La revolución de los juguetes eróticos provocada por el Satisfyer

La revolución de los juguetes eróticos provocada por el Satisfyer

E.G.

Jamás habríamos soñado hablar en público, ya no en grupo sino en las redes sociales, con semejante apertura, de la masturbación femenina. La masculina se daba por hecha, pero que las mujeres se masturbaran seguía siendo un tabú, hasta que apareció en escena el Satisfyer y puso los juguetes eróticos en boca de todas las personas, independientemente de su edad, y en los medios de comunicación. “El Satisfyer ha contribuido a que se hable más del clítoris y de la masturbación femenina en general”, opina Ana Escudero, sexcoach de Diversual, la tienda erótica on line líder del sector en España.

Para que nadie crea que estamos haciéndole publicidad a la marca Satisfyer, hay que aclarar que “no es el único succionador de clítoris ni el primero que salió al mercado. Lo que sí es cierto es que esta marca es la que mejor ha sabido posicionarse con precios competitivos en todo el país”. 

Así, como quien no quiere la cosa, desde hace tiempo, la popularidad de este producto se ha ido propagando como la pólvora mediante el boca-oído. Ana Escudero comenta que “desde el principio notábamos que si una mujer probaba un succionador, no tardaba en compartir su extraordinaria experiencia con el juguete con todas tus amigas, y esta a su vez a las suyas, y así sucesivamente. Su fama era inevitable”.

El boca-oído ha sido la clave

Además, su forma alejada de los tradicionales juguetes sexuales, lo hace mucho más atractivo y sugestivo para aquellas personas que aún tienen creencias y tabúes y tímidamente desean adentrarse en el uso de juguetes. Lo que facilita su aparición en fotos, vídeos y memes, tanto en medios de comunicación como a través de influencers en las redes sociales.

El caso es que su campaña de marketing y su diseño ergonómico y elegante ha servido para normalizar la masturbación femenina, para que se hable con naturalidad de ella y de los juguetes sexuales que las mujeres antes ya usábamos, pero a escondidas. Aunque tampoco ha sido el único factor, pues hay que tener muy en cuenta que estamos ante “un movimiento feminista que empodera a la mujer animándola coger las riendas de su propio placer y a ser más proactiva a la hora de cuidar su sexualidad. Los juguetes, y en especial los succionadores de clítoris, se han convertido casi en un símbolo de la mujer actual, ya que refuerza la importancia de su orgasmo, que históricamente estaba olvidado”, destaca la sexcoach

La verdadera liberación sexual femenina

Ahora la mujer ya no espera a que un hombre le procure el orgasmo, ni trata de ocultarse por usar juguetes sexuales. La mujer de hoy considera su sexualidad como una parte más de su salud y bienestar y no se avergüenza de decirlo. Un ejemplo de ello son muchas mujeres famosas que hemos visto aceptar públicamente en televisión el uso de succionadores.

Seguramente, estas han influido sobremanera en que ya no sean solamente las parejas estables las que necesitan introducir juegos eróticos en su vida sexual, sino generaciones de mujeres tanto solteras como emparejadas de 20 años en adelante “que comparten con orgullo en sus redes sociales que son usuarias de este tipo de juguetes. Personas curiosas que buscan mejorar su vida, sean de la edad que sean y tengan la experiencia sexual que tengan”, así definen en Diversual a sus usuarias.

Estas comparten también sin pudor sus opiniones sobre los juguetes sexuales, de las cuales se pueden deducir las carencias que tenían muchas personas en su vida íntima y cómo estos toys sexuales las han ayudado a mejorar sus vidas. Escudero ha leído testimonios emocionantes, “como cuando alguna mujer nos cuenta que ha descubierto lo que es un orgasmo por primera vez, que cuando escuchó que el juguete producía orgasmos cósmicos gracias a una tecnología revolucionaria, lo adquirió con la esperanza de conseguirlo porque empezaba a pensar que no lo iba a tener nunca... O cuando conocemos la historia de una pareja que había caído en la rutina sexual y ahora vive sus experiencias de una manera totalmente diferente e ilusionante.”

La satisfacción está garantizada

Y es que hablando entre amigas se descubren secretos como que una no se masturba, otra confiesa no haber experimentado un orgasmo jamás, otra asegura que no le gusta el cunnilingus o que nunca se lo han hecho… Así que es importante que unas se transmitan a las otras “que un succionador de clítoris produce una estimulación inigualable a cualquier otra estimulación manual o mediante juguete. Aunque parezca increíble, también hay personas que desconocen que el clítoris es como un iceberg y no se limita solo a la parte visible. Con un succionador, el clítoris se estimula de forma COMPLETA, no solo la parte externa, por lo que ayuda a alcanzar un orgasmo de 10, más intenso, más duradero y con sensaciones muy diferentes. Con este talento innato con el que la mayoría de mujeres llega al orgasmo en menos de 2 minutos, ¿quién se puede resistir a probarlo?”, cuestiona la sexcoach.

La satisfacción está asegurada, así que toda persona con vulva debería usar un succionador al menos una vez en la vida, porque por probar no se pierde nada, el precio es bastante asequible, y, una vez abierta esta puerta, la mayoría se animará a enriquecer su sexualidad con otro tipo de juguetes o productos eróticos más allá de los succionadores. De hecho, muchas personas incluyen lubricantes, dildos o masturbadores masculinos en el pedido de su succionador a la tienda erótica on line. 

Para la experta, “el estimulador de clítoris llega a sus vidas gracias a la necesidad que les crea el fenómeno Satisfyer y despierta en ellas otros intereses. Se produce una especie de 'efecto secundario' que quizá no hubiera ocurrido nunca si no hubieran probado el succionador o hubiera tardado más tiempo, ¡quién sabe! Lo que sí sabemos es que adentrarse en el mundo de este tipo de productos  tiene consecuencias para su sexualidad indudablemente positivas y así lo manifiestan quienes los prueban”.

Los hombres, entre la envidia y la complicidad

Si bien es cierto que los masturbadores masculinos de la marca Satisfyer también están siendo un éxito de ventas, aún están a niveles muy inferiores de su famoso succionador de mujer, se están dando muchos avances orientados a la estimulación masculina, como los Tenga Eggs, “aunque no hay ninguno comparable a la revolución que ha generado el Satisfyer en la masturbación femenina”, recalca Ana Escudero. 

Lo cual está generando tanta envidia que se han lanzado bulos como que su uso puede ser negativo o que crea adicción o que las mujeres vamos a dejar de tener relaciones con los hombres, falsedades tan absurdas para Ana Escudero como que “no porque te guste mucho la pizza puedes alimentarte solo de pizza. Nuestra recomendación desde Diversual es variar en la forma de masturbarse y no hacerlo siempre de la misma forma ni con el mismo juguete”. 

La sexcoach insiste en tranquilizar a la población (tanto masculina como femenina), pues ningún juguete sexual puede ser “un sustituto de las relaciones de pareja, ni por darte autoplacer con un succionador vas a dejar de querer otro tipo de estimulaciones en pareja o estas van a ser insuficientes. Los succionadores son un complemento ideal en los juegos de pareja y un gran aliado en posturas sexuales en las que no se estimula el clítoris directamente”, sugiere. 

No en vano, el 'fenómeno' Satisfyer ha logrado que “muchos hombres se hayan convertido en cómplices de la revolución femenina regalando placer y felicidad a sus parejas, amigas, hermanas y, en parte por esto, el Satisfyer se ha convertido en el regalo estrella de las pasadas navidades y creemos que también lo será este San Valentín”.

Al final, lo importante es abrirse y disfrutar de algo tan natural y saludable como el sexo, ¿no?

Etiquetas
Publicado el
30 de julio de 2020 - 08:22 h

Descubre nuestras apps

stats