Entrevista exclusiva (y falsa) con Iván Redondo

El director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, en una imagen de archivo

7

Iván Redondo me cita en la esquina de Plaza España con Leganitos. Le veo llegar a lo lejos. Se acerca caminando muy deprisa y no parece tener intención de pararse. Voy tras él.

Señor Redondo, soy el perio-…

¡Sígueme! ¡Camina!

¿Qué pasa? ¿Le persigue alguien?

No, es que pienso mejor andando. Todas mis grandes ideas se me han ocurrido andando. Como lo del astronauta. Pedro quería poner a un catedrático y yo le dije: "¡Genial!, ¿y por qué no, espera, ya lo tengo, por qué no un ficus o, qué sé yo, un helecho?" ¡Un catedrático, no te lo pierdas! Entonces se me ocurrió. Estaba andando y, de pronto, lo vi claro. Un astronauta. Mandé un DM a Buzz Aldrin, pero me bloqueó, así que nos quedamos con el de aquí.

¿Lo de Máximo Huerta también fue idea suya?

No exactamente. Yo propuse a Blue Jeans, ¿lo conoces?

Creo que no.

Es fantástico. El club de los incomprendidos, Canciones para Paula… Vende toneladas el tío. Y lleva gorra, que era justo lo que necesitábamos para el Ministerio de Cultura. Algo que fuese, ¿no sabes?, bum.

¿Y qué pasó?

Los barones del PSOE, eso pasó. Los sacas de Vargas Llosa y todo les parece beatnik. Si fuese por Page, el BOE se escribiría en endecasílabos.

Señor Redondo, se dice que Sánchez le ha echado porque usted le pidió un ministerio.

Sí, eso también fue idea mía.

¿Echarle fue idea suya?

Correcto. Le dije: ¿y si te pido Defensa y a ti te parece intolerable y me echas?

Pero… ¿Por qué iba a hacer algo así?

Por lo mismo que George Mallory escaló el Everest. Por lo mismo que Colón partió hacia las Indias. Porque hay hombres, hombres como yo, que no podemos esquivar la grandeza. Somos disruptivos por naturaleza. A veces hasta doy calambre.

Pero entonces, ¿quería el ministerio o no?

¡Claro que no! ¿Defensa? ¿Qué iba a hacer yo en Defensa? El verdadero poder no está en las bombas sino en las neuronas. Dame una nota de prensa y dominaré el mundo. Mira a Judas.

¿Qué Judas? ¿El apóstol?

¿A cuántos Judas conoces? Es mi referente. Me flipa Judas. Fue el primer spin doctor de la historia, ¿lo sabías? El tío cogió a Jesús, que no era más que otro perroflauta que andaba por ahí con sus sandalias y sus barbas y todo eso. Pero él lo cogió y le dijo: "confía en mí, haz lo que yo te diga, y, en tres años, serás rey de los judíos". ¿Cómo vas a decir que no a eso? Si lo piensas, y está feo que yo lo diga, pero, si lo piensas, es lo que he hecho yo con Pedro.

Pero eso no explica que le haya echado.

¡Por el amor de Dios, muchacho!, ¿quieres hacer el esfuerzo de pensar fuera de la caja durante un minuto? ¡Pedro no me ha echado! Yo me he echado a mí mismo a través de él. Judas traicionó a Jesús para convertirle en rey de los judíos, y yo le pedí Defensa a Pedro para convertirle en el presidente de la recuperación. ¡Me tiré por un barranco para hacerle inmortal!

Ya veo. Y ahora ¿qué? ¿Cuáles son sus planes de futuro? 

Reinventar Latam.

¿Se va a América?

América viene a mí. ¿Ha visto lo que está pasando en Cuba? ¿Todas esas manifestaciones? Es mío.

¿Qué quiere decir? ¿Las ha organizado usted?

Bueno, no exactamente. Pero lo pensé antes de que pasara. Eso significa que el zeitgeist y yo estamos alineados, ¿entiendes? Soy uno con el espíritu de los tiempos. En realidad, creo que voy un poco por delante. Un día o así.

Señor Redondo, estoy disfrutando mucho de la conversación, pero creo que me voy a tener que parar. Me está dando el flato.

El flato está en tu mente. Si no piensas en el flato, no puede darte el flato, es un hecho.

Ya, bueno, pues a mí me está dando. Ha sido un placer, señor Redondo.

¡Modula la realidad, muchacho! ¡Y no te rindas nunca! ¡Sé como Judas! ¡Sé como yo!

Etiquetas
Publicado el
13 de julio de 2021 - 22:45 h

Descubre nuestras apps