eldiario.es

Antonio Baños

Antonio Baños Boncompain (Barcelona, 1967) es un periodista catalán. Estudió y se licenció en Ciencias de la información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha trabajado en prensa escrita y fue colaborador del programa de radio de RNE Asuntos Propios, en la sección Economía para idiotas. En televisión, colabora con La Sexta y Cuatro.

Ha publicado dos libros sobre economía, 'La economía no existe' (traducida al portugués) y 'Posteconomía', en los que se muestra crítico con esta disciplina y con los economistas, y otro sobre Catalunya, 'La rebelión catalana'.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 766

Barcelona, capital de la República

Il·lustració: POL RIUS

Els romans del segle IV coneixien Barcelona com «la ciutat coronada». No pas perquè tingués rei, ni fos capital d’un regne, sinó per les 74 torres que enfortien la impressionant muralla d’aquella petita Bàrcino. Per això, vista des del pla, el mont Jovis o des del mar, la ciutat feia tota la impressió de ser una corona gegantina de pedra clara.

Com es pot deduir, ja en aquells anys finals però tranquils de l’Imperi romà era l’arquitectura i no la política el que definia la condició i funció de la ciutat, tal com sovint ha passat fins avui.

Expliquen ara els arqueòlegs que aquesta desaforada muralla, construïda sense cap amenaça militar propera, potser va ser una primerenca forma de cofoisme barceloní, de pijerisme togat. Barcelona no era la capital, ho era Tàrraco. I aquesta no tenia cap muralla, confiada com estava de la seva protecció en les forces i cossos de seguretat de l’Imperi romà. El consolat, la fiscalia i tot l’aparell burocràtic, indissoluble i unitari, eren més sòlids que les pedres barcelonines.

Seguir leyendo »

Barcelona, capital de la República

Ilustración: POL RIUS

Los romanos del siglo IV conocían Barcelona como «la ciudad coronada». No porque tuviera rey, ni fuera capital de un reino, sino por las 74 torres que fortalecían la impresionante muralla de aquella pequeña Barcino. Por ello, vista desde el plano, el Monte Jovis o desde el mar, la ciudad daba toda la impresión de ser una corona gigantesca de piedra clara.

Como puede deducirse, ya en aquellos años finales pero tranquilos del Imperio romano era la arquitectura y no la política lo que definía la condición y función de la ciudad, tal y como a menudo ha ocurrido hasta la fecha.

Cuentan ahora los arqueólogos que esta desaforada muralla, construida sin ninguna amenaza militar cercana, tal vez fue una temprana forma de complacencia barcelonesa, de pijerismo togado. Barcelona no era la capital, lo era Tarraco. Y esta no tenía muralla alguna, confiada como estaba de su protección en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Imperio romano. El consulado, la fiscalía y todo el aparato burocrático, indisoluble y unitario, eran más sólidos que las piedras barcelonesas.

Seguir leyendo »

El Shock Catafilàctic

La nostra terra és redimida. El gran moment és arribat. Fora els ultratges. Lluny la mentida

A la vida d’un servidor, un parell de coses li han portat problemes de forma persistent. Son els gintònics i l’optimisme. El primer dels factors avui dia es troba absolutament hipsteritzat i barcelonitzat i qualsevol passarell es vanta de beure'n un, fins i tot amb verdures, pilota i carn d’olla. L’optimisme, però, encara és una malura secreta vergonyant i profundament anticatalana.

Per això, fer un text optimista sobre dia negre del Procés, sobre el gran shock catafilàctic, la diada de la al·lèrgia catalana, el jorn del rampell i el renec, pot semblar una inadmissible frivolitat “antiprocessal” (contra el Procés, vull dir). I si així encara pensa el lector, hauré de tornar a la meu problema número u.

Seguir leyendo »

El shock catafiláctico

40 Comentarios

La nostra terra és redimida. El gran moment és arribat. Fora els ultratges. Lluny la mentida

En la vida de un servidor, un par de cosas le han traído problemas de forma persistente. Son los gin-tonics y el optimismo. El primero de los factores hoy en día se encuentra absolutamente hipsteritzado y barcelonizado y cualquier pardillo se pavonea de beberse uno, incluso con verduras, pelota y cocido. El optimismo, sin embargo, todavía es una plaga secreta vergonzante y profundamente anticatalana.

Por eso, escribir un texto optimista sobre el día negro del Proceso, sobre el gran shock catafiláctico, el día de la alergia catalana, la jornada del arrebato y el taco puede parecer una inadmisible frivolidad "antiprocesal" (contra el Proceso, quiero decir). Y si así todavía piensa el lector, tendré que volver a mi problema número uno.

Seguir leyendo »

¡Catalanes, a Can Brians!

Fue después de ver a lección de serenidad democrática, de temple , de hidalguía que tuvieron Sánchez "la niña feliz" Camacho y su grupo de periodistas de mundo y de gente de orden. Fue después de esta epifanía de #spanishdemocracy que lo tuve claro: Hoy mismo me pongo a desobedecer la ley española. A saco. A tope. Como quieran. En parte por patriotismo de ese que me inocularon en la escuela franquista donde estudié y en parte por egoísmo, porque si me encarcelan el primero podré escoger en Can Brians la litera de arriba, que es la que mola.

Decía el gran jurista castellano del siglo XVI Francisco Suárez en su De legibus que "Solamente puede llamarse ley la que es medida de la rectitud sin más y, consiguientemente, sólo la que es regla recta y honesta". Es obvio que nos encontramos en un caso en el que se nos impone una ley que no es recta y que de honesta no tiene nada.

Los catalanes tenemos pues derecho a desobedecer. De hecho, desobedecer es un viejo derecho catalán, y a menudo lo único que se nos ha reconocido: cierre de cajas, revueltas de quintas, La Canadenca y, por supuesto, el sitio de 1714. El proceso deja a partir de hoy de ser una fiesta familiar. Es algo de adultos con derechos políticos. Es un tema de conciencia y responsabilidad. Del Septiembre alegre pasamos octubre serio.

Seguir leyendo »

Catalans, cap a Can Brians!

Va ser després de veure a lliçó de serenor democràtica, de temple, d' hidalguía que van tenir Sánchez "la niña feliz" Camacho i la seva colla de periodistes de món i de gent d’ordre. Va ser després d’aquesta epifania de #spanishdemocracy que ho vaig tenir clar: Avui mateix em poso a desobeir la llei espanyola. A saco. A tope. Com vulguin. En part per patriotisme d’aquest que em van inocular a l'escola franquista on vaig estudiar i en part per egoisme perquè si m’empresonen el primer podré escollir a Can Brians la llitera de dalt, que és la que mola.

Deia el gran jurista castellà del segle XVI Francisco Suárez en el seu De Legibus que “ Solamente puede llamarse ley la que es medida de la rectitud sin más y, consiguientemente, sólo la que es regla recta y honesta”. És obvi que ens trobem en un cas en el qual se'ns imposa una llei que ni és recta i que d’honestatat no en té cap.

Els catalans tenim, doncs, dret a desobeir. De fet, desobeir és un vell dret català, i sovint l’únic que se’ns ha reconegut: Tancament de caixes, revoltes de quintes, La Canadenca i, és clar, el setge de 1714. El procés deixa a partir d’avui de ser una festa familiar. És una cosa d’adults amb drets polítics. És un tema de consciència i responsabilitat. Del Setembre alegre passem l'octubre seriós.

Seguir leyendo »

La Patum de Girona

El sábado pasado Girona fue el centro mundial del sector de la independencia. Si Barcelona tiene aquel congreso del móvil, Girona tuvo el mejor en smart-indepes. O sea: la feria Estelània, Carme Forcadell, los llamados Líderes del Sí y (aquí es donde entra un servidor), una especie de Mundial paralelo de escritores independentistas. Todo bajo el explícito nombre de: Jornades Catalunya vol viure en Llibertat i amb Dignitat. Los compañeros de El punt Avui organizaban el encuentro y la cosa, creo, fue bastante bien.

Llegamos a Girona en tren con David Fernández, de la CUP, y Pere Macias, que insiste en que todos debemos proteger al presidente ante los ataques finales de los borbónicos. Ya en el Auditorio de Girona, unos sesenta autores nos reunimos bajo unas reproducciones ampliadas de las portadas de nuestros libros que cuelgan de una pared como si fueran cuadros. Es la nueva National Gallery. El profesor Joan Francesc Mira nos imparte una ponencia de las suyas. Erudita, divertida y con este punto suyo tan envidiable entre la distancia irónica y el entusiasmo. Habla después Mascarell. Un poco largo y confuso pero vaya. En la sala de al lado el ambiente es totalmente diferente. Carme Forcadell ha reunido al pueblo soberano más entusiasta. Nos hacemos una foto y nos dan unos tickets para la Firatast, una feria gastronómica bastante variada y sabrosa. Bien, todo muy bien.

Unas jornadas por la libertad que saben, o al menos así lo espero, a fin de curso. Pero no a fin de curso cualquiera. A fin de curso de segundo de bachillerato, por ejemplo, cuando tienes que elegir a qué carrera irás el otoño siguiente. Un fin de curso de año de selectividad. De no retorno.

Seguir leyendo »

La Patum de Girona

El dissabte 12 Girona va ser el centre mundial del sector de la independència. Si Barcelona te aquell congrés del mòbil, Girona va tindre el bo i millor en smart-indepes. O sigui: la fira Estelània, Carme Forcadell, els anomenats Líders del Sí i (aquí és on entra un servidor), una mena de Mundial paral·lel d’escriptors independentistes. Tot sota l'explícit nom de: Jornades Catalunya vol viure en Llibertat i amb Dignitat. Els companys de El punt Avui organitzaven l’aplec i la cosa, crec, va anar força bé.

Arribem a Girona en tren amb David Fernández, de la CUP, i en Pere Macias, que insisteix en què tots hem de protegir al president davant els atacs finals dels borbònics. Ja a l'Auditori de Girona, una seixantena d'autors ens apleguem sota unes reproduccions ampliades de les portades dels nostres llibres que pengen d’una paret com si fossin quadres. És la nova National Gallery. El professor Joan Francesc Mira ens imparteix una ponència de les seves. Erudita, divertida i amb aquest punt seu tan envejable entre la distància irònica i l’entusiasme. Parla després en Mascarell. Una mica llarg i confús però vaja. A la sala del costat l’ambient es totalment diferent. Carme Forcadell ha aplegat el poble sobirà més entusiasta. Ens fem una foto i ens donen uns tiquets per la Firatast, una fira gastronòmica prou variada i gustosa. Bé, tot molt bé.

Unes jornades per la llibertat que tenen, o almenys així ho espero, gust de fi de curs. Però no d’un curs qualsevol. El fi de curs de segon de batxillerat, posem per cas, quan has d’escollir quina carrera faràs la tardor següent. Era un fi de curs d’any de selectivitat. De no retorn.

Seguir leyendo »

No hay dos sin tres

28 Comentarios

No sé si lo tienen muy presente, pero en los 300 años de desgracias y mal gobierno de los borbones peninsulares, la familia campechana ha sido expulsada de España dos veces. Y dicen que no hay dos sin tres.

Tantas ganas se le ha tenido a la dinastía que el pobre general Prim, tan reivindicado ahora por ese hombre de extraño peinado que es Ramón Tamames, dejó para la historia aquella frase: "¿Los Borbones en España? jamás, jamás, jamás". Como se sabe, Prim fue disparado y estrangulado por intentar cambiar de dinastía y los tipos que jamás deberían regresar a España nos regalan estos días con su ritual familiar del traspaso de la finca.

España no es lo que podría haber sido y, desde luego, siempre ha estado a distancia de lo que debería haber sido. Y este lamento incluye, cómo no, a esta saga borbónica, mezcla chusca de juego de tronos y Hostal Royal Manzanares que lleva, en su última etapa, 39 temporadas en antena con hastío de publico y poca contundencia de la crítica.

Seguir leyendo »

Multireferéndum

Siempre que puedo, en estos actos públicos que frecuento de un año a esta parte, utilizo una metáfora. Ya me dirán qué les parece. Para hablar de la diferencia entre ser una autonomía y ser soberanos, a lo que aspiramos, les digo que la diferencia entre autonomía y soberanía es la misma que hay entre tener diecisiete años o dieciocho. Parece muy poca cosa pero, de hecho, es la diferencia entre ser un niño y un adulto en términos legales. Un menor, un chico con autonomía, puede vivir la ficción de la libertad. Si tiene unos padres bastante liberales o despreocupados, puede llegar de madrugada, tener tele en el cuarto, traer chicas a casa e incluso tomarse una cerveza con el padre. Pero la libertad verdadera, la que deriva de la soberanía, no la tiene. No puede montar una empresa, casarse y sobre todo, no puede huir de casa sin consentimiento porque la Hemetèrita, que decía Chiquito, devolvería al crío a la disciplina constitucional de la indisoluble unidad de la familia.

O dicho de otro modo, a los menores, a las autonomías, se las trata con condescendencia, quizá con generosidad si se portan bien, como Monago, pero nunca con justicia e igualdad dado que son entes "inferiores". La única manera de ser respetado es ser adulto. Ser soberano.

Pues esta metáfora me ha venido a la cabeza después, eso sí, de unos minutos de maldiciones y tacos, al conocer la noticia de que la Junta Electoral Central ha prohibido la instalación de urnas a los compañeros de la campaña por el Multireferéndum.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -