Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

El acusado del robo de un bebé será detenido si insiste en no comparecer en el juicio

Fachada del edificio de la Audiencia Provincial de Madrid.

EFE

Madrid —

La incomparecencia por motivos de salud del ginecólogo Joaquín B.B. en el segundo juicio en España por un caso de bebé robado ha hecho aplazar la vista en la Audiencia de Madrid hasta el 12 de noviembre próximo con el apercibimiento de que será detenido si no se presenta.

La Audiencia Provincial tenía previsto iniciar este viernes el juicio de Joaquín B.B., de 74 años, que era ginecólogo de la Maternidad Santa Cristina de Madrid cuando nació el supuesto bebé robado el 27 de octubre de 1975.

Adelina Ibáñez Mezcua pide ocho años y medio de prisión por el supuesto robo de su bebé en dicha clínica, donde una monja de nombre María, ya fallecida, le aseguró que el niño había muerto.

En concreto la acusación ejercida conjuntamente por Adelina Ibáñez y la asociación a la que pertenece, SOS Bebés Robados, atribuyen a Joaquín B.B. delitos de detención ilegal, suposición de parto y de estado civil y falsedad documental.

Al comienzo de la vista de este viernes, el presidente de la Sala ha comunicado que el acusado no había comparecido a pesar de que el tribunal reiteradamente le ha denegado su petición de suspender la vista.

El letrado defensor ha asegurado que era imposible que su representado compareciera hoy ya que tenía que someterse sin retraso a unos tratamientos debidos a una grave dolencia que padece.

Ha añadido que por protección de datos no podía concretar su enfermedad y ha asegurado que no había recibido la última resolución del tribunal denegando la suspensión del juicio.

Ante estas alegaciones el presidente de la Sala ha comentado: "Es impresentable lo que ha hecho la defensa".

Seguidamente ha ordenado que el médico forense de la Audiencia Provincial emitiera un informe en vista pública respecto a si de la documentación aportada por la defensa el acusado podría haber comparecido.

Tras examinarla durante unos minutos el médico forense ha declarado que se trataba de una documentación incompleta y borrosa con la que no se podía determinar el estado actual del acusado ya que los datos son parciales y carece de diagnóstico.

La Sala ha decidido así citar al acusado a las nueve y media de la mañana del 12 de noviembre para comenzar el juicio a las diez si una vez examinado en persona por el médico forense en la Audiencia se determina que está en condiciones de ser juzgado.

A su salida de la Audiencia en silla de ruedas, Adelina Ibáñez, de 73 años, ha declarado a los periodistas: "Venía a buscar a mi Bruno porque no me quiero morir sin verlo".

Sobre el acusado ha dicho: "Mejor hubiese sido que le hubiese visto la cara para preguntarle a quién le dio la partida de nacimiento de mi hijo que él firmó, a quién le dio a mi hijo y quién le puso el nombre de Víctor Manuel".

"El médico que me atendió en el parto me quitó a mi niño de entre las piernas, no le oí llorar porque soy sorda pero yo toqué a mi hijo y me dijeron que había tenido la placenta previa y que por eso me anestesiaron", ha recordado.

Adelina Ibáñez ha anunciado: "El 12 de noviembre no faltaré, no tiro la toalla, quiero encontrar a mi Bruno, que me lo traigan desde donde esté porque muerto no está y es mío, me lo robaron en el hospital de Santa Cristina".

Al salir de la Audiencia el entonces director de la clínica, José Z., que estaba citado como testigo, ha sido increpado por varios concentrados para apoyar a Adelina Ibáñez, que le han gritado: "Dónde están nuestros niños".

Joaquín B.B. será el segundo médico juzgado en España por un caso de bebés robados después del proceso al médico Eduardo Vela, que fue absuelto por la prescripción del delito a pesar de que la Audiencia madrileña le consideró responsable de la sustracción de Inés Madrigal en 1969.

Poco después, la propia Inés Madrigal informó a la Fiscalía de que había encontrado a su familia biológica gracias a un bando de ADN y que ésta le había dicho que había sido dada en adopción de manera voluntaria.

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2019 - 13:28 h

Descubre nuestras apps

stats