Absuelven a una veterinaria y a varios cazadores acusados de sacrificar a 40 perros sanos

La fiscalía retiró la acusación sobre 8 de los 11 cazadores investigados

 El Juzgado de lo Penal número 1 de Mérida ha absuelto a la veterinaria y los cazadores acusados de varios delitos de maltrato animal por la muerte de 40 perros dedicados a la caza, la mayoría galgos.

En el transcurso de la sesiones celebradas este mes de noviembre, la Fiscalía retiró la acusación contra ocho de los once propietarios de perros acusados de maltrato, pero mantuvo la petición de dos años y ocho meses de prisión, y multa de 10 meses por un delito de falsedad documental continuada, para la veterinaria.

A esta pena, se sumaban 15 meses de prisión y dos años y seis meses de inhabilitación para tenencia y oficio relacionado con animales por cada delito de maltrato animal para la acusada.

Por su parte, para el resto de propietarios de los animales sacrificados solicitó 15 meses de prisión y dos años y seis meses de inhabilitación para tenencia y oficio relacionado con animales por cada delito de maltrato animal.

Según el escrito de acusación, entre los años 2017 a 2019, la veterinaria, que ejercía en una localidad de Badajoz, provocó la muerte de diferentes perros de razas especializadas en labores de caza, cuyos propietarios acudían a ella alegando que los canes ya no cumplían de manera adecuada con las funciones cinegéticas.

La veterinaria se ofrecía a dar a los perros una muerte indolora mediante la administración intravenosa de una inyección letal y después los propietarios se llevaban el cadáver para enterrarlo en terrenos de su propiedad o en los extrarradios de sus localidades.

Ninguno de estos animales sacrificados adolecía de enfermedades físicas que comprometían su vida, ni alteraciones en el comportamiento que pusieran en peligro la integridad física de propietarios terceros u otros animales, ni riesgo para la sanidad animal, ni orden de la autoridad al respecto, requisitos previos todos ellos para poder practicar la eutanasia a los animales de compañía, según la Fiscalía.

Finalmente, según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe, todos los acusado han sido absueltos al considerar la jueza que “no ha quedado acreditado que la acusada, de manera continua y a requerimiento de los propietarios, haya provocado la muerte de diferentes perros sanos de razas especializadas en labores de caza sin ajustarse a los protocolos exigidos por el Código Deontológico del Consejo General de Colegios de Veterinarios de España”.

Tampoco se ha acreditado “que los propietarios de los animales acudiesen a citada encausada, alegando que los perros ya no cumplían de manera adecuada con las funciones cinegéticas que les tenían encomendadas, considerándolos inservibles, ni que por ello manifestaran su intención de deshacerse de los mismos”, según indica la sentencia.

Además, la jueza estima que “no ha quedado acreditado que la acusada les ofreciese dar a los perros, por el simple hecho de no servir a los fines de sus propietarios, muerte, ni que lo hiciera tampoco mediante la administración intravenosa de una inyección letal, sin previa sedación de los animales causándoles un sufrimiento innecesario, para después los propietarios llevarse el cadáver”

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats