eldiario.es

9

EXTREMADURA

La censura sigue presente, de modo más sutil, según un congreso en Cáceres

En medios de comunicación, los gerentes imponen sobre los periodistas la autocensura, por motivo económicos

Manifestación contra la Ley Mordaza convocada por las Marchas por la Dignidad.

EFE

Un congreso internacional sobre la censura cultural en el franquismo, celebrado este lunes en Cáceres, ha servido para conocer de la mano de algunos de los afectados la situación vivida, que además han coincido en señalar que la censura sigue presente de un modo más difuso y no oficial en la actualidad.

La Facultad de Formación de Profesorado de la Universidad de Extremadura ha acogido este congreso en el que han participado ponentes como el dibujante Andrés Rábago "El Roto”; el cronista parlamentario y redactor jefe de la revista Triunfo, Víctor Márquez, y la presidenta del Partido Feminista y escritora Lidia Falcón.

La iniciativa parte del grupo de investigación de Literatura Infantil y Juvenil de la Facultad, que trata de rescatar obras prohibidas, tachaduras e imágenes censuradas por la dictadura, contactando con editoriales y autores.

Su responsable Ramón Tena ha explicado que en este tipo de literatura durante el franquismo sí era obligatoria la censura, que iba encaminada a revisar el contenido moral, religioso y político de las obras.

“Sabían que la continuidad de la dictadura estaba en la formación de las mentes infantiles y, a medida que llegaba una nueva libertad de prensa para adultos llegaban más restricciones en la edad infantil”, ha expuesto.

Procesos judiciales que reprueban ciertos comentarios en internet o las letras de canciones han salido a relucir también en paralelo a los métodos de la dictadura para controlar lo que se publicaba en una época en la que el paso por el censor fue obligatorio hasta 1966.

Aquel año salía a la luz una nueva Ley de Prensa e Imprenta, cuyo artículo 2 establecía las limitaciones a su ejercicio en libertad: el respeto a la verdad y a la moral y a las instituciones, entre otras, y reflejaba como voluntario el paso por la censura, en su artículo tres.

A juicio del que fuera redactor jefe de la revista Triunfo, la forma de saltarse la censura era redactando para que se leyera entre líneas, haciendo un paralelismo con España al escribir sobre otros países, por ejemplo.

Gerentes por encima de periodistas

En su opinión, ahora no hay censura oficial pero sí existe una “paralela”, pues en los periódicos, en general, "mandan más los gerentes que los directores y los intereses económicos de la empresa”.

Para Márquez el caso vivido más chocante de lo “irracional y arbitraria” que era la actuación del censor fue durante sus prácticas en el diario Informaciones, en el verano de 1964, con la muerte de Palmiro Togliatti, la persona más importante del comunismo fuera de la URSS y la China de Mao.

“Lo di a cinco columnas y de la oficina de censura llamaron que no se podía dar a más de dos porque el ABC, el periódico más importante, así lo hacía, quedando en lo que se llama un suelto en Informaciones, periódico a siete columnas”, ha explicado Márquez.

Por su parte, para la feminista Falcón, la censura sigue presente, siendo el “cuerpo opresor” la judicatura, ante las recientes sentencias contra la libertad de expresión que, a su juicio, debe ser ejercida de forma “incondicional y sin límites”.

Además, añade que las mujeres siempre han estado censuradas, por el poder político y por una censura social, moral y religiosa que les ha llevado a vestir y comportarse de la manera que dictaminaban otros.

“Casi todas mis obras han sufrido alguna clase de censura”, reconoce Falcón, la última “El honor de Dios” (2016), cuyo editor le pidió que moderara los diálogos ficcionados sobre el rey y Felipe González en relación con los GAL.

Sin embargo, para el dibujante conocido como El Roto, él mismo no podría decir que realmente ha sido censurado pues ha podido ejercer con libertad su profesión, a pesar de que, asegura, aún existe otro tipo de censura, “más difusa, de tipo social más que institucional”.

En la inauguración del congreso ha intervenido la consejera de Cultura, Nuria Flores, quien ha puesto de manifiesto que ahora es momento de “visibilizar” lo que durante la dictadura se censuró y de “cerrar muchas heridas que tristemente siguen abiertas”, como los que no saben dónde están enterrados sus familiares.

Además, el alcalde de Cáceres, Luis Salaya, ha explicado que aunque la censura ya no se ejerce de una forma tan abierta y política, hay que ser muy cuidadosos desde lo público para no posicionar “excesivamente” de forma política con el tipo de patrocinio que se aporta, pues sería otra forma de censura. 

 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha