Cuatro remedios ecológicos eficaces para echar a las moscas de casa

Eric Santaona

0

Si no ves este contenido puede deberse a la carga en tu dispositivo móvil. Haz clic aquí para recargar la página.

Después de pasar estos primeros días de calor y sin visos de que paren pronto, el incipiente y precoz verano de este año nos trae a nuestras viejas amigas de todos los estilos: las moscas. Ya empiezan a frecuentar nuestras cocinas, a darse cabezazos contra nuestras ventanas, acariciar nuestras narices y decirnos cosas al oído con su molesto zumbido.

Están aquí porque tenemos cosas ricas en casa para comer, cosas sobre todo que se fermentan y se descomponen más deprisa con el calor y cuyo olor avinagrado les resulta muy atractivo, así como los olores fétidos de putrefacción y heces fecales.

Una de las cosas que podemos hacer para que nuestras amigas no vengan es extremar la higiene, procurando tener bien tapados los cubos de basura y de reciclaje, para que no desprendan olores.

También conviene no tener botellas con fondos de líquidos que hayan sobrado al aire libre, ya que se fermentarán y atraerán a las moscas. Por lo demás, es difícil que no tengamos fruta en un frutero y que esta no les atraiga, por lo que deberemos buscar otros remedios adicionales para ahuyentarlas.

En ConsumoClaro te queremos ofrecer cuatro buenos remedios que evitarán que las moscas campen a sus anchas por tu casa.

Trampa Mosca de la Fruta

Esta pequeña trampa emite olores atractivos para moscas y otros insectos invasores como avispas, y las lleva hasta una superficie pegajosa donde quedan atrapadas y desde donde se pueden retirar. Basta con colocarla en lugares estratégicos para que se convierta en una aspiradora de moscas.

Hywean 40 Piezas de Papel Fly Catcher

Se trata de la clásica cinta atrapa-moscas, que se cuelga de techos y marcos de puertas. Muy efectiva, aunque se pierde en la parte estética. Pero recibe muy buenas críticas de los compradores, lo cual no siempre es frecuente en este tipo de productos.

Trampas pegajosas Amarillas de Doble Cara

De nuevo trampas de sustancia atrayente y adhesiva, puesto que es lo más efectivo si queremos usar remedios selectivos y no contaminantes del medio ambiente. En este caso se trata de hojas amarillas, algo más estéticas que las tiras anteriores, que se pueden colgar tanto en interiores como en exteriores. A prueba de agua y de sol y recomendadas por Amazon.

Plextone bolsas trampa

Trampa libre de pesticidas: el atrayente es respetuoso con el medio ambiente; lleva las moscas a la trampa y luego simplemente caen en el agua. Es fácil de configurar la trampa en cinco minutos sin necesidad de herramientas adicionales, excepto algunas cuerdas, cordel o alambre. 

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Después de pasar estos primeros días de calor y sin visos de que paren pronto, el incipiente y precoz verano de este año nos trae a nuestras viejas amigas de todos los estilos: las moscas. Ya empiezan a frecuentar nuestras cocinas, a darse cabezazos contra nuestras ventanas, acariciar nuestras narices y decirnos cosas al oído con su molesto zumbido.

Están aquí porque tenemos cosas ricas en casa para comer, cosas sobre todo que se fermentan y se descomponen más deprisa con el calor y cuyo olor avinagrado les resulta muy atractivo, así como los olores fétidos de putrefacción y heces fecales.

Una de las cosas que podemos hacer para que nuestras amigas no vengan es extremar la higiene, procurando tener bien tapados los cubos de basura y de reciclaje, para que no desprendan olores.

También conviene no tener botellas con fondos de líquidos que hayan sobrado al aire libre, ya que se fermentarán y atraerán a las moscas. Por lo demás, es difícil que no tengamos fruta en un frutero y que esta no les atraiga, por lo que deberemos buscar otros remedios adicionales para ahuyentarlas.

En ConsumoClaro te queremos ofrecer cuatro buenos remedios que evitarán que las moscas campen a sus anchas por tu casa.

Trampa Mosca de la Fruta

Esta pequeña trampa emite olores atractivos para moscas y otros insectos invasores como avispas, y las lleva hasta una superficie pegajosa donde quedan atrapadas y desde donde se pueden retirar. Basta con colocarla en lugares estratégicos para que se convierta en una aspiradora de moscas.

Hywean 40 Piezas de Papel Fly Catcher

Se trata de la clásica cinta atrapa-moscas, que se cuelga de techos y marcos de puertas. Muy efectiva, aunque se pierde en la parte estética. Pero recibe muy buenas críticas de los compradores, lo cual no siempre es frecuente en este tipo de productos.

Trampas pegajosas Amarillas de Doble Cara

De nuevo trampas de sustancia atrayente y adhesiva, puesto que es lo más efectivo si queremos usar remedios selectivos y no contaminantes del medio ambiente. En este caso se trata de hojas amarillas, algo más estéticas que las tiras anteriores, que se pueden colgar tanto en interiores como en exteriores. A prueba de agua y de sol y recomendadas por Amazon.

Plextone bolsas trampa

Trampa libre de pesticidas: el atrayente es respetuoso con el medio ambiente; lleva las moscas a la trampa y luego simplemente caen en el agua. Es fácil de configurar la trampa en cinco minutos sin necesidad de herramientas adicionales, excepto algunas cuerdas, cordel o alambre. 

*El equipo de periodistas y expertos de ConsumoClaro recomienda de forma rigurosa e independiente productos y servicios para nuestros lectores. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos a este texto, elDiario.es recibe una comisión.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos, suscríbete a nuestros boletines

Después de pasar estos primeros días de calor y sin visos de que paren pronto, el incipiente y precoz verano de este año nos trae a nuestras viejas amigas de todos los estilos: las moscas. Ya empiezan a frecuentar nuestras cocinas, a darse cabezazos contra nuestras ventanas, acariciar nuestras narices y decirnos cosas al oído con su molesto zumbido.

Están aquí porque tenemos cosas ricas en casa para comer, cosas sobre todo que se fermentan y se descomponen más deprisa con el calor y cuyo olor avinagrado les resulta muy atractivo, así como los olores fétidos de putrefacción y heces fecales.