eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ana I. Bernal Triviño

Periodista y profesora en la Universitat Oberta de Catalunya. Ha colaborado en varios medios de comunicación digitales, nacionales a internacionales, como Usa Today, Historia y Vida, Yo Dona, Huffington Post o andalucesdiario.es Actualmente, escribe para eldiario.es y publico.es. Autora del libro "Herramientas Digitales para periodistas (UOC), investiga para varios grupos científicos. Su trabajo siempre he estado vinculado al ámbito digital, donde consiguió el Premio Andalucía de Periodismo. Ha publicado diversos libros, entre otros, dedicados a la obra de Picasso o de Patricio Guzmán.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 302

¿Somos conscientes de la cantidad de violencia que soportamos?

Vivimos a diario entre todo esto.

Una violencia laboral que nos excluye del mercado del trabajo, desde jóvenes a mayores de 50, que nos somete a la precariedad absoluta, que nos aprieta con sueldos de dos euros la hora, o que ni siquiera nos paga, dando a entender que vivimos del aire. Es la misma violencia laboral que llama flexibilidad laboral a llevarte a la pobreza, y emprendedor a obligarte a pagar una cuota de autónomos que pagas de milagro cada mes. También es la misma que margina por cuestión de raza o sexo, la que rechaza a alguien por su color de piel, orientación sexual o por ser mujer y preguntar si piensa quedarse embarazada… o aprovecha a despedirla cuando lo está. También es la misma violencia que ocasiona cientos de muertes cada año ante el silencio de instituciones y de la sociedad, que los considera como casos de la mala suerte, en lugar de situar su raíz en la propia estructura del sistema del capital y en la falta de prevención.

Seguir leyendo »

Sobre decir los nombres de los acosadores y agresores

¿Pero de dónde nacen esas ganas tan fuertes de saber los nombres de los acosadores? ¿De dónde os nace ese interés tan intenso de saber su nombre (solo el nombre) cuando no mostráis el mismo interés ante cientos de situaciones machistas?

¿De dónde nace ese afán supremo de saber cuando, en verdad, os importa un pimiento lo que haya podido sufrir la víctima y las consecuencias de dar el nombre?

Seguir leyendo »

Sí, las mujeres son víctimas y supervivientes

Empieza a cansar. Y a irritar.

Resulta impresionante comprobar cómo, ante cualquier respuesta desde el feminismo, ya no se reacciona con el típico argumento vacío de "puritanas" o "reprimidas", sino que se da un paso más, absolutamente vergonzoso, y se señala directamente a la víctima.

Seguir leyendo »

Se escribe POBREZA, PO-BRE-ZA

Desde que empezó la crisis estamos soportando conceptos neoliberales como flexibilidad, emprendedor, precariedad… Y los soportamos de forma tan reiterada que lo hemos incorporado a nuestro lenguaje como lo más normal del mundo. Porque decir, en cambio, explotación laboral, autónomo de toda la vida, o no tener dinero ni para comer es, quizás, demasiado doloroso. Y, sobre todo, demasiado escandaloso.

Tras esto, para camuflar aún más la realidad, nos llevan todo el año inundando en los medios con palabras inglesas. Esos anglicismos que le dan a todo un toque guay y moderno. Una tendencia que, como parece venir de fuera, se acepta y se aplaude: si lo hacen en el extranjero es que tiene que ser bueno, ¿verdad? Porque así es como siempre nos lo han vendido. De esta manera llevamos tragando conceptos como freeganismo, trabacaciones, nesting, minijobs, cooling, millenials, doer, wardrobing, job sharing, sinkies… uno tras otro, sin parar.

Seguir leyendo »

Voy a hablar de aquello que no se puede hablar

Voy a hablar de aquello que, por activa o pasiva, me han callado estos días. Desde el mismo 1 de octubre cuando publiqué un asesinato machista y me dijeron que lo retirara porque "no era el momento". Vivimos en la tensión diaria, en la incertidumbre, y en una crisis política grave. Pero también en una crisis social que sigue, que perdura, de la que cada vez se habla menos porque se ha normalizado más, y más, y más.  

Voy a hablar de todo aquello que se habla bajito y queda en segundo lugar. De la Gürtel, Púnica, Aguirre, Rato o Lezo, del 3%, de los 40.000 millones de euros perdidos por el rescate bancario, del CETA, de que lo político se resuelva por lo penal, o que el jefe de la UDEF confirme que Rajoy cobró en B y no pase nada.

Seguir leyendo »

Qué hacer con tanta rabia e impotencia

De esto que llega el día y no quieres escribir. No quieres escribir porque ya está todo dicho, porque hay una saturación de mensajes, porque sientes en tu nuca una especie de caza según lo que digas, porque tus mismos sentimientos se convierten en una carrera de obstáculos, y porque de lo único que tienes ganas es de dar un golpe en la mesa donde soltar parte de la carga.

Siento rabia e impotencia de tener que dar explicaciones de forma continua por trabajar donde trabajo, por vivir donde vivo, por nacer donde he nacido, por lo que escribo, digo y pienso y, también, por ser mujer.

Seguir leyendo »

La vida es muy larga

El otro día una amiga comentaba que le daba miedo ver cómo caen las máscaras, cuando personas de nuestro entorno deciden mostrar su peor rostro. Cuando aplauden sin pudor a un barco ultra que quiere impedir la llegada de refugiados, cuando exigen la expulsión de emigrantes, rechazan derechos laborales, apoyan a maltratadores o fiestas que fomentan el acoso y el abuso… y mil cosas más.

En definitiva, personas a las que les da igual mostrar un fondo oscuro y mezquino, carentes de respeto al otro y cualquier consideración moral. Personas a las que les da igual recibir una reprobación pública, porque justo sus principios son los de no tener principios. Posicionarse de forma tan abierta y clara, por un lado, como decía mi amiga, puede dar algo de miedo. Porque ya no es una leve cuestión de opinar diferente. Es posicionarse en contra de derechos fundamentales. Pero, al menos, es mejor saberlo con tiempo para intuir lo que puede venir.

Seguir leyendo »

Y después de ser maltratada… ¿qué?

Un día despertó.

Y ya no tenía miedo.

Seguir leyendo »

¿Cuánto importamos las mujeres y la violencia de género?

Esta es la pregunta del CIS en el barómetro del mes de mayo. La mayoría considera que los principales problemas son el paro o la corrupción, pero si se sigue consultando el listado de respuestas aparece: "La violencia contra la mujer".

Y entonces, dado que este problema se identifica de forma directa con los más de  800 asesinatos a mujeres ocurridos en los últimos 14 años, que ha dejado niños y niñas también asesinados por sus padres o están huérfanos, que ha dejado a familias rotas, que produce mujeres con traumas durante el resto de su vida… una piensa: "Creo que la sociedad se está concienciando. Deberá de tener un porcentaje alto".

Seguir leyendo »

¿Dónde diablos jugarán los niños?

La tierra está a punto

de partirse en dos.

Seguir leyendo »