De la iconografía de la teta a la reivindicación del gallego: Benidorm prepara su primer certamen para Eurovisión

Las instituciones valencianas y la corporación de Radiotelevisión Española se vuelcan esta semana en la selección del representante español para el certamen de Eurovision. La capital turística acoge desde este lunes el Benidorm Fest, un evento que recupera el Festival de Benidorm aunque pretende “abandonar la melancolía” y alejar los malos resultados del certamen europeo del imaginario colectivo.

La Generalitat Valenciana ha invertido cerca de un millón de euros en el soporte técnico de un evento que aspira a marcar el inicio de la recuperación emocional de la pandemia para la juventud. En su intervención tras la firma del convenio, el presidente valenciano ha destacado que este festival “simboliza volver a ver el futuro con esperanza”. “Es el momento de la recuperación, y el Benidorm Fest es el símbolo de que volvemos a ver el futuro con esperanza”, ha indicado Ximo Puig.

La firma del convenio da el pistoletazo de salida a la preselección, que podrá seguirse en directo en la web de Televisión Española con información diaria. Según los medios y blogs especializados, la recuperación del festival de Benidorm es esencial para hacer recuperar la ilusión por el certamen más allá de su nicho. El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, ha adelantado que la cadena pública preguntará en su campaña La Gran Consulta sobre la manera en que la televisión pública debería incorporar la música y ha agregado: “Para nosotros la música no es solo la música popular. Queremos lanzar acuerdos con conciertos y dedicarle este mes”. Por su parte, el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha hecho referencia al turismo como la “industria de la felicidad” y ha augurado que la ciudad se convertirá esta semana en el “lugar de la felicidad”.

A la final del sábado 29 de enero llegarán 8 de los 14 artistas seleccionados, que disputarán el pase en dos semifinales, los días 26 y 27 de enero. Luna Ki, Varry Brava, Azúcar Moreno, Blanca Paloma, Unique, Tanxugueiras y Chanel serán las primeras en pasar por el escenario y abrir la preselección, mientras que en la segunda gala lo harán Xeinn, Marta Sango, Javiera Mena, Gonzalo Hermida, Rigoberta Bandini, Rayden y Sara Deop. De cada gala se seleccionarán cuatro participantes que se disputarán la representación en el certamen final.

Reivindicación lingüística y la iconografía de la teta

La expectación mediática en la primera edición del Benidorm fest se ha centrado en las reivindicaciones que abanderan las artistas femeninas. Las gallegas Tanxugueiras, cuya actuación ha estado en el aire por el positivo de dos de sus componentes, que este lunes anunciaban su recuperación, cosechan un importante apoyo por el uso de su lengua en las autonomías con lenguas cooficiales. El grupo, con la mitad del equipo ya en Benidorm, cree que cantar en gallego es una oportunidad para “resarcirse” por la prohibición de RTVE a Serrat de cantar en catalán: “Es resarcirse de ese episodio y resarcirse de todos los episodios que se fueron creando con las lenguas cooficiales”, destacaron en una entrevista con elDiario.es.

Otro foco de atención es la actuación de Rigoberta Bandini, una de las voces más populares entre la juventud por unas letras que aúnan reivindicaciones feministas con el reflejo de la soledad generacional. En su propuesta Ay mamá, un canto que arranca con su madre y que quiere trasladar a todas las mujeres, la artista busca la fórmula para utilizar el pecho femenino como reivindicación, con la censura de las redes sociales y del propio festival de Eurovisión a la contra. Por el momento, parece haberlo sorteado con una proyección sobre el escenario: “La teta será tan grande que no cabremos en el escenario y tendré que cantar desde mi casa”, ironizaba la cantante.

La tercera protagonista del certamen musical es Luna Ki, con el anuncio de su retirada. La artista ha emitido un comunicado este lunes en el que explica, a pocas horas del inicio del evento, que no participará si no puede utilizar el autotune, una herramienta de modificación de voz que no permite la normativa de Eurovisión. “Así es mi proyecto y por eso lo estoy defendiendo (...) Para mí el autotune es parte de la esencia de esta canción. No solo se ha utilizado como una herramienta del directo, sino también de la composición. Es parte del concepto”, ha expresado.

Las instituciones valencianas y la corporación de Radiotelevisión Española se vuelcan esta semana en la selección del representante español para el certamen de Eurovision. La capital turística acoge desde este lunes el Benidorm Fest, un evento que recupera el Festival de Benidorm aunque pretende “abandonar la melancolía” y alejar los malos resultados del certamen europeo del imaginario colectivo.

La Generalitat Valenciana ha invertido cerca de un millón de euros en el soporte técnico de un evento que aspira a marcar el inicio de la recuperación emocional de la pandemia para la juventud. En su intervención tras la firma del convenio, el presidente valenciano ha destacado que este festival “simboliza volver a ver el futuro con esperanza”. “Es el momento de la recuperación, y el Benidorm Fest es el símbolo de que volvemos a ver el futuro con esperanza”, ha indicado Ximo Puig.

La firma del convenio da el pistoletazo de salida a la preselección, que podrá seguirse en directo en la web de Televisión Española con información diaria. Según los medios y blogs especializados, la recuperación del festival de Benidorm es esencial para hacer recuperar la ilusión por el certamen más allá de su nicho. El presidente de RTVE, José Manuel Pérez Tornero, ha adelantado que la cadena pública preguntará en su campaña La Gran Consulta sobre la manera en que la televisión pública debería incorporar la música y ha agregado: “Para nosotros la música no es solo la música popular. Queremos lanzar acuerdos con conciertos y dedicarle este mes”. Por su parte, el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha hecho referencia al turismo como la “industria de la felicidad” y ha augurado que la ciudad se convertirá esta semana en el “lugar de la felicidad”.

A la final del sábado 29 de enero llegarán 8 de los 14 artistas seleccionados, que disputarán el pase en dos semifinales, los días 26 y 27 de enero. Luna Ki, Varry Brava, Azúcar Moreno, Blanca Paloma, Unique, Tanxugueiras y Chanel serán las primeras en pasar por el escenario y abrir la preselección, mientras que en la segunda gala lo harán Xeinn, Marta Sango, Javiera Mena, Gonzalo Hermida, Rigoberta Bandini, Rayden y Sara Deop. De cada gala se seleccionarán cuatro participantes que se disputarán la representación en el certamen final.

Reivindicación lingüística y la iconografía de la teta

La expectación mediática en la primera edición del Benidorm fest se ha centrado en las reivindicaciones que abanderan las artistas femeninas. Las gallegas Tanxugueiras, cuya actuación ha estado en el aire por el positivo de dos de sus componentes, que este lunes anunciaban su recuperación, cosechan un importante apoyo por el uso de su lengua en las autonomías con lenguas cooficiales. El grupo, con la mitad del equipo ya en Benidorm, cree que cantar en gallego es una oportunidad para “resarcirse” por la prohibición de RTVE a Serrat de cantar en catalán: “Es resarcirse de ese episodio y resarcirse de todos los episodios que se fueron creando con las lenguas cooficiales”, destacaron en una entrevista con elDiario.es.

Otro foco de atención es la actuación de Rigoberta Bandini, una de las voces más populares entre la juventud por unas letras que aúnan reivindicaciones feministas con el reflejo de la soledad generacional. En su propuesta Ay mamá, un canto que arranca con su madre y que quiere trasladar a todas las mujeres, la artista busca la fórmula para utilizar el pecho femenino como reivindicación, con la censura de las redes sociales y del propio festival de Eurovisión a la contra. Por el momento, parece haberlo sorteado con una proyección sobre el escenario: “La teta será tan grande que no cabremos en el escenario y tendré que cantar desde mi casa”, ironizaba la cantante.

La tercera protagonista del certamen musical es Luna Ki, con el anuncio de su retirada. La artista ha emitido un comunicado este lunes en el que explica, a pocas horas del inicio del evento, que no participará si no puede utilizar el autotune, una herramienta de modificación de voz que no permite la normativa de Eurovisión. “Así es mi proyecto y por eso lo estoy defendiendo (...) Para mí el autotune es parte de la esencia de esta canción. No solo se ha utilizado como una herramienta del directo, sino también de la composición. Es parte del concepto”, ha expresado.

Las instituciones valencianas y la corporación de Radiotelevisión Española se vuelcan esta semana en la selección del representante español para el certamen de Eurovision. La capital turística acoge desde este lunes el Benidorm Fest, un evento que recupera el Festival de Benidorm aunque pretende “abandonar la melancolía” y alejar los malos resultados del certamen europeo del imaginario colectivo.

La Generalitat Valenciana ha invertido cerca de un millón de euros en el soporte técnico de un evento que aspira a marcar el inicio de la recuperación emocional de la pandemia para la juventud. En su intervención tras la firma del convenio, el presidente valenciano ha destacado que este festival “simboliza volver a ver el futuro con esperanza”. “Es el momento de la recuperación, y el Benidorm Fest es el símbolo de que volvemos a ver el futuro con esperanza”, ha indicado Ximo Puig.