La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

Michelle Obama, Brigitte Macron... y ahora Begoña Gómez: la extrema derecha esparce bulos tránsfobos contra la mujer de Sánchez

Alberto Ortiz

0

La maraña de medios, redes sociales y canales de Telegram donde se expanden los bulos de la extrema derecha es inextricable. Tanto que la semana pasada una propagadora de noticias falsas retomó en un plató de una televisión en abierto una teoría de la conspiración que en el pasado distintos grupos ultras usaron contra Michelle Obama o Brigitte Macron: que Begoña Gómez, la mujer del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es transexual. La invitada la llamó “Begoño” en repetidas ocasiones para deslizar la supuesta vinculación de Gómez con una red de narcotráfico en Marruecos. 

Pilar Baselga usa su canal de la plataforma Telegram, con más de 15.000 seguidores, para esparcir bulos de distinto tipo. En el pasado lo hizo con la pandemia y recientemente centra sus teorías en la supuesta injerencia de la empresa Indra en diferentes procesos electorales, un bulo tan recurrente como desmentido. Baselga acudió el miércoles a hablar de este asunto al plató de Distrito TV, una televisión que emite en abierto y que cuenta en su canal de YouTube con más de 295.000 suscriptores, y aprovechó ese espacio mediático para cargar contra Gómez. Desde el miércoles, el nombre de la mujer del presidente del Gobierno ha figurado entre las principales tendencias de Twitter.

“Nuestra querida primera dama –segunda, porque la primera es la reina– me atrevo a decir que hay sospechas de que en un inicio fuera Begoño. Esta esposa o esposo del presidente viene de una familia de tradición de saunas gays. Eso está publicado”, comenzó Baselga en la tertulia del programa ‘Los Intocables’, que presenta Eurico Campano en ese canal.

La palabra Begoño ya fue tendencia en Twitter en verano a raíz de una serie de bulos que trataban de demostrar que la mujer de Sánchez era en realidad un amigo de su juventud que había transicionado antes de casarse con él. En internet circulan algunos vídeos surrealistas que mantienen esa tesis y que acumulan decenas de miles de visitas. Estos bulos sin embargo no nacen de un alarde de originalidad de la extrema derecha española. Son una mera copia de teorías que se usaron antes contra la ex primera dama estadounidense Michelle Obama o Briggite Macron, la mujer del mandatario francés, como recopiló el medio Maldita.es. 

En 2017, la extrema derecha norteamericana esparció el bulo de que la mujer de Obama era un hombre. El gurú de los conspiranoicos ultras de Estados Unidos Alex Jones publicó un vídeo de 12 minutos en el que analizaba una serie de vídeos para probar que Michelle era en realidad un hombre. “Desde el comienzo de la Administración Obama, muchas personas han analizado vídeos y fotos de Michelle Obama y han concluído que es un hombre (...). En las fotos se ve que tiene un enorme pene debajo de sus pantalones, sus hombros son anchos y su cara es muy masculina”, decía. 

Durante la campaña de las presidenciales francesas, Brigitte Macron fue víctima de una campaña en redes sociales que sostenía que la primera dama había nacido hombre, bajo el nombre de Jean Michelle Trougneaux (su apellido de soltera). Los montajes, los análisis y las conclusiones eran calcados a los que utilizaron contra Obama y usan ahora contra Gómez. 

Bulos sobre vínculos con el narcotráfico

Baselga, después de recuperar este bulo en televisión, atizó a la mujer de Sánchez con otra noticia falsa. “También está publicado en otros medios más alternativos que, nada más llegar a Moncloa Pedro Sánchez, Begoño fue nombrado director de un máster de la [universidad] Complutense, luego en un instituto de empresa en un programa con África. Resulta que ahí le han tendido una trampa, o vaya a saber, y está involucrada en un tema de narcotráfico”, sostuvo, interrumpida por el conductor del programa, que apostillaba que eso lo había publicado él mismo en medios como Periodista Digital. 

La agitadora de bulos continuó: “La Complutense la despidió y le pidió que devolviera el dinero, el instituto también prescindió de ella. Los servicios secretos marroquíes tienen las pruebas de que Begoña Gómez estaría involucrada en un tema de narcotráfico”. El corte de televisión concluye ahí. Las publicaciones de las que habla son informaciones sin pruebas difundidas por medios de la extrema derecha o por propagandistas como Alvise Pérez. 

La base de las noticias son unas declaraciones sin contrastar de Diego Camacho, un antiguo miembro de los servicios de inteligencia de España. El exmiembro del CESID (ahora CNI) acusó sin pruebas al exlíder de Podemos Pablo Iglesias y al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero de haber recibido dinero del narcotráfico venezolano. El año pasado el militar retirado participó en una jornada neonazi organizado por la formación ultraderechista Democracia Nacional.

