Rufián: “Siempre defenderé la mesa de diálogo aunque nos espíen”

Iñigo Aduriz

0

“Siempre defenderé la palabra, el diálogo y la mesa de diálogo y de negociación aunque nos espíen”. Con estas palabras se ha expresado este miércoles el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, durante una conferencia que ha pronunciado a última hora de la tarde en el Club Siglo XXI de Madrid. Rufián también ha señalado que un posible “fracaso” de esa mesa de diálogo “no será un fracaso del independentismo o de ERC”. Será, en su opinión, “un fracaso de la izquierda española”. En ese punto, ha lanzado una advertencia: “La historia nos dice que cada vez que fracasa la izquierda sube el independentismo”.

Villarejo, sobre la operación Cataluña: "Yo adelanto 30.000, si me trae el impreso [de las cuentas de los Pujol] eso es mortal"

Saber más

“ERC no habla ni negocia con el PSOE porque seamos lo mismo. Habla y negocia con el PSOE porque somos diametralmente diferentes, porque somos distintos y porque es nuestro trabajo hacerlo”, ha añadido Rufián.

La conferencia también le ha servido a Rufián para arremeter contra el futuro proyecto político de Yolanda Díaz por la pretensión de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo de dejar en un segundo plano a los partidos para centrarse en construir una propuesta que parta de la ciudadanía. El portavoz de ERC se ha declarado como un “firme defensor de los partidos”. “Hay quien los llama escucha activa para no llamarlos lo que son”, ha ironizado, en clara referencia a Díaz.

A ella también le ha advertido de que “sin estructura” los candidatos no son “absolutamente nada”. “Nadie gana elecciones solo con buenas portadas, buenos editoriales y buenos tertulianos. Nadie gana elecciones solo con su cara. Solo los proyectos colectivos prevalecen en el tiempo”, ha señalado, para concluir, lanzando un nuevo dardo a la vicepresidenta segunda: “Quien no lo entienda pasa demasiado tiempo escuchando a quienes le están diciendo lo buena que es, que son los mismos que dijeron a alguien lo bueno y buena que era”. No obstante, en el turno de preguntas Rufián ha confiado en que “a Yolanda le vaya bien”

España, “un país con una pulsión hacia la violencia”

Otra de las reflexiones de Rufián se ha centrado en el auge de la extrema derecha. Él ha reconocido que en las calles “hay mucho cabreo, hay mucha gente cabreada, mucha tensión y mucha violencia verbal”, pero ha querido remarcar que “no es ninguna novedad” en el Estado. “España es un país convulso, con una pulsión hacia la violencia en la esfera pública, política y mediática inherente a su historia”, ha zanjado.

A renglón seguido, el portavoz de ERC sí ha querido advertir de que España vive un momento “en el que la ultraderecha le ha robado a la izquierda la capacidad de indignarse ante una realidad tremendamente indignante”. Para él a partidos como Vox se les frena “llenándole la nevera a la gente” y “asegurando sus necesidades más básicas”. “O la izquierda se dedica a llenar neveras o la ultraderecha ganará levantando banderas”, ha advertido.

Para Rufián, “la ultraderecha no es solo un partido o un político, es un estado de ánimo”. “No es que haya un montón de fachas y gente a la que le guste Vox. Es que hay mucha gente con miedo, sin esperanza, cabreada, furiosa”, ha asegurado. Por eso, ha concluido: “O les damos cosas útiles o los perderemos”. Para ello, es necesario proteger la escuela, el trabajo y la familia. 

“Siempre defenderé la palabra, el diálogo y la mesa de diálogo y de negociación aunque nos espíen”. Con estas palabras se ha expresado este miércoles el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, durante una conferencia que ha pronunciado a última hora de la tarde en el Club Siglo XXI de Madrid. Rufián también ha señalado que un posible “fracaso” de esa mesa de diálogo “no será un fracaso del independentismo o de ERC”. Será, en su opinión, “un fracaso de la izquierda española”. En ese punto, ha lanzado una advertencia: “La historia nos dice que cada vez que fracasa la izquierda sube el independentismo”.

