La portada de mañana
Acceder
Junts impide al Gobierno asentar la legislatura
CRÓNICA | La pinza del PP y Junts golpea dos veces a Sánchez
OPINIÓN | El 'caso Peinado' y los múltiples culpables, por Rosa María Artal

La Rioja y la naturaleza sin barreras para 400 personas con discapacidad

Rioja2

0

Un total de 400 participantes de diferentes colectivos de personas con discapacidad disfrutarán de una nueva edición del programa “Naturaleza sin barreras” en el entorno del Camino Verde del Alhama. Este año las actividades se desarrollarán entre el 17 y el 28 de junio y, por primera vez, tendrán como escenario la Reserva de la Biosfera de los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama. El director general de Medio Natural y Paisaje, Ignacio Sáenz de Urturi, ha presentado este lunes el programa “Naturaleza sin barreras”, una iniciativa que se desarrolla en colaboración con la Consejería de Salud y Políticas Sociales y que persigue favorecer el contacto con la naturaleza de todas las personas con discapacidad.

Este programa se viene desarrollando hace ya trece años en los que, el Gobierno de La Rioja, en su labor de gestión de los espacios naturales, ha tenido siempre como objetivo prioritario facilitar el acercamiento a estos entornos de la totalidad de la población, eliminando obstáculos y favoreciendo un uso público sostenible. 

Este año las actividades se desarrollarán entre el 17 y el 28 de junio y, por primera vez, tendrán como escenario la Reserva de la Biosfera de los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama, concretamente el entorno del yacimiento de Contrebia Leucade y el Camino Verde del Alhama en Aguilar del Río Alhama, cuyo Ayuntamiento ha colaborado en la organización de la actividad. En total, está prevista la participación de 392 personas, entre personas con discapacidad y acompañantes, pertenecientes a diferentes colectivos y entidades de la región que trabajan con personas con capacidades diferentes. 

En total habrá nueve jornadas en las que participarán varios grupos de ASPRODEMA Rioja, el Centro de Atención Diurna (CAD) de Nájera, la Asociación de Personas Sordas de La Rioja, ASPACE, ARPA Autismo Rioja, la Asociación Igual a Ti, el Centro de Recuperación de Personas con discapacidad Física (CRMF) de Lardero, La Rioja Sin Barreras y la Asociación Salud Mental La Rioja. 

En el Camino Verde del Alhama, pegado al cauce del río, podrán imaginar cómo satisfacían las necesidades básicas los antiguos pobladores de estas tierras, invitando a reflexionar la forma de hacerlo en la actualidad. Unas jornadas llenas de convivencia, sensaciones e historias donde los asistentes realizan actividades de ocio y sensibilización para propiciar un acercamiento gratificante al entorno natural que contemple el disfrute de los usuarios y la transmisión de valores de amor y respeto por la naturaleza, tanto en las estancias en parajes naturales como en actitudes aplicables a la vida diaria.

El equipo de educadores ambientales del Gobierno de La Rioja es el encargado de dinamizar y desarrollar las actividades del programa que incluye el desplazamiento gratuito en autobús. Además, “Naturaleza sin barreras” incluye jornadas diferenciadas con actividades específicas para cada grupo y sus necesidades según se trate de personas con discapacidad visual, auditiva, psíquica o física. 

Apuesta por la accesibilidad

El programa “Naturaleza sin barreras” forma parte del trabajo que desde hace años se desarrolla para eliminar obstáculos y facilitar el acceso de toda la ciudadanía a nuestra red de espacios naturales protegidos.

Los múltiples condicionantes intrínsecos de los espacios naturales (heterogeneidad, orografía, fragilidad, extensión...) exigen soluciones particulares que den respuesta a las necesidades de las diferentes discapacidades. Maquetas táctiles, aplicaciones de sonido, juegos de texturas, placas en Braille, elementos podotáctiles, pasarelas, recreaciones, dioramas... los recursos empleados se adaptan en cada caso a los valores singulares de cada espacio protegido.

Las actuaciones que se han desarrollado este tiempo comienzan por la adaptación de los centros de interpretación de naturaleza, que muchas veces son la puerta de entrada o la primera toma de contacto con un espacio natural.