El ataque de Baselga habría circulado como en otras ocasiones entre los canales de la derecha y la ultraderecha, pero alguien lo rescató este fin de semana en las redes sociales y la indignación entre el arco político y mediático se ha generalizado. Una de las primeras reacciones fue la de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que precisamente ese miércoles sufría en el Congreso los ataques machistas de la diputada de Vox Carla Toscano. “El odio y la ridiculización a Begoña Gómez no es nuevo y tiene que parar. No solo por ella, por todas. Cuentas con mi apoyo, estamos juntas”, escribió el sábado en su cuenta de Twitter. 

“Begoña Gómez sufre acoso y violencia por parte de la extrema derecha política y mediática de este país. Los insultos, calumnias y difamaciones son importados, le hicieron lo mismo a Michelle Obama. Solo buscan la destrucción personal, la humillación…”, escribió en sus redes la ex vicesecretaria general del PSOE Adriana Lastra. También la exdiputada de Vox Macarena Olona ha condenado los ataques: “Todo mi apoyo a Begoña Gomez. Hay líneas rojas que nunca se deben pasar. Es la diferencia entre la crítica y la miseria moral”. 

El canal Distrito TV, donde Baselga se explayó con sus acusaciones falsas, ha publicado este mismo lunes un comunicado de disculpas en el que aclara que no comparte las declaraciones de su tertuliana. “Nuestra cadena siempre se ha caracterizado por ser un espacio abierto e integrador de opiniones de diferentes ideologías, culturas, razas y clases sociales, y desaprueba las opiniones emitidas en dicho programa que puedan manchar la imagen de la cadena”, afirma, al tiempo que “manifiesta su firme compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y, en particular, con el colectivo transexual, que han de ser respetados en cualquier circunstancia y de acuerdo con los instrumentos internacionales de vigencia universal”. 

Distrito TV añade que ha solicitado a “la autora de estas declaraciones” que las “matice o rectifique”, para lo que ha invitado a Baselga a que lo haga en directo este mismo lunes en el programa de Campano.

La maraña de medios, redes sociales y canales de Telegram donde se expanden los bulos de la extrema derecha es inextricable. Tanto que la semana pasada una propagadora de noticias falsas retomó en un plató de una televisión en abierto una teoría de la conspiración que en el pasado distintos grupos ultras usaron contra Michelle Obama o Brigitte Macron: que Begoña Gómez, la mujer del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es transexual. La invitada la llamó “Begoño” en repetidas ocasiones para deslizar la supuesta vinculación de Gómez con una red de narcotráfico en Marruecos. 

Pilar Baselga usa su canal de la plataforma Telegram, con más de 15.000 seguidores, para esparcir bulos de distinto tipo. En el pasado lo hizo con la pandemia y recientemente centra sus teorías en la supuesta injerencia de la empresa Indra en diferentes procesos electorales, un bulo tan recurrente como desmentido. Baselga acudió el miércoles a hablar de este asunto al plató de Distrito TV, una televisión que emite en abierto y que cuenta en su canal de YouTube con más de 295.000 suscriptores, y aprovechó ese espacio mediático para cargar contra Gómez. Desde el miércoles, el nombre de la mujer del presidente del Gobierno ha figurado entre las principales tendencias de Twitter.

“Nuestra querida primera dama –segunda, porque la primera es la reina– me atrevo a decir que hay sospechas de que en un inicio fuera Begoño. Esta esposa o esposo del presidente viene de una familia de tradición de saunas gays. Eso está publicado”, comenzó Baselga en la tertulia del programa ‘Los Intocables’, que presenta Eurico Campano en ese canal.

La palabra Begoño ya fue tendencia en Twitter en verano a raíz de una serie de bulos que trataban de demostrar que la mujer de Sánchez era en realidad un amigo de su juventud que había transicionado antes de casarse con él. En internet circulan algunos vídeos surrealistas que mantienen esa tesis y que acumulan decenas de miles de visitas. Estos bulos sin embargo no nacen de un alarde de originalidad de la extrema derecha española. Son una mera copia de teorías que se usaron antes contra la ex primera dama estadounidense Michelle Obama o Briggite Macron, la mujer del mandatario francés, como recopiló el medio Maldita.es. 

En 2017, la extrema derecha norteamericana esparció el bulo de que la mujer de Obama era un hombre. El gurú de los conspiranoicos ultras de Estados Unidos Alex Jones publicó un vídeo de 12 minutos en el que analizaba una serie de vídeos para probar que Michelle era en realidad un hombre. “Desde el comienzo de la Administración Obama, muchas personas han analizado vídeos y fotos de Michelle Obama y han concluído que es un hombre (...). En las fotos se ve que tiene un enorme pene debajo de sus pantalones, sus hombros son anchos y su cara es muy masculina”, decía. 

Durante la campaña de las presidenciales francesas, Brigitte Macron fue víctima de una campaña en redes sociales que sostenía que la primera dama había nacido hombre, bajo el nombre de Jean Michelle Trougneaux (su apellido de soltera). Los montajes, los análisis y las conclusiones eran calcados a los que utilizaron contra Obama y usan ahora contra Gómez. 

