eldiario.es

Focos

Asier Antona

Presidente del Partido Popular de Canarias.

La buena política

Me habrán oído hablar, en los últimos meses, de la importancia de la estabilidad en la escena política canaria. Y esto se ha interpretado de diferentes maneras, según el punto de vista que se aplicase y la traducción –a veces, interesada– que se pudo haber hecho sobre cuáles serían los próximos pasos que daría el Partido Popular en Canarias. Estoy convencido de que los valores de la estabilidad son los más necesarios en tiempos de incertidumbre y en esta nueva etapa, en la que me toca liderar nuestra formación política en las Islas, los voy a defender para que sean nuestro rasgo distintivo.

El tiempo transcurre vertiginoso y a veces nos hace perder la perspectiva. Por eso, conviene recordar que tras las elecciones de diciembre de 2015 pasamos los españoles doce meses de una incertidumbre política que resultó inusual para una democracia consolidada como la nuestra. La dispersión de parte del voto llevó a una distribución de fuerzas parlamentarias que, sumada a la intransigencia de algunos, volvió imposible el acuerdo de investidura y tuvo como consecuencia la repetición de elecciones generales en junio pasado. Tras esta nueva cita electoral, algunos de los actores reconsideraron sus posiciones iniciales y, como fruto de ello, Mariano Rajoy pudo, aunque en minoría, ser investido para un nuevo período de gobierno. ¿Qué fue lo que sucedió entre una y otra llamada a las urnas? Primero, un premio de la ciudadanía al Partido Popular, que vio crecer su apoyo y representación; y segundo, una nueva actitud por parte de los que supieron leer la voluntad mayoritaria y facilitar una salida al atolladero en que nos encontrábamos.

Seguir leyendo »