La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

Pamplona seguirá albergando el segundo mayor monumento franquista de España

Monumento los Caídos de Pamplona

Pamplona seguirá albergando por el momento el segundo mayor monumento franquista de España solo por detrás del Valle de los Caídos, después de que el PSN se echara finalmente atrás en su apoyo a Navarra Suma en el proyecto de reurbanización del monumento, que no dejaba claro el grado de resignificación del conjunto arquitectónico situado al final de la Avenida Carlos III. El Monumento a los Caídos de Pamplona seguirá siendo un monumento que exalta la dictadura franquista hasta que se presente un nuevo proyecto en la gerencia de urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona que cuente con los suficientes apoyos para ser aprobado.

El monumento se construyó en 1942 en honor a los 4.500 navarros del bando sublevado que fallecieron la Guerra Civil. “Navarra a sus Muertos en la Cruzada”, reza un mensaje inscrito en la fachada frontal del monumento, que ahora está cubierto por un cartel que pone: Sala de exposiciones. Además, en el panteón del edificio permanecieron hasta 2016 enterrados los restos de los generales golpistas Emilio Mola y José Sanjurjo, que en noviembre de ese año en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica fueron exhumados. La retirada de los restos mortales de los generales franquistas no hizo que el monumento dejara de estar rodeado de polémica, en 2017 los cineastas Clemente Bernad y Carolina Martínez denunciaron a través de un documental sobre el edificio, que la Hermandad de Caballeros de la Cruz celebra misas mensuales para rememorar el triunfo del golpe de Estado el 19 de julio de 1936 en Navarra.

En 2017 el entonces alcalde de Pamplona, Joseba Asiron, de EH Bildu convocó un concurso para transformar el edificio y reoerdenar el espacio urbano, dejando libertad para decidir si mantener, transformar, eliminar o sustituir el monumento. De las 49 propuestas que se presentaron, 7 fueron seleccionadas por un jurado para pasar a una segunda fase en la que recibirían aportaciones de la ciudadanía. Esta segunda fase no se llegó a producir, ya que el Tribunal Administrativo de Navarra (TAN) anuló el fallo del jurado al considerar que "la inexistencia de actas o informes con valoraciones y ponderaciones de las propuestas hace suponer que la valoración se hizo a tanto alzado, no existiendo constancia de cuál ha sido el modo y manera por la cual el jurado ha clasificado las propuestas". 

El actual alcalde de la capital navarra, Enrique Maya, presentó la semana pasada en la gerencia de urbanismo un proyecto de reurbanización del Monumento de Los Caídos y su entorno que no fue aprobado tras el voto en contra a última hora del PSN, que argumentó que no conocían el pliego del proyecto. En una entrevista en la Cadena Ser Enrique Maya apuntó que el debate con los socialistas estuvo en cómo resignificar el monumento. "El PSN planteó una comisión de expertos para valorar si el proyecto que se estaba elaborando resignificaba suficientemente el edificio", señaló. Geroa Bai y EH Bildu rechazaron desde el principio la propuesta de Maya al considerar que no cumplía con la Ley de Memoria Histórica y privaba a la ciudadanía de un debate plural sobre el futuro del monumento.

Según el alcalde el que el proyecto no haya salido adelante no supone "empezar de cero" y asegura que el objetivo del Ayuntamiento es "resignificar un monumento que se hace en honor a los franquistas y que a una inmensa mayoría de la población molesta.

Maya descarta la opción de demoler el monumento, como propone EH Bildu, porque asegura que "la gran mayoría de la población" no quiere tirarlo. "El gran debate que tenemos que solucionar es cuál es el concepto de resignificar un monumento".

Asociaciones de memoria histórica han considerado "un atentado alevoso a la memoria democrática" el proyecto de Navarra Suma porque consideran que no cumple con los objetivos sociales de memoria democrática. "El Monumento a los Caídos es un edificio que contiene una profunda carga histórica y simbólica. Sigue representando el pasado golpista y genocida que justificó su construcción. Ese edificio no sólo conmemora esos hechos execrables, sino que los celebra porque es la entronización de la memoria desde el punto de vista de los verdugos, de los agresores y opresores que mataron a personas para hacer una limpieza ideológica en Navarra", han remarcado en un comunicado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps