Feijóo señala los barrios con mayor incidencia de COVID tras negarse a facilitar información por municipios al considerarla "estigmatizante"

Imagen durante el confinamiento de la calle Barcelona, vía peatonal que vertebra el barrio del Agra do Orzán, en A Coruña.

Uno de los mantras del presidente de la Xunta durante el estado de alarma y el confinamiento fue la necesidad de disponer de datos "reales" sobre la evolución del coronavirus en España. Las cifras que proporciona el Gobierno gallego, sin embargo, distan de ser tan completas y accesibles como en otras zonas del Estado. Galicia no ofrece, por ejemplo, datos de coronavirus por municipios. Sin embargo, Alberto Núñez Feijóo se salta habitualmente en sus ruedas de prensa esta regla autoimpuesta por el Gobierno gallego, por lo que deja el acceso a los datos de la expansión de la enfermedad a discrecionalidad de la necesidad informativa de sus comparecencias públicas. En la última, el pasado miércoles, no solo facilitó datos por municipios sino que señaló los barrios de la ciudad de A Coruña y de varios ayuntamientos de su comarca con más incidencia en los casos del coronavirus.

A Coruña acumula tres de cada cuatro nuevos positivos de coronavirus en Galicia pero Feijóo descarta restringir la movilidad

A Coruña acumula tres de cada cuatro nuevos positivos de coronavirus en Galicia pero Feijóo descarta restringir la movilidad

Durante los últimos meses, la Xunta de Galicia viene afirmando que no facilita datos de la evolución de la COVID-19 por ayuntamientos para no generar una falsa sensación de seguridad en municipios que no presenten casos ni para provocar la estigmatización de las personas afectadas en las zonas que presenten pocos positivos. El presidente de la Xunta utilizó sin embargo esa información -el número de municipios y los días que llevaban sin presentar casos de coronavirus- como ariete político contra el Gobierno central para reclamar la movilidad entre provincias durante el estado de alarma. No fue hasta el rebrote de A Mariña cuando el Gobierno gallego comenzó a facilitar, primero por boca del presidente o algún alto cargo y después con un parte diario de la situación de la comarca, algunos datos desagregados y con más detalle que el general de pacientes diarios de las áreas sanitarias. La información más precisa, sin embargo, procedía de los autos judiciales que ratificaban las medidas que la Xunta fue tomando para cerrar la comarca y restringir algunas actividades.

En el caso del área sanitaria de A Coruña, que acumula desde hace días más de la mitad de los casos de COVID-19 de la comunidad, el Servizo Galego de Saúde no le ha dado el mismo tratamiento informativo de A Mariña y, al contrario de lo que sucedió con el rebrote de la costa de Lugo, no envía información específica sobre la comarca. Las cifras que se facilitan en los partes diarios de la Consellería de Sanidade son para todo el área sanitaria de A Coruña y Cee -que engloba a 37 ayuntamientos y a más de 537.000 personas asignadas a sus servicios sanitarios- sin distinguir número de casos o incidencia por habitantes por comarcas o municipios. Mientras, la Xunta aplica en A Coruña y cuatro de los ayuntamientos que la rodean las medidas de control de virus.

El presidente usa datos que no hace públicos

El pasado miércoles Feijóo compareció tras reunirse con el comité clínico dispuesto por la Xunta durante el pico de la pandemia para analizar la situación de A Coruña, una comarca que acumula tres de cada cuaatro nuevos contagios de coronavirus. El Gobierno gallego decidió no tomar más medidas de control sobre el crecimiento de los contagios en la comarca y descartó, por el momento, la restricción de la movilidad. Para justificarlo, Feijóo echó mano de datos que la Xunta no pone a disposición de la ciudadanía. La tasa de contagiados descendió en la última semana de 127 por cada 100.000 habitantes a 44 en los tres días anteriores al miércoles en la ciudad y los municipios limítrofes. Además, el presidente de la Xunta desveló que la mayor incidencia se concentra en cuatro barrios de Os Mallos, Sagrada Familia, Agra do Orzán y O Ventorrillo en A Coruña y varias localidades del cinturón de la ciudad que se caracterizan por ser ciudades dormitorio o de segundas residencias: Perillo, Santa Cristina, Santa Cruz y Mera en el municipio de Oleiros; O Burgo en el municipio de Culleredo; Meicende en Arteixo, donde hubo un foco relacionado con un gimnasio, y O Temple en Cambre.

La información desvelada por la Xunta sin un contexto o análisis socioeconómico de las zonas permite tener una imagen más próxima de la situación en la ciudad pero también muestra que los barrios que más sufren la expansión del virus se caracterizan por su densidad y por las bajas rentas de su población. En el barrio del Agra del Orzán, uno de los más densos de Europa y sin apenas espacios verdes o para la convivencia, viven 58.220 personas en cada kilómetro cuadrado. Es la zona de la ciudad en la que más población se concentra, seguida precisamente del área de Os Mallos y Sagrada Familia, contiguos al Agra, con 30.246 en la misma proporción de terreno. La densidad media del municipio, en el que la ciudad se extiende por prácticamente todo su territorio, está en 6.355 habitantes por kilómetro cuadrado. Estos barrios de trabajadores de la ciudad, todos a excepción de O Ventorrillo construidos en los años sesenta y setenta para dar cabida a la emigración del rural a la ciudad, son también los que presentan la renta per cápita más baja de A Coruña. Los datos de la Agencia Tributaria indican que, en el Agra del Orzán y Ventorrillo, la renta media disponible en el año 2018 era de 19.293 euros, muy similar a la de Os Mallos, con 19.638 euros de media. Se trata de los niveles de ingresos más bajos del municipio.

Etiquetas
Publicado el
20 de agosto de 2020 - 21:46 h

Descubre nuestras apps

stats