Los perfiles nutricionales: así se crean los alimentos más saludables

Un desayuno saludable.

Paola Amigo

Sevilla —

La conciencia por la buena alimentación crece cada día. Los índices de sobrepeso y la obesidad se han convertido en un problema común, una epidemia que nos rodea, y lo que ingerimos es directamente responsable de ello. La alimentación saludable es la clave para evitarlo, básico para garantizar nuestra salud, y las empresas alimentarias trabajan en ello. A ello ayuda el etiquetado Nutri-Score, el ‘semáforo nutricional’, pero sobre todo la creación de Modelos de Perfiles Nutricionales.

Seguro que ya lo habrás visto en multitud de envases. El Nutri-Score es ese sistema de etiquetado nutricional que las empresas pueden establecer voluntariamente y que muchos países de la Unión Europea promueven para que los consumidores sepan, de un solo vistazo, la información nutricional de cada producto. Así, y mediante un código de colores y letras que van de la A verde, la más saludable, a la E roja, la menos saludable, podemos saber las características nutricionales del alimento que estamos a punto de comprar. 

Nutri-Score tiene en cuenta tanto los aportes nutricionales positivos, con ingredientes como frutas, verduras, fibras y proteínas, como los negativos, donde se encuentran las calorías, las grasas saturadas, los azúcares y la sal, por cada 100 g o 100 ml de producto. Por lo que en el momento en el que podemos comparar productos de la misma categoría, adheridos a un mismo sistema de etiquetado, nos es más fácil elegir y llevarnos a casa la opción más beneficiosa para nuestra salud.

Las marcas que se suman al ‘semáforo nutricional’ se comprometen a mostrar la calidad de sus productos, de manera que hacen un ejercicio de transparencia y se sinceran con los consumidores para que sepan qué están ingiriendo en cada momento. Y las grandes empresas alimentarias, que alimentan a millones de personas en el mundo, lo saben.

Un paso más allá: un método de perfiles nutricionales propio

Nutri-Score puede servir como referencia orientativa para comparar productos, pero los especialistas creen que se puede ir un paso más allá. Según Elena Garea, Directora de Nutrición y Salud de Pascual, “No hay un concepto de ‘mejor’ universal en el mundo de los alimentos. Nosotros hemos optado por tener un método propio para perfilar nuestros productos, que consideramos más completo. Utilizamos Nutri-Score como una variable más de esta metodología y lo incorporamos a nuestros productos porque creemos que es un sistema objetivo e independiente, con una sólida base científica cuyo objetivo es facilitar la decisión de compra del consumidor”. Pero en Pascual han optado por seguir las recomendaciones de la OMS en respuesta a la epidemia global de sobrepeso y obesidad que vemos cada día y definir un Perfil Nutricional óptimo para cada uno de sus productos, lo que les permite cumplir sus compromisos con el bienestar y la salud de las personas.

Para ello en Pascual han ido más allá y han desarrollado un Modelo de Perfiles Nutricionales específico y gracias a él pueden categorizar todos sus productos en base a su composición nutricional. “Entre nuestra amplia oferta de productos”, explica Garea, “ponemos a disposición de nuestros consumidores alimentos con una alta densidad nutricional y eso conlleva un compromiso con la nutrición que debemos proteger y velar. A lo largo de este año y después de analizar en profundidad los diferentes modelos de perfiles nutricionales conocidos de Reino Unido, EE. UU., Francia, etc., se ha desarrollado un modelo propio ambicioso, completo y con aplicaciones útiles tanto para la compañía como para el consumidor”.

Pero… ¿Cómo se obtienen unos perfiles nutricionales adaptados a cada segmento de población?

Contar con un Modelo de Perfiles Nutricionales propio permite ofrecer productos saludables dirigidos a distintos segmentos de población. Pascual ya ha aplicado esta metodología a 23 categorías comerciales y 65 de sus referencias, lo que según Garea “requiere una investigación constante y transversal”. 

Con este Modelo, Pascual aspira a tener los productos con la composición nutricional más equilibrada del mercado, adaptando todas sus categorías de producto a las necesidades nutricionales reales de cada segmento de población al que van dirigidas. Para conseguirlo ha seguido un proceso de cinco pasos que va desde el análisis de cada uno de sus productos hasta la definición del perfil nutricional del producto en cuestión:

  1. Cómo es el producto y cuál su categoría. Un paso crítico, ya que aquí se analiza cada alimento para conocer sus nutrientes tras el consumo, teniendo en cuenta cuándo y cómo se ingiere. ¿Es leche? ¿Yogurt? ¿Lleva fruta? ¿Se desayuna? ¿O quizá se merienda? Las variables son numerosas.
  2. Conocer las necesidades nutricionales de las personas a las que va dirigido.  Los grupos de población pueden diferir mucho entre sí y cada uno tiene unas necesidades nutricionales distintas. Encontramos cinco principales: niños, adolescentes, adultos jóvenes, adultos y población mayor; pero también subgrupos concretos, como por ejemplo mujeres gestantes, en edad menopáusica, veganos o deportistas. Cada consumidor tiene unas características específicas y unos requerimientos diarios nutricionales concretos.
  3. Diferenciar los nutrientes relevantes. Sabiendo el grupo de población al que va dirigido el alimento se identifican los nutrientes clave a limitar, como las grasas saturadas, los azúcares añadidos o la sal, o a favorecer, como la proteína, la fibra, las vitaminas y los minerales, con el fin de generar un impacto positivo en la dieta de los consumidores.
  4. Valoración de Nutri-Score. Con el producto ya bien definido y adaptado a las necesidades de los clientes, se identifica la valoración de Nutri-Score del mismo para calibrar con exactitud su perfil nutricional.
  5. Perfil nutricional definitivo. Con toda esta información, conociendo las características del producto, habiendo definido las necesidades nutricionales de sus consumidores, diferenciado sus nutrientes más relevantes e identificado su valoración de Nutri-Score, finalmente Pascual puede definir el perfil nutricional de cada uno de sus productos para acertar y cubrir las necesidades de cada persona. Y así, entre sus productos nutricionalmente equilibrados y nuestra elección como consumidores que saben lo que ingieren, se lucha contra la obesidad, el sobrepeso y los problemas de salud.

Tal y como concluye la directora de Nutrición y Salud de Pascual, “hemos detectado la necesidad de que las empresas de alimentación seamos proactivas y asumamos la responsabilidad de promover, a través de nuestros productos y servicios, alimentos más saludables y nutritivos. Pascual tiene en su ADN mejorar la calidad de vida de las personas, nuestra ambición es convertirnos en referentes como empresa saludable orientada al bienestar de las personas”.

Etiquetas
Publicado el
21 de junio de 2021 - 05:00 h

Descubre nuestras apps