eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Javier Pérez de la Cruz

Valencia, 1988. Actualmente en Londres. He escrito historias desde Túnez, Alemania, Grecia o Reino Unido. Estoy interesado en el periodismo internacional centrado en derechos humanos, sobre todo inmigración. Antes he pasado por RNE y nunca me alejo mucho del Mediterráneo gracias la revista digital M’Sur.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 13

Miles de kurdos no pueden volver a sus casas en Turquía un año después de los combates

" Primero el Gobierno nos ofreció 5.000 liras (1.260 euros) por los muebles. Era muy poco y dijimos que no. Pasado un tiempo nos volvieron a repetir la oferta, 5.000 liras, y otra vez contestamos que no. Pero después, como un hijo se casaba y necesitábamos dinero, fuimos nosotros a ellos. Entonces solo nos ofrecieron 3.500 (886 euros)".

Selam Kusçu recuerda desde el corazón de Sur, la ciudad vieja de Diyarbakir, la cantidad de dinero que ha recibido hasta el momento por la casa en la que su familia vivió durante 15 años. "No. 18 años, papá. Porque yo ya nací allí", le corrige su hijo Baris. De aquella vivienda ya no queda nada. "Al menos pudimos sacar algunas cosas antes".

Seguir leyendo »

Explotadas y encerradas en hogares del Reino Unido

Elvira no sabía dónde estaba. Era enero y hacía frío mientras caminaba por algún lugar de Londres, sola, perdida y asustada. Al haber escapado de aquel lugar también había quebrantado la ley. Pero ya había sufrido suficiente, abusos e insultos, días de comer sobras y de encierro. Mientras hablaba por teléfono, al otro lado de la línea una voz de mujer le pedía que describiera qué veía a su alrededor –"¿qué tiendas?, ¿qué edificios?"– para poder averiguar dónde se encontraba exactamente. "Al final la rescatamos", cuenta Regina de los Reyes con una gran sonrisa; ella también tuvo que escapar de un hogar en Reino Unido antes de unirse a la Asociación Filipina de Trabajadoras Domésticas (FDWA).

Esta experiencia, por la que la filipina Elvira Santos tuvo que pasar hace un año, no es un caso aislado. Ella es una de las "muchas trabajadoras domésticas inmigrantes" que llegan al Reino Unido con una familia extranjera que se instala temporalmente en el país y que se encuentran en "situación de esclavitud", en palabras de la presidenta de Justicia para las Trabajadoras Domésticas (J4DW, en inglés), Marissa Begonia, por una modalidad de visado ligado a un solo empleador.

Seguir leyendo »