Bulos sobre vínculos con el narcotráfico

Baselga, después de recuperar este bulo en televisión, atizó a la mujer de Sánchez con otra noticia falsa. “También está publicado en otros medios más alternativos que, nada más llegar a Moncloa Pedro Sánchez, Begoño fue nombrado director de un máster de la [universidad] Complutense, luego en un instituto de empresa en un programa con África. Resulta que ahí le han tendido una trampa, o vaya a saber, y está involucrada en un tema de narcotráfico”, sostuvo, interrumpida por el conductor del programa, que apostillaba que eso lo había publicado él mismo en medios como Periodista Digital. 

La agitadora de bulos continuó: “La Complutense la despidió y le pidió que devolviera el dinero, el instituto también prescindió de ella. Los servicios secretos marroquíes tienen las pruebas de que Begoña Gómez estaría involucrada en un tema de narcotráfico”. El corte de televisión concluye ahí. Las publicaciones de las que habla son informaciones sin pruebas difundidas por medios de la extrema derecha o por propagandistas como Alvise Pérez. 

La base de las noticias son unas declaraciones sin contrastar de Diego Camacho, un antiguo miembro de los servicios de inteligencia de España. El exmiembro del CESID (ahora CNI) acusó sin pruebas al exlíder de Podemos Pablo Iglesias y al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero de haber recibido dinero del narcotráfico venezolano. El año pasado el militar retirado participó en una jornada neonazi organizado por la formación ultraderechista Democracia Nacional.

El ataque de Baselga habría circulado como en otras ocasiones entre los canales de la derecha y la ultraderecha, pero alguien lo rescató este fin de semana en las redes sociales y la indignación entre el arco político y mediático se ha generalizado. Una de las primeras reacciones fue la de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que precisamente ese miércoles sufría en el Congreso los ataques machistas de la diputada de Vox Carla Toscano. “El odio y la ridiculización a Begoña Gómez no es nuevo y tiene que parar. No solo por ella, por todas. Cuentas con mi apoyo, estamos juntas”, escribió el sábado en su cuenta de Twitter. 

“Begoña Gómez sufre acoso y violencia por parte de la extrema derecha política y mediática de este país. Los insultos, calumnias y difamaciones son importados, le hicieron lo mismo a Michelle Obama. Solo buscan la destrucción personal, la humillación…”, escribió en sus redes la ex vicesecretaria general del PSOE Adriana Lastra. También la exdiputada de Vox Macarena Olona ha condenado los ataques: “Todo mi apoyo a Begoña Gomez. Hay líneas rojas que nunca se deben pasar. Es la diferencia entre la crítica y la miseria moral”. 

El canal Distrito TV, donde Baselga se explayó con sus acusaciones falsas, ha publicado este mismo lunes un comunicado de disculpas en el que aclara que no comparte las declaraciones de su tertuliana. “Nuestra cadena siempre se ha caracterizado por ser un espacio abierto e integrador de opiniones de diferentes ideologías, culturas, razas y clases sociales, y desaprueba las opiniones emitidas en dicho programa que puedan manchar la imagen de la cadena”, afirma, al tiempo que “manifiesta su firme compromiso con la defensa de los Derechos Humanos y, en particular, con el colectivo transexual, que han de ser respetados en cualquier circunstancia y de acuerdo con los instrumentos internacionales de vigencia universal”. 

Distrito TV añade que ha solicitado a “la autora de estas declaraciones” que las “matice o rectifique”, para lo que ha invitado a Baselga a que lo haga en directo este mismo lunes en el programa de Campano.

La maraña de medios, redes sociales y canales de Telegram donde se expanden los bulos de la extrema derecha es inextricable. Tanto que la semana pasada una propagadora de noticias falsas retomó en un plató de una televisión en abierto una teoría de la conspiración que en el pasado distintos grupos ultras usaron contra Michelle Obama o Brigitte Macron: que Begoña Gómez, la mujer del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, es transexual. La invitada la llamó “Begoño” en repetidas ocasiones para deslizar la supuesta vinculación de Gómez con una red de narcotráfico en Marruecos. 

Pilar Baselga usa su canal de la plataforma Telegram, con más de 15.000 seguidores, para esparcir bulos de distinto tipo. En el pasado lo hizo con la pandemia y recientemente centra sus teorías en la supuesta injerencia de la empresa Indra en diferentes procesos electorales, un bulo tan recurrente como desmentido. Baselga acudió el miércoles a hablar de este asunto al plató de Distrito TV, una televisión que emite en abierto y que cuenta en su canal de YouTube con más de 295.000 suscriptores, y aprovechó ese espacio mediático para cargar contra Gómez. Desde el miércoles, el nombre de la mujer del presidente del Gobierno ha figurado entre las principales tendencias de Twitter.