Villarejo, sobre la operación Cataluña: "Yo adelanto 30.000, si me trae el impreso [de las cuentas de los Pujol] eso es mortal"

Saber más

“ERC no habla ni negocia con el PSOE porque seamos lo mismo. Habla y negocia con el PSOE porque somos diametralmente diferentes, porque somos distintos y porque es nuestro trabajo hacerlo”, ha añadido Rufián.

La conferencia también le ha servido a Rufián para arremeter contra el futuro proyecto político de Yolanda Díaz por la pretensión de la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo de dejar en un segundo plano a los partidos para centrarse en construir una propuesta que parta de la ciudadanía. El portavoz de ERC se ha declarado como un “firme defensor de los partidos”. “Hay quien los llama escucha activa para no llamarlos lo que son”, ha ironizado, en clara referencia a Díaz.

A ella también le ha advertido de que “sin estructura” los candidatos no son “absolutamente nada”. “Nadie gana elecciones solo con buenas portadas, buenos editoriales y buenos tertulianos. Nadie gana elecciones solo con su cara. Solo los proyectos colectivos prevalecen en el tiempo”, ha señalado, para concluir, lanzando un nuevo dardo a la vicepresidenta segunda: “Quien no lo entienda pasa demasiado tiempo escuchando a quienes le están diciendo lo buena que es, que son los mismos que dijeron a alguien lo bueno y buena que era”. No obstante, en el turno de preguntas Rufián ha confiado en que “a Yolanda le vaya bien”

España, “un país con una pulsión hacia la violencia”

Otra de las reflexiones de Rufián se ha centrado en el auge de la extrema derecha. Él ha reconocido que en las calles “hay mucho cabreo, hay mucha gente cabreada, mucha tensión y mucha violencia verbal”, pero ha querido remarcar que “no es ninguna novedad” en el Estado. “España es un país convulso, con una pulsión hacia la violencia en la esfera pública, política y mediática inherente a su historia”, ha zanjado.

A renglón seguido, el portavoz de ERC sí ha querido advertir de que España vive un momento “en el que la ultraderecha le ha robado a la izquierda la capacidad de indignarse ante una realidad tremendamente indignante”. Para él a partidos como Vox se les frena “llenándole la nevera a la gente” y “asegurando sus necesidades más básicas”. “O la izquierda se dedica a llenar neveras o la ultraderecha ganará levantando banderas”, ha advertido.

Para Rufián, “la ultraderecha no es solo un partido o un político, es un estado de ánimo”. “No es que haya un montón de fachas y gente a la que le guste Vox. Es que hay mucha gente con miedo, sin esperanza, cabreada, furiosa”, ha asegurado. Por eso, ha concluido: “O les damos cosas útiles o los perderemos”. Para ello, es necesario proteger la escuela, el trabajo y la familia. 

“Siempre defenderé la palabra, el diálogo y la mesa de diálogo y de negociación aunque nos espíen”. Con estas palabras se ha expresado este miércoles el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, durante una conferencia que ha pronunciado a última hora de la tarde en el Club Siglo XXI de Madrid. Rufián también ha señalado que un posible “fracaso” de esa mesa de diálogo “no será un fracaso del independentismo o de ERC”. Será, en su opinión, “un fracaso de la izquierda española”. En ese punto, ha lanzado una advertencia: “La historia nos dice que cada vez que fracasa la izquierda sube el independentismo”.

Villarejo, sobre la operación Cataluña: "Yo adelanto 30.000, si me trae el impreso [de las cuentas de los Pujol] eso es mortal"

Saber más

“ERC no habla ni negocia con el PSOE porque seamos lo mismo. Habla y negocia con el PSOE porque somos diametralmente diferentes, porque somos distintos y porque es nuestro trabajo hacerlo”, ha añadido Rufián.

Oferta exclusiva para nuestros lectores

'Los Rotos' de Antonio Maestre, firmado y dedicado por su autor + una cuota anual de elDiario.es por solo 80 euros. ¡Las unidades son limitadas!

Hazte socia, hazte socio para llevarte tu ejemplar. Disfrutarás de muchas ventajas, apoyarás el periodismo independiente y contribuirás a construir una sociedad mejor informada.