eldiario.es

Menú

La expedición The North Face Nanga Parbat ya se encuentra en el campo base

Emilio Previtali, el encargado de narrar y plasmar en imágenes la expedición The North Face Nanga Parbat, en la que participan el italiano Simone Moro y el alemán David Göttler, nos relata sus primeras impresiones de una expedición que no dejará indiferente a nadie.

- PUBLICIDAD -
expedición The North Face Nanga Parbat (2)

"El vuelo salió del aeropuerto de Milan Malpensa en 27 de diciembre, y en tan solo tres días y medio más tarde alcanzamos el campo base del Nanga Parbat...Esto es lo que vivimos esos tres días y medio.

Una vez llegamos a Islamabad nos dirigimos a Chilas a la mañana siguiente. Atravesar el Karakorum Highway es ya de por si toda una aventura. Para los alpinistas, sin embargo, es algo distinto... ellos tienen la vista puesta más allá... en Tarashing. Ese es su objetivo y donde se halla la verdadera aventura.   

expedición The North Face Nanga Parbat (1)

Después de dos días en jeep, con militares armados escoltándonos durante largos tramos del viaje, alcanzamos el valle de Rupal. Os lugareños nos regalaron una calida bienvenida: lo que agradecimos en gran medida. Éramos los primeros visitantes desde el ataque terrorista en Diamir el año pasado Para esta gente, los turistas somos trabajo, un medio de sustento, y una inversión de cara al futuro.   

Las autoridades locales se aseguraron personalmente de que llegáramos en perfecto estado al valle, y ellos mismos se encargarían de vigilar permanentemente con militares el único acceso al campo base. Antes de continuar nos animaron y quisieron hacerse fotos con nosotros... posamos para varias docenas de fotos... todos alineado, algo atenazados y avergonzados... sensaciones que quedarán para siempre en nuestro recuerdo y en las instantáneas.

expedición The North Face Nanga Parbat (3)

A la mañana siguiente, caminamos durante seis horas hasta el campo base. El camino discurre por la cara este de la vertiente Rupal, conocida como la más alta del mundo. Lo cierto es que parece no tener sentido mencionar que la vertiente cuenta con 4.500 metros de altura porque este tipo de medidas son más apropiadas para distancias. Es una medida de extensión o distancia, pero no adecuada para un ascenso. Si corres 9.000 metros, el equivalente de la ascensión y el descenso de esta vertiente, es una buena distancia, pero luego te puedes ir tranquilo a casa, ducharte y ya está... pero en el Nanga es otra cosa.

Nunca me había sentido como aquí a los pies de ninguna otra montaña. El sentimiento que transmite el Nanga no es solo el de una montaña, y Rupal, no es solo una vertiente. Es un mundo a parte listo para ser descubierto y explorado: un planeta a parte del Himalaya. Solo mirando su majestuosidad, se saborea la energía que emana de esta montaña. Debo decir que siento una especial admiración por Jerzy Kukuczka, Reinhold Messner, Steve House, Mark Twight, Tomaž Humar. Todos ellos grandes alpinistas que han moldeado mis sueños y que se han atrevido a adentrarse y enfrentarse a esta inmensa pared.   

31 de diciembre. Ya hemos montado el campo base. Hemos asegurado las tiendas, organizado todo el material y hemos empezado a aclimatarnos... los pasos habituales previos a enfrentarse a una montaña de estas dimensiones. Es una suerte poder estar aquí en invierno, frente a esta gran montaña. Todo un privilegio, ¿verdad?."

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha