eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Javier Morales Ortiz

Escritor, periodista y profesor de narrativa. Ha publicado el ensayo autobiográfico El día que dejé de comer animales, las novelas Trabajar cansa y Pequeñas biografías por encargo, y los libros de relato Ocho cuentos y medio, Lisboa y La despedida.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 68

Dar un paso adelante en defensa de los animales

Hace algo más de un par de años publiqué en este mismo Caballo un artículo titulado El día que dejé de comer animales en el que anunciaba mi decisión de hacerme vegetariano y explicaba mis razones. Aunque era una decisión sedimentada desde hacía tiempo, el punto de partida fue la lectura de un libro, Comer animales, de Jonathan Safran Foer.

Ahora soy vegano y, si echo la vista atrás, creo que una de las decisiones más importantes que he tomado a lo largo de mi vida y de la que más orgulloso me siento es precisamente la de haber dejado de comer animales. Hoy lo veo como un paso inevitable para alguien que siempre ha sido sensible a las injusticias y el único 'pero' que me surge es por qué diablos no lo hice antes. Si uno puede vivir sin hacer daño a los demás, ¿por qué hacérselo?

Seguir leyendo »

Marías y los perros

Aunque con menos frecuencia que antes, suelo leer las columnas de Javier Marías en EL PAÍS SEMANAL. A veces estoy en desacuerdo con lo que escribe, pero eso para mí es un aliciente porque no me gustan los artículos previsibles. Me resulta entretenido y hasta gracioso encontrar en sus columnas el lado más personal de este escritor con fama de cascarrabias.

Leí con la misma curiosidad de siempre la del pasado domingo, en la que criticaba lo que él denomina la “perrolatría”. Empieza su artículo con una reflexión general sobre los derechos de los animales (“uno de los mayores despropósitos triunfantes de nuestra época", asegura), para centrarse después en la “beatería por los chuchos”, que le parece que España ha importado de Estados Unidos. Se lamenta de que los dueños de los perros impongan la presencia de los canes en los restaurantes, en los bares, en los museos y en otros espacios públicos, algo más que reprobable y molesto, según él. Y entre otros argumentos se apoya en una cita de Stevenson al respecto. Y concluye así: “En Madrid hay los perros que dije, así que no quiero imaginarme cuántos enemigos me he creado en España con estas líneas. Ninguno tendrá cuatro patas, eso es seguro”. Iba a dejar pasar mi desacuerdo, sin más, como suelo hacer, pero dado que Madrid –la ciudad en la que ambos vivimos– ha sido declarada Capital Animal (puede que esta noticia, si no la conocía, le amargue la semana), y soy dueño de un perro, me pareció que su artículo merecía alguna respuesta, desde luego no desde la enemistad sino desde la mera y sana controversia. Se olvida Marías de que, como humano, mal que le pese, él mismo es un animal, un animal más evolucionado, pero animal al fin y al cabo, primo de los simios y otros primates. En contra de lo que pensábamos y nos han enseñado en la escuela, los animales, sobre todo los que la biología considera “superiores”, no solo se mueven por instintos, sino que hay algo más en ellos, hay “inteligencia”, aunque sea distinta a la humana. En su último ensayo, ¿Tenemos suficiente inteligencia para entender la inteligencia de los animales? (Tusquets), el primatólogo Frans De Waal asegura que los primates siguen estrategias políticas, se reconcilian tras una pelea o tienen empatía. La inteligencia humana no es única, asegura De Waal.

Seguir leyendo »

El día que dejé de comer animales

Llevo toda la vida leyendo y escribiendo y cada vez estoy más convencido de que un buen libro, leído en el momento oportuno, no solo puede llegar a transformarnos, como pedía Borges, sino que incluso puede cambiar una vida, tal vez salvar otras, humanas o no. Leer es una aventura, de ahí el placer que siento cuando lo hago, pero como en los buenos viajes –nada que ver con el turismo– puede ocurrir que cambiemos después del trayecto, al menos un poco. Es lo que me ha ocurrido recientemente tras la lectura de Comer animales, del escritor norteamericano  Jonathan Safran Foer (Washington, 1977).

Había leído decenas de libros sobre alimentación o que ponen el dedo en la llaga respecto a los efectos que el consumo de carne o de pescado tiene en la sostenibilidad del planeta. Tengo amigos vegetarianos, veganos, con quienes he debatido en no pocas ocasiones sobre la pertinencia de dejar de comer animales. Siempre he acabado dándoles la razón, pero he seguido comiendo carne. Hasta ahora.

Seguir leyendo »