eldiario.es

Menú

Sílvia Vidal abre una nueva vía en Alaska

La catalana necesitó 16 días en pared para abrir ‘Un pas més’ (A4/A4+ 6a, 530m) en la cara oeste de Xanadu, en Arrigetch Peaks

- PUBLICIDAD -
Sílvia Vidal en la vía 'Un pas més,' en la cara oeste de Xanadu (Alaska).

Sílvia Vidal en la vía 'Un pas més,' en la cara oeste de Xanadu (Alaska).

Del 5 al 21 de julio, Sílvia Vidal abría en solitario una nueva ruta en la cara Oeste de Xanadu (Arrigetch Peaks, Alaska). Fueron 17 días en pared, pero 36 porteando, para un total de 53 en un valle remoto de Alaska, cargando 150 Kilos de material y comida. Y todo en solitario. Cargaría con seis bultos de 25-26 Kg. cada uno, durante la aproximación. Y aunque de comida llevaba lo mínimo, al fin y al cabo, serían casi dos meses… A eso hay que sumarle el material de escalada para un big wall en solitario. Sin ayuda externa, sin radio ni teléfono para poder comunicarse o pedir el parte meteorológico. Sin GPS, ni mapa entero de la zona. La orientación, las circunstancias y la fe hicieron que fuera encontrando el camino de aproximación. De hecho, la avioneta de regreso fue pactada con dos meses de antelación; un día y lugar concreto de recogida. Todo un ejercicio de confianza.

Sílvia tuvo que andar 20 veces el camino de acceso a la pared. Desde donde le dejó el avión, hasta la base de la pared. Una veintena de viajes ida y vuelta. Repitiendo los mismos tramos, cargando con los bultos. En total 540 kilómetros porteados. Además, el tramo final de acceso a la pared es sobre terreno inestable y con mucha pendiente, unos 4 kilómetros con un desnivel de 800 metros.

Sílvia Vidal frente a Xanadu en los Arrigetch Peaks.

Sílvia Vidal frente a Xanadu en los Arrigetch Peaks.

Así lo relata la protagonista:

“Cuesta hacerse a la idea de lo que significa estar solo en un lugar en el que no hay donde esconderse durante los 36 días de porteos, y que está plagado de osos. Encontré osos, sí, pero todo terminó bien. Aunque lo pasé mal, no sólo durante el encuentro, sino el resto de semanas, hasta que pude transformar ese miedo.

En la misma época coincidí con una cordada de cuatro escaladores americanos que estuvieron abriendo una vía más a la derecha y fueron los primeros en hacer cumbre por la cara oeste de Xanadu. En agosto, cuando desporteaba, vinieron otros tres escaladores americanos para abrir otra ruta más a la izquierda. Ambos tenían su campo base abajo en el valle que encara la oeste de la pared, y yo tenía el mío en la pared. Diferentes campos base, logísticas, estilos y opciones, y diferentes fechas, que hicieron que todos tuviéramos nuestro espacio y soledad.

En lugar de montar campo base en ese valle (pues significaba más kilómetros de porteos), me subí a un collado que había a la izquierda de la pared para acceder, por una repisa que se intuía en las fotos, a la base de la parte vertical de ésta. No sabía ni si el acceso al collado era factible ni si la repisa tenía continuidad por toda la base.

Pude pasar, aunque la vira no es de acceso fácil, y evité la rampa de piedras y roca que llega a esa repisa, pues en solitario y con petates, no lo veía muy factible.

‘Un pas més’ (A4/A4+ 6a, 530m) (© Zeb Engberg).

‘Un pas més’ (A4/A4+ 6a, 530m) (© Zeb Engberg).

La roca es granito, a veces arenoso, lo cual impedía que los copperheads pequeños aguantaran. Hay algunos bloques sueltos y más placas que fisuras. Lajas expanding y lajas invertidas que hicieron que la ascensión en solitario se complicara, pues se enganchaban las cuerdas y tenía que bajar a desengancharlas a veces hasta dos veces por largo. Aun así, diría que la roca es bastante buena.

En cuanto a la vía, la dificultad es básicamente de escalada técnica de artificial (A4/A4+), que es lo que busco, y lo que me permite abrir vías en esas condiciones de meteo, a vista, en solitario y con todo el peso de material que hace que no pueda ni moverme. Los tramos de dificultad son cortos y de precariedad. Básicamente discurren por placas, en general pasos de uñas seguidos.

Al final la vía salió de 11 largos. Hay 3 espits en total en los largos (1 en el primer largo, otro en el quinto y otro en el sexto), todos ellos sin plaqueta y 12 espits en reuniones. Hay 2 reuniones “clean”. En el primer largo puse un espit y al limpiarlo, me llevé (por despite) el tornillo, sin opción a poder volver a colocarlo.

Rapelé por la misma vía, y para ello son necesarias cuerdas de 65 metros. La mayoría de los rápeles son de un solo espit (8mm). Se pueden reforzar más y se requiere alguna maniobra para realizarlos”.

La verdad es que esta es la información técnica de Un pas més (A4/A4+ 6a, 530m), pero en realidad, para ella, la vía ha sido lo de menos. El reto ha sido todo el resto.

www.vidalsilvia.com

Material para la vía

Plaquetas recuperables, un tornillo de métrica 8 para espit (L1), mínimo dos juegos de camalots (máximo hasta el 4) y de microfriends, un juego completo de fisureros y microfisureros, varios ganchos de diferentes medidas y repetidos, 5 rurps, 5 birdbeaks, 15 clavos variados.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha