eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Más Inditex, menos marca España

Las ventas en España caen un 5%. Crea 10.800 puestos de trabajo, pero de ellos sólo 500 están en el país de origen

No prevé abrir tiendas en España durante 2013

El grupo asegura que tiene una presión fiscal del 25%, es decir, es lo que paga de sus beneficios de media en todo el mundo

- PUBLICIDAD -
Inditex gana el 22 por ciento más en 2012 de la mano de China y América

Inditex gana el 22 por ciento más en 2012 de la mano de China y América

Es una de las banderas que más se enarbolan cuando se habla del potencial de las empresas españolas: Inditex, como el ejemplo a seguir. Pero su estrategia debe matizarse porque su mirada cada vez está más centrada en el negocio fuera de España; en gran medida, porque cada vez le es más difícil vender más en su país de origen.

En 2012, sus ingresos dentro del mercado español se redujeron un 5%, según asumió su presidente Pablo Isla en rueda de prensa, en el único encuentro que mantiene al año con medios de comunicación. Parte de esta caída se debe a que el grupo no repercutió la subida del IVA del pasado otoño que Isla justificó como necesaria para “beneficiar” a sus clientes, aunque antes del cambio impositivo ya preveía un recorte de sus ventas en España.

En concreto, Inditex facturó el pasado año 15.946 millones de euros, un 16% más que el año anterior. Pero el peso de España en el negocio es cada vez más pequeño. De hecho, redujo ligeramente el número de tiendas, desde 1.932 hasta 1.930. Una caída “anecdótica” para Isla. El pasado ejercicio, que cerró el 31 de enero, España aportó el 21% de los ingresos cuando un año antes era la cuarta parte del negocio. Una circunstancia que, según el presidente del grupo, es parte de la evolución natural, ya que su crecimiento se basa en mercados emergentes como China, India o Rusia y a la apertura de 482 locales. “No es un problema, es una virtud”, matizó.

No en vano, el grupo fundado por Amancio Ortega inaugurará en 2013 entre 440 y 480 tiendas, a las que destinará alrededor de 1.250 millones de euros, y prácticamente ninguna de ellas abrirá sus puertas en España. Al cierre del ejercicio, Inditex tenía 6.009 tiendas en 86 países y, si se cumplen sus previsiones, este año no desembarcará en ningún nuevo mercado.

España “sigue en una situación difícil”

Pero, pese a que sus ventas en España sean, año tras año, menos vitales para su estrategia, Isla sí que valora cuál debería ser la estrategia a seguir para salir de la crisis económica. “Seguimos estando en una situación difícil, hay signos que nos pueden invitar a ser un poco optimistas, como la productividad, la balanza por cuenta corriente o la confianza de los inversores” señalaba Isla. “Pero tenemos que ser conscientes de que estamos en un momento difícil y no podemos relajarnos, nadie, ni el Gobierno, ni los ciudadanos, ni las empresas”, recalcó el presidente del grupo gallego ante los medios españoles y ante las principales agencias internacionales. Sin embargo, declinó explícitamente responder a una pregunta sobre cómo pueden influir en la imagen de España los casos de corrupción política.

Y si España pierde peso, Asia lo gana. Este continente genera ya el 20% de los ingresos del grupo, dos puntos más que hace un año, el mismo ritmo al que crece América (que representa el 14% del negocio), mientras el resto de Europa se mantiene invariable y aporta el 45% de las ventas.

Creó 500 puestos de trabajo en España

En cuanto al empleo, el pasado año Inditex creó 10.802 puestos de trabajo, de los que sólo 500 estaban en España. Una cifra discreta si se tiene en cuenta que España representa más de un tercio de la plantilla del grupo, que supera las 120.300 personas.

Para la gran mayoría de sus clientes, la principal enseña del grupo, Zara, es mucho más conocida que su matriz Inditex. Es el eje de su negocio, ya que aporta casi dos tercios de su facturación, que aumentó en 2012 cerca de un 18% (10.541 millones de euros), frente a los 1.485 millones de Bershka, los 1.134 de Massimo Dutti y los 1.086 millones de Pull & Bear. Sin embargo, esta última junto a Stradivarius es mucho más rentable, ya que alcanza un retorno por capital empleado (RoCE) del 57%, mientras que el de Zara es del 37%. Eso quiere decir que por cada euro invertido, Inditex consigue un retorno de 57 y 37 céntimos respectivamente, en cada marca.

Porque no sólo crecen sus ingresos, también sus gastos, que el año pasado se elevaron un 14% y alcanzaron los 5.605 millones de euros. En esa misma medida crecieron los gastos de personal, que suponen prácticamente la mitad de lo que gasta Inditex y alcanzan los 2.548 millones, mientas que el alquiler de sus tiendas repuntó un 9%, hasta 1.530 millones.

Al margen de las cifras que publica en sus presentaciones a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Inditex no es una empresa proclive a dar excesiva información sobre cómo evoluciona su negocio. Por ejemplo, nunca desvela cuánto ingresa gracias a las ventas online que ha ido implantando en los últimos años de forma progresiva y ahora funcionan en 23 países. Un negocio, polémico en su origen, ya que empezó a llevarlo a cabo desde su filial irlandesa, donde el impuesto de sociedades es más reducido.

El grupo paga una media de impuestos del 25%

Isla habló ayer de los impuestos que soporta la compañía. “Los impuestos siempre se pagan en los países donde se generan. Empezamos el negocio online en Irlanda porque era allí donde estaba la tecnología pero eso no significa que sólo se pagaran impuestos allí. La venta online en España se hace desde España y la de Estados Unidos se hace desde Estados Unidos”, argumentaba. “En España pagamos impuestos por el beneficio que genera nuestra actividad aquí y porque aquí está nuestra matriz y es desde donde hacemos las exportaciones a todo el mundo.

En total, la tasa fiscal agregada del grupo es del 25%, desveló Isla aunque no ofreció datos concretos por países. Según las cuentas remitidas ayer a la CNMV, Inditex abonó 818 millones de euros en concepto de impuestos sobre beneficios del pasado año.

Tampoco desglosó la evolución de su beneficio por países, ni siquiera en España, donde cuenta con una cuota de mercado del 12%, la mitad gracias a Zara. En 2012, su beneficio neto alcanzó los 2.361 millones de euros, un 22% más que el año anterior. Una evolución que se verá reflejada en la retribución a sus accionistas ya que a ellos destinará el 58% de su beneficio, ligeramente por debajo del 61,3% que repartió el pasado año. Isla hizo además énfasis en que la retribución a los accionistas es el principal destino de la caja del grupo, ya que su posición financiera neta supera los 4.000 millones de euros.

Uno de los grandes beneficiados será su fundador, Amancio Ortega, que controla el 59,3% del accionariado. En concreto, Inditex abonará un dividendo ordinario de 2,20 euros por acción, lo que permitirá al fundador del grupo textil, considerado el tercer hombre más rico del mundo, ingresar 813 millones de euros.

En cuanto a la retribución de su presidente, Isla ingresó el pasado año alrededor de 9 millones de euros. En concreto, obtuvo 6,48 millones gracias a su retribución salarial, a los que se suman 1,6 millones más como parte de su plan de pensiones y otros 1,33 millones como incentivo, según la documentación remitida ayer a la CNMV. Hay que recordar que, un año antes, Isla era el directivo mejor pagado de España, con más de 21 millones de euros gracias, en gran medida, a los 13,7 millones que recibió con pago extraordinario por hacerse cargo de la presidencia de la compañía, en sustitución de Amancio Ortega. Al margen de Isla, el consejo de administración de Inditex ingresó el año pasado algo más de 8 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha