eldiario.es

Menú

Zoido espera que la UE rebaje a 7.000 las personas refugiadas que España debe acoger

El compromiso inicial era de 17.000 antes de septiembre, pero el ministro del Interior asegura que las instituciones del viejo continente bajará "ostensiblemente" esa cifra

- PUBLICIDAD -
Zoido considera necesario hacer ajustes en la Policía y mejorar transparencia

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. EFE

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, prevé que la Unión Europea rebaje "ostensiblemente" la cifra de refugiados que España debe acoger antes del próximo mes de septiembre a "en torno 7.000 o 7.500", y no los más de 17.000 comprometidos al inicio.

"Se dijo en su día que eran hasta 17.000, pero la cifra ha bajado ostensiblemente, no porque España la haya bajado, sino porque la ha bajado la UE", precisa en una entrevista con Efe el titular de Interior.

Hasta la fecha, nuestro país ha acogido a 1.488 solicitantes de protección internacional, de los que 1.070 lo han sido vía reubicación y 418 por la de reasentamiento.

Zoido se muestra convencido de que a lo largo de este año puedan reasentarse desde Turquía y Líbano las 1.449 personas apalabradas, aunque reconoce "problemas" con la reubicación, que suponían el grueso, porque no es un proceso "ágil", ni para España ni para el resto de países europeos.

En todo caso, se hará "un esfuerzo para ser capaces de atender a los reubicados en la cuantía que nos termine de fijar la UE, que no llegará en ningún caso a los 17.000", asegura el ministro, que prevé que esa cifra final será menor de los 10.000 y se situará "en torno a 7.000 ó 7.500".

Un esfuerzo en el que no se va a escatimar pese a que España debe hacer frente a un nuevo récord de peticiones de asilo, que en 2016 alcanzaron las 15.570, un 7% más que en 2015, según datos de Eurostat. En lo que va de año, ya se han registrado 12.992 demandas de protección internacional.

Paralelamente, soporta una "fuerte presión migratoria": las llegadas de inmigrantes a las costas españolas han ido en aumento desde 2013, aunque con una tendencia irregular: mientras en el Estrecho se han incrementado un 130% respecto al mismo periodo de 2016, en Canarias han caído un 66 por ciento.

Mientras, las entradas por tierra en Ceuta y Melilla fueron en 2016 un 44% inferiores a las de 2015, aunque en lo que va de 2017 han subido un 34 por ciento.

Y ante todo ello, "es evidente que sin la colaboración de Marruecos sería insostenible".

Ante la constante avalancha de críticas por el uso de procedimientos en estas fronteras como las devoluciones en caliente o el uso de concertinas en las vallas, Zoido defiende que todo "está regularizado a nivel europeo".

"Ojalá nadie tuviera que venir a pretender saltar una valla, pero también es verdad que son muchos los policías y guardias civiles que resultan lesionados por las agresiones que padecen allí cuando superan las concertinas", señala Zoido, que considera que hay que "guardar un equilibrio" porque "a humanitarios y solidarios no nos gana nadie".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha