eldiario.es

Menú

"No tenim por"

Barcelona, la noche del atentado.

El 15 de febrero del 2003, cientos de miles de catalanes llenaron el centro de Barcelona en una de las manifestaciones más multitudinarias de las 500 que ese día se convocaron en todo el mundo. Su 'no' a la guerra retumbó en la Moncloa de Aznar y el eco no fue menor en los medios internacionales.

Este año, también en febrero, también en Barcelona, una multitud se manifestó en defensa de los refugiados. El lema "Volem acollir" se ha convertido en un referente para colectivos de otros países europeos (lástima que no lo sea para los gobiernos, empezando por el español).

Así es esta ciudad. Y así debería seguir siendo si es que no quiere dejar de ser Barcelona. Con sus contradicciones, como la mayoría de capitales, con dificultades para gestionar el asedio turístico, con la permanente y a veces justificada comparación con Madrid... Así es Barcelona, hoy dolida y consternada, pero abierta como pocas.

Seguir leyendo »

Un ataque al corazón de Barcelona y de la libertad

Era una amenaza latente. Después de París, Londres, Bruselas, Niza, Berlín... cualquier ciudad europea con proyección internacional podía ser un objetivo terrorista. Barcelona, uno de los grandes centros turísticos europeos, figuraba, evidentemente, en esta lista. Y la amenaza, por desgracia, se ha hecho efectiva. Los terroristas han atacado el corazón de Barcelona: La Rambla, el epicentro de la Barcelona que acoge a millones de turistas. El símbolo de la ciudad abierta al mundo.

Cuando conozcamos las identidades de las víctimas, sabremos que representan a la ciudadanía global. Porque la Rambla no es sólo de Barcelona, sino el punto de encuentro de ciudadanos de todos los continentes. Así se hará evidente, una vez más, que el terrorismo representa un ataque a la libertad de todos. A la convivencia. A los valores de las democracias.

El atentado terrorista en Barcelona era un temor muy presente. Pero que se intentaba no verbalizar. Con la esperanza de que nunca se hiciera realidad. No ha sido así. Barcelona, trece años después de los atentados de Madrid, se añade a la lista del terror yihadista. Madrid sufrió el peor ataque islamista cometido nunca en Europa, con 192 muertos. Desde entonces, la relación de atentados ha sido interminable hasta llegar hoy a Barcelona. Una relación en la que la mayoría de víctimas del yihadismo son, debemos recordarlo, de religión musulmana, en Siria, en Irak, en Afganistán...

Seguir leyendo »

Antonio Machado: aún hoy "golpe a golpe, verso a verso"

No es la primera vez que la órbita independentista acusa la figura de Antonio Machado de "anticatalanismo". Sin embargo, un historiador de hoy tiene que ser muy ignorante, muy insensible o muy fanático para incluir con este motivo al poeta castellano más valorado de la época y símbolo del exilio en un informe de memoria histórica encargado por la Concejalía de Cultura (ERC) de Sabadell con una lista de nombres a revisar en el actual nomenclátor de calles de la ciudad,   insinuación que el alcalde se ha apresurado a desautorizar ante el escándalo provocado. 

El poeta sevillano criado en Madrid mantenía una actitud cercana al partido Acción Republicana del presidente Manuel Azaña. No se movió a raíz de las fricciones entre el gobierno de la República y de la Generalitat durante la Guerra Civil a causa de las competencias respectivas en disputa, cuando ambos gobiernos y el propio poeta residían en Barcelona, antes de emprender el exilio hacia Francia. La postura política de Machado siempre fue de fidelidad activa a la República, hasta dejar la vida después de tan solo 26 días de llegar al exilio de Collioure, "fusilado" en este caso por la tristeza y el desconsuelo.

Ya era considerado el primer poeta vivo en lengua castellana, una figura patriarcal de 61 años cuando decidió no marchar de España al comienzo de la Guerra Civil, a diferencia de lo que hicieron Ramón Menéndez Pidal, Américo Castro, Azorín, Pío Baroja, José Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, Gregorio Marañón, Pedro Salinas, Salvador de Madariaga, Ramón Pérez de Ayala y otros. Él quiso quedarse en el domicilio familiar de Madrid com o gesto personal de apoyo a la legalidad republicana.

Seguir leyendo »

Desalojados

El desalojo del edificio de la calle Sugranyes, 9 se ha producido con un fuerte dispositivo policial

Este mes de agosto no ha dado tregua al drama de los desahucios. El parón de los Juzgados no se ha traducido en un respiro para las familias que viven bajo la temible amenaza de ser expulsadas de sus viviendas. En menos de veinticuatro horas, en Barcelona se han producido dos desalojos encadenados y controvertidos con imágenes dramáticas que han perturbado la relativa calma veraniega de la ciudad. Gritos, empujones, heridos, recogida de pertenencias deprisa y corriendo, niños y niñas llorando.

En las dos ocasiones – una en la calle Sugranyes y la otra en Entença- se trataba de edificios enteros donde vivían numerosas familias en situación de vulnerabilidad. La finca de la calle Entença era conocida por haberse convertido en un ejemplo de la presión que sufren los vecinos y vecinas en una zona donde ya plana la sombra de la especulación inmobiliaria.

Sobre los dos sucesos se proyectan sombras y se abren interrogantes que el nuevo Consejero de Interior, Joaquim Forn, haría bien en aclarar en cuanto máximo responsable de esos operativos. El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ya ha pedido explicaciones en una investigación de oficio por posible vulneración de los derechos de los afectados.

Seguir leyendo »

Del ‘regalo’ de Aena a las colas de El Prat

Pasajeros hacen cola en un aeropuerto

Las largas colas de embarque en el aeropuerto de El Prat, en días de máximo tránsito de viajeros, no se pueden permitir. Como tampoco es admisible el oportunismo de aquellos que quieren convertir un conflicto laboral y de modelo, que viene de lejos, en algo relacionado con su hoja de ruta hacia un aterrizaje incierto y sin pista habilitada el 1 de octubre.

Para entender algo de lo que ocurre en los aeropuertos españoles es necesario hacer una escala en el pasado reciente, cuándo el 11 de febrero del 2015 Aena salió a bolsa.

"Cuidando cada detalle, atendiendo a lo más pequeño, nos hemos hecho grandes", rezaba la publicidad institucional con la que Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) promocionó la oferta pública de venta (OPV) de acciones que sirvieron para colocar un 28% de la empresa pública en bolsa, en la mayor privatización realizada en España en los últimos años.

Seguir leyendo »

El 2 de octubre del señor Esteve

1 de octubre, 8 de la mañana. A una hora de abrir el colegio electoral situado en la escuela Madre Superiora ya hay un grupito de impacientes haciendo cola. La directora de la escuela abre la puerta a una comisión formada por un funcionario voluntario, en representación de la administración electoral, los miembros de las diversas mesas, un observador y una pareja de mossos d'esquadra. Todo a punto. A las 8.30 llama a la puerta un señor que se hace acompañar de una pareja de la guardia civil. Se identifica como un agente judicial con una orden de requiso de todo el material electoral, empezando por las urnas. El representante de la administración se niega, y mientras mira de reojo a la pareja de mossos rasga la orden del agente judicial a la vez que le comunica que ahí no se acata la legalidad española. Uno de los mossos se pone una mano a la cartuchera. Lo mismo hacen los dos guardias civiles.

Esta escena de Far West (o de Far Caracas) sería impensable en Cataluña... ¿O no? Porque es lo que parece que tenga que suceder si hacemos caso a quienes, a día de hoy, aseguran con gran rotundidad que el 1 de octubre habrá urnas y a quienes aseguran con idéntico convencimiento todo el contrario, que de ninguna forma las habrá. Y cómo que Puigdemont y Rajoy no se han citado en el OK Corral (ni en la plaza Bolívar), quizá tendremos que vivir el esperpento de ver si desenfunda antes el poli de azul o el de verde. Entonces sí, Catalunya sería por fin noticia en todo el mundo. Porque, no nos engañemos, hasta ahora las editoriales y entrevistas a grandes medios internacionales han sido un gota a gota que en realidad sólo ha servido para insuflar ánimos a la parroquia local, pero que han tenido el mismo efecto en la opinión pública mundial que el interesante artículo sobre el conflicto irresuelto de las islas Chagos que leí hace unos días en la revista Directa .

Seguir leyendo »

El espacio público que nos roban cada día

Estado habitual de mal uso del espacio público de la Rambla Just Oliveras de L'Hospitalet de Llobregat

Barcelona y otras ciudades tienen muchos metros cuadrados robados desde hace mucho tiempo. El espacio público parece que no siempre se aprecia como un bien común y en cambio se permite ocupar por uso privado. A estos espacios robados los vecinos y las vecinas no podemos acceder porque alguien decide que es suyo sólo porque es el primero que llega. Además de ocuparlo ilegítimamente, se hace sacando beneficio particular. Cada día que pasa, aquel metro cuadrado es explotado y impunemente expropiado a los vecinos por una ganancia privada.

Anclajes de bicicletas

Desde hace unas semanas hay una polémica en la red sobre la utilización que hace una empresa de alquiler de bicicletas de los anclajes públicos para atarlas. La controvertida marca distribuye su flota por toda Barcelona y utiliza el mobiliario público para que sus clientes tengan un mejor servicio. Hemos visto muchas fotografías de una ocupación que, para muchos, además es desproporcionada. La polémica aumenta cuando la misma empresa responde a las quejas sugiriendo que en vez de quejarnos pedimos al Ayuntamiento que pongan más anclajes. Es decir, que la sugerencia va encaminada a que entre todas le paguemos los puntos de servicio a la empresa privada. Por lo menos, es una manera peculiar de entender la ciudad.

Seguir leyendo »

La ley Comín: un debate ineludible, una ley para repensar

El conseller Comín augura del Gobierno "algún tipo de intervención" sobre las instituciones catalanas

Nació para solucionar un problema, pero se está convirtiendo en un problema más grande. El Anteproyecto de ley de fórmulas de gestión de la asistencia sanitaria con cargo a fondos públicos parece haber entrado en un callejón sin salida, víctima de la cuenta atrás del final de legislatura y del fuego cruzado de los que defienden los intereses de las empresas mercantiles concertadas con el CatSalut y los que defendemos un modelo con una clara preferencia por la provisión pública. Mayorías transversales empiezan a aprobar mociones municipales que piden su retirada, y su capacidad de aglutinar una mayoría parlamentaria queda en fuerte entredicho.

El proyecto nació para adaptar al actual "modelo sanitario catalán" la Directiva Europea de contratación pública de 2014, que obliga a cualquier empresa privada a concursar y reserva los encargos directos a las entidades públicas, afectando los conciertos a las empresas privadas en el entorno de salud. En este marco, plantea establecer una excepción para las entidades de economía social, sin ánimo de lucro, o de base asociativa, manteniendo la posibilidad de concertar con ellas sin que éstas tengan que competir con el resto de empresas mercantiles: intenta así adaptar al nuevo contexto normativo los principios de la LOSC, y escapa y pospone hasta otra legislatura el debate sobre la nueva Llei de Salut de Catalunya. Pero su supuesta inocuidad y buen propósito de reglamentar la prioridad a la provisión social por delante de la mercantil, se contradicen con una serie de elementos todo menos que neutras, que hacen muy difícil construir un consenso social o despacharla como una ley estrictamente técnica.

¿Qué se considera "economía social" en el actual proyecto de ley? Lo que establezca la normativa específica, aún pendiente en el ámbito catalán, y en su defecto, los principios poco concretos que formula el propio proyecto: fin de lograr el interés colectivo de sus integrantes, y/o el interés general económico o social; primacía de las personas y del fin social sobre el capital; aplicación de los resultados obtenidos en función del trabajo desarrollado por las personas que integran la entidad y, en su caso, a la finalidad social de la entidad; promoción de la solidaridad interna; independencia respecto de los poderes públicos.

Seguir leyendo »

Melilla, paradigma de la Europa-fortaleza

Manifestación de la Caravana Abriendo Fronteras en Melilla

¿Qué hacemos unas 500 personas vagando por Melilla? Desde luego no es el interés turístico lo que nos ha traído hasta esta extraña ciudad rodeada de una valla fronteriza que la separa de Marruecos. Y no es porque la ciudad no sea hermosa; lo es, siempre que consigas abstraerte de la evidente militarización, si consigues no ver la abundancia de símbolos franquistas, si te niegas a percibir el desamparo y la violencia a que están sometidos los menores no acompañados que prefieren malvivir en el puerto esperando la oportunidad de colarse en un ferry a permanecer en un centro donde son hacinados y maltratados. 

La ciudad es hermosa y ofrece buenas oportunidades de ocio; por ejemplo, puedes jugar al golf en un bien cuidado campo, siempre que no te fijes en la valla asesina que lo separa de Marruecos, siempre que puedas obviar la vecindad del CETI, donde se agolpan las personas "afortunadas" que han conseguido pisar suelo español y esperan ser derivadas a la península para avanzar una casilla más en el intento de acceder a la ansiada vida digna que se espera conseguir en Europa.

La ciudad dispone también de una amplia red de comercios donde consumir todo tipo de productos, sin reparar en la extrema explotación y violencia en que trabajan las personas porteadoras que transportan, como hormigas laboriosas, enormes y pesados bultos de lado a lado de la frontera. Solo que no son hormigas, son personas, la mayoría mujeres, las que sustentan un negocio millonario con su trabajo ínfimamente pagado y en las peores condiciones.

Seguir leyendo »

Cuando la Ley de Extranjería desprotege las víctimas de violencia de género

Fátima es una superviviente de la violencia machista. Durante años convivió con su ex pareja, que la sometió a un trato degradante. Compartían piso con los amigos de él, que también participaban de este escarnio. Un día, en el marco de una discusión, Fátima respondió a tanto tiempo de agresiones con un solo golpe sobre uno de los amigos de su ex pareja y fue condenada por lesiones. De todo el proceso de violencia machista es la única causa penal que hubo.

Ella decidió no denunciar nunca. Pero rompió con aquella relación y pasó a vivir durante un año en un piso de acogida para mujeres víctimas de violencia de género. Poco a poco pudo dejar atrás todo el proceso de violencia que vivió. Salió del piso, encontró trabajo estable y pudo ir rehaciendo su vida. Estaba reuniendo la documentación para poder reagrupar a su hijo, ya que después de diez años viviendo en España cumplía con todos los requisitos que exige la Ley de extranjería y podían planear vivir juntos en Barcelona.

Pero todo este proceso se vio alterado en el momento en que le tocaba renovar su permiso de residencia para obtener el de larga duración, que otorga una relativa estabilidad y la no exigencia de cotización para renovarla. Cumplía con todos los requisitos, menos uno: tenía un antecedente penal. Y la Oficina de Extranjería de Barcelona le denegó la renovación y no le dio ninguna alternativa, debido, a su juicio, a la gravedad del antecedente.

Seguir leyendo »