Los servicios médicos del Fuenlabrada reconocen en un informe que el equipo no debió haber viajado a Galicia

Imagen de diseño del informe médico del C. F. Fuenlabrada

"Considero necesario iniciar una cuarentena domiciliaria de todo el personal". En estos términos se pronunció el pasado lunes el director de los servicios médicos del Fuenlabrada, en un informe que fue remitido a La Liga y que sirvió para parar el partido de Segunda que el Deportivo tenía que jugar con el equipo madrileño en A Coruña. El certificado médico, redactado por el doctor José Manuel Blanco, pone en cuestión todos los argumentos desarrollados por el club madrileño y por La liga asegurando que para contener los contagios entre futbolistas basta con separar a los positivos del resto de la plantilla. En su escrito, el doctor Blanco asegura sobre los 12 contagiados por COVID-19 que "el resto de la plantilla deportiva ha estado en lugares comunes a distancias menores de dos metros y durante más de 15 minutos en los días anteriores". Este argumento que se usa para suspender el partido, no fue tenido en cuenta por el club madrileño a la hora de evitar el desplazamiento a la ciudad gallega cuando se tuvo noticia de los primeros cuatro infectados.

elDiario.es se ha puesto en contacto telefónico con el médico que firma el documento y, en una primera conversación, este se ha negado a realizar declaraciones, remitiéndose a los servicios de prensa del C. F. Fuenlabrada y limitándose a asegurar que no recordaba si ese documento había salido de su pluma. En una segunda llamada, Manuel Blanco asegura: "Sí, el documento es mío aunque no recordaba la redacción exacta. Se lo envié al responsable de protocolo de La Liga en un correo electrónico a las 19.35 horas del pasado lunes". Hasta ese momento las únicas referencias a contagios en la plantilla del Fuenlabrada provenían de Javier Tebas, presidente de La Liga, y siempre de manera oral. Esta redacción también se ha puesto en contacto con el responsable de prensa del Fuenlabrada que, a través de un mensaje de texto, ha respondido lo siguiente: "El informe es fake".

A la misma hora a la que se envía a La Liga el informe médico cuya autoría reconoce el doctor Blanco, pero que cuestiona el club para el que trabaja, el presidente de La Liga, Javier Tebas, estaba finalizando una tensa reunión por videoconferencia con el Consejo Superior de Deportes y la Federación de Fútbol de la que ya informó esta redacción en la reconstrucción elaborada sobre aquellas horas. Tras ese encuentro, en el que Tebas exigió la suspensión del encuentro, desde la Federación se le exigió algún informe médico que avalase las pretensiones del club de no jugar el partido. Ahí es cuando aparece en el correo electrónico el informe del médico del Fuenlabrada.

El equipo temía que los responsables de la competición les obligasen a jugar en el encuentro sin los ocho deportistas que habían viajado a A Coruña y cuyo positivo por COVID ya estaba en manos de La Liga, pero no aún de las autoridades sanitarias gallegas, a las que se avisaría casi una hora más tarde, concretamente a las 20:17.

La necesidad de convencer a la Federación para suspender el encuentro se vio colmada con un documento médico en el que por primera vez el Fuenlabrada habla del riesgo de contagio cuando los futbolistas comparten espacio en el campo. En los días posteriores, los comunicados públicos del equipo volvieron a situarse en la versión inicial, negando la urgencia de aislar a quienes tengan contacto con un caso confirmado de coronavirus.

Sobre la cuestión, el informe de los médicos del Fuenlabrada asegura: "Considero necesario iniciar una cuarentena domiciliaria a todo el personal [... ]. Asimismo, iniciaremos el seguimiento mediante pruebas PCR para el seguimiento de la enfermedad a todo el personal". Una recomendación que llegó demasiado tarde, cuando la plantilla del club estaba ya en A Coruña a punto de ser recluida por orden de la Xunta en un céntrico hotel de cinco estrellas.

Etiquetas
Publicado el
23 de julio de 2020 - 22:16 h

Descubre nuestras apps

stats