Estatuto de elDiario.es Vota aquí al primer Comité Rector

Álvarez de Toledo contra Feijóo: “No se manifiestan con Vox pero gobiernan gracias a Vox, se llama hipocresía”

Aitor Riveiro

0

En el primer minuto de su breve presentación, Cayetana Álvarez de Toledo desmontó el titular que muchos buscaban en su participación en un coloquio del vetusto Club Siglo XXI de Madrid protagonizado por Iván Espinosa de los Monteros. “No me voy a ir a Vox”, ha dicho nada más comenzar. Pero la todavía diputada del PP no defrauda y arremetió en los minutos siguientes contra su jefe de filas, Alberto Núñez Feijóo. No le mencionó, pero no hizo falta. Su distancia con el dirigente gallego es sideral, como ella se ha encargado de dejar claro en repetidas ocasiones, y este miércoles ha dado un paso más.

Álvarez de Toledo hace guiños a Vox en su último año en el Congreso con el acta del PP

Saber más

Hace 10 días algunos millares de personas se manifestaron en Barcelona para exigir el final del bilingüismo en las escuelas y el uso del castellano como única lengua vehicular. A la cita no fue Feijóo, quien clausuraba en ese momento la XV Interparlamentaria del PP en Toledo. El líder no secundó la marcha, pero mandó a su número dos, Cuca Gamarra, a su máximo dirigente en Catalunya, Alejandro Fernández, y a la portavoz en Bruselas, Dolors Montserrat. 

Insuficiente para la exportavoz parlamentaria, quien ha señalado ante los dos centenares de asistentes al acto que las “discrepancias” que tiene con Vox no le “impiden coincidir con Iván”, en referencia al portavoz parlamentario, ni con el partido ultra. “A otros sí. Hay quienes no quieren mostrarse con Vox ni manifestarse con Vox ni votar con Vox, pero en cambio están encantados de gobernar gracias a Vox. Eso se llama hipocresía y la hipocresía es un feo vicio político”.

Efectivamente, el PP gobierna en coalición, a duras penas, con Vox en Castilla y León. También con su apoyo en Madrid, comunidad y ciudad, o en Andalucía, hasta las elecciones del pasado mes de junio. 

El misil fue anunciado hace ya unas semanas cuando Álvarez de Toledo calificó de “gallegada” la idea de Feijóo de un “constitucionalismo catalán” y un “bilingüismo cordial” como el que, según explica el líder del PP, él ha puesto en marcha en Galicia. La puya a Feijóo la apuntalaba el propio Espinosa de los Monteros: “El sitio donde más se persigue el español es en Galicia, donde no se puede estudiar en español en ningún colegio”.

Concordia con el PNV, reuniones en secreto con Vox

Pero por si la andanada sobre manifestarse con Vox quedaba ya muy lejos, Álvarez de Toledo ha acudido a la actualidad más inmediata para no dejar ninguna duda al respecto. Tras loar la “cordialidad” como un valor en política, la diputada por Barcelona ha lamentado los acercamientos de Feijóo al PNV.

“Hace diez días dirigentes de PP, Ciudadanos y Vox marchamos juntos”, ha rememorado, de nuevo sobre la manifestación de Barcelona . “¿Qué hay más cordial que reclamar la defensa de los derechos civiles y defender la lengua que nos permite a todos comunicarnos?”, ha planteado, para lamentar que el PP busque la “concordia solo con los que quieren romper España”. Con “el PNV, ERC, el pujolismo y hasta con Bildu”, ha añadido. Para concluir: “Pero prohibido con Vox. Si acaso solo en secreto, de incógnito”.

Esta mañana se ha sabido que Feijóo y el presidente de Vox, Santiago Abascal, se reunieron en secreto por primera vez desde que el gallego fue designado líder del PP, en abril de este año.

Esta asistencia no la ha desaprovechado tampoco Espinosa de los Monteros. “Somos incompatibles con el PNV, incluso estatutariamente. Nunca llegaremos a un acuerdo con nadie que abogue por la ruptura de España”, ha planteado el portavoz de Vox, para arremeter contra el PP por tener “tan poca memoria” con “quienes hicieron la moción de censura” que en 2018 expulsó a Mariano Rajoy de la Moncloa. Toda una declaración de intenciones ante una hipotética negociación de un Gobierno con el PP en 2024.

Espinosa y Álvarez de Toledo se han dedicado buenas palabras y han hablado de la amistad que forjaron durante la breve labor de la diputada del PP como portavoz de Pablo Casado en el Congreso. El dirigente de Vox, que ha sido calificado como “elegante” y de “maravilla” como orador por parte de su telonera, se ha esforzado en contradecir estas palabras. Como viene siendo habitual, ha tirado de fake news, algunas incluso rebatidas en vivo y en directo por los periodistas que compartían mesa con los ponentes, Lucía Méndez (El Mundo) y Bieto Rubido (El Debate). También ha despreciado a miembros del Gobierno, como las ministras de Igualdad y de Derechos Sociales, a las cuales se ha referido como “la Belarra” y “la Montero”. También ha vaticinado que dentro de unos años España se preguntará “cómo fueron ministras estas tías”.

En el primer minuto de su breve presentación, Cayetana Álvarez de Toledo desmontó el titular que muchos buscaban en su participación en un coloquio del vetusto Club Siglo XXI de Madrid protagonizado por Iván Espinosa de los Monteros. “No me voy a ir a Vox”, ha dicho nada más comenzar. Pero la todavía diputada del PP no defrauda y arremetió en los minutos siguientes contra su jefe de filas, Alberto Núñez Feijóo. No le mencionó, pero no hizo falta. Su distancia con el dirigente gallego es sideral, como ella se ha encargado de dejar claro en repetidas ocasiones, y este miércoles ha dado un paso más.

Álvarez de Toledo hace guiños a Vox en su último año en el Congreso con el acta del PP

Saber más

Hace 10 días algunos millares de personas se manifestaron en Barcelona para exigir el final del bilingüismo en las escuelas y el uso del castellano como única lengua vehicular. A la cita no fue Feijóo, quien clausuraba en ese momento la XV Interparlamentaria del PP en Toledo. El líder no secundó la marcha, pero mandó a su número dos, Cuca Gamarra, a su máximo dirigente en Catalunya, Alejandro Fernández, y a la portavoz en Bruselas, Dolors Montserrat. 

Insuficiente para la exportavoz parlamentaria, quien ha señalado ante los dos centenares de asistentes al acto que las “discrepancias” que tiene con Vox no le “impiden coincidir con Iván”, en referencia al portavoz parlamentario, ni con el partido ultra. “A otros sí. Hay quienes no quieren mostrarse con Vox ni manifestarse con Vox ni votar con Vox, pero en cambio están encantados de gobernar gracias a Vox. Eso se llama hipocresía y la hipocresía es un feo vicio político”.

Efectivamente, el PP gobierna en coalición, a duras penas, con Vox en Castilla y León. También con su apoyo en Madrid, comunidad y ciudad, o en Andalucía, hasta las elecciones del pasado mes de junio. 

El misil fue anunciado hace ya unas semanas cuando Álvarez de Toledo calificó de “gallegada” la idea de Feijóo de un “constitucionalismo catalán” y un “bilingüismo cordial” como el que, según explica el líder del PP, él ha puesto en marcha en Galicia. La puya a Feijóo la apuntalaba el propio Espinosa de los Monteros: “El sitio donde más se persigue el español es en Galicia, donde no se puede estudiar en español en ningún colegio”.

Concordia con el PNV, reuniones en secreto con Vox

Pero por si la andanada sobre manifestarse con Vox quedaba ya muy lejos, Álvarez de Toledo ha acudido a la actualidad más inmediata para no dejar ninguna duda al respecto. Tras loar la “cordialidad” como un valor en política, la diputada por Barcelona ha lamentado los acercamientos de Feijóo al PNV.

“Hace diez días dirigentes de PP, Ciudadanos y Vox marchamos juntos”, ha rememorado, de nuevo sobre la manifestación de Barcelona . “¿Qué hay más cordial que reclamar la defensa de los derechos civiles y defender la lengua que nos permite a todos comunicarnos?”, ha planteado, para lamentar que el PP busque la “concordia solo con los que quieren romper España”. Con “el PNV, ERC, el pujolismo y hasta con Bildu”, ha añadido. Para concluir: “Pero prohibido con Vox. Si acaso solo en secreto, de incógnito”.

Esta mañana se ha sabido que Feijóo y el presidente de Vox, Santiago Abascal, se reunieron en secreto por primera vez desde que el gallego fue designado líder del PP, en abril de este año.

Esta asistencia no la ha desaprovechado tampoco Espinosa de los Monteros. “Somos incompatibles con el PNV, incluso estatutariamente. Nunca llegaremos a un acuerdo con nadie que abogue por la ruptura de España”, ha planteado el portavoz de Vox, para arremeter contra el PP por tener “tan poca memoria” con “quienes hicieron la moción de censura” que en 2018 expulsó a Mariano Rajoy de la Moncloa. Toda una declaración de intenciones ante una hipotética negociación de un Gobierno con el PP en 2024.

Espinosa y Álvarez de Toledo se han dedicado buenas palabras y han hablado de la amistad que forjaron durante la breve labor de la diputada del PP como portavoz de Pablo Casado en el Congreso. El dirigente de Vox, que ha sido calificado como “elegante” y de “maravilla” como orador por parte de su telonera, se ha esforzado en contradecir estas palabras. Como viene siendo habitual, ha tirado de fake news, algunas incluso rebatidas en vivo y en directo por los periodistas que compartían mesa con los ponentes, Lucía Méndez (El Mundo) y Bieto Rubido (El Debate). También ha despreciado a miembros del Gobierno, como las ministras de Igualdad y de Derechos Sociales, a las cuales se ha referido como “la Belarra” y “la Montero”. También ha vaticinado que dentro de unos años España se preguntará “cómo fueron ministras estas tías”.

En el primer minuto de su breve presentación, Cayetana Álvarez de Toledo desmontó el titular que muchos buscaban en su participación en un coloquio del vetusto Club Siglo XXI de Madrid protagonizado por Iván Espinosa de los Monteros. “No me voy a ir a Vox”, ha dicho nada más comenzar. Pero la todavía diputada del PP no defrauda y arremetió en los minutos siguientes contra su jefe de filas, Alberto Núñez Feijóo. No le mencionó, pero no hizo falta. Su distancia con el dirigente gallego es sideral, como ella se ha encargado de dejar claro en repetidas ocasiones, y este miércoles ha dado un paso más.

Álvarez de Toledo hace guiños a Vox en su último año en el Congreso con el acta del PP

Saber más

Hace 10 días algunos millares de personas se manifestaron en Barcelona para exigir el final del bilingüismo en las escuelas y el uso del castellano como única lengua vehicular. A la cita no fue Feijóo, quien clausuraba en ese momento la XV Interparlamentaria del PP en Toledo. El líder no secundó la marcha, pero mandó a su número dos, Cuca Gamarra, a su máximo dirigente en Catalunya, Alejandro Fernández, y a la portavoz en Bruselas, Dolors Montserrat.