calculado que hay 20 personas directamente afectadas. Así que si los asesinatos superan los 200mil (sumando, como siempre deberíamos de hacer, a los migrantes centroamericanos que mueren y desaparecen en su tránsito hacia los Estados Unidos), los secuestros se han triplicado en muchas entidades del país, la extorsión es hoy una práctica habitual y los desaparecidos se cuentan por miles, hagan ustedes mismos los cálculos. El panorama es terrible.

Descubre nuestras apps