Opinión y blogs

eldiario.es

Al papa Francisco

27 Comentarios

No soy ateo, siempre lo digo, soy anti-teo: aunque Dios exista, estaría en contra de él. Por tanto las cosas de la Iglesia me importan entre poco y nada, pero que se discuta si los curas pueden casarse me parece entretenido. Que se casen: por lo menos tendrán suegras y cuñados que les expliquen el cambio climático y por qué la carne procesada es muy saludable. Los curas son una especie de brujos de la tribu y tienen que tener algo especial. En lugar del celibato, propondría que fueran polígamos, lo que les daría mucho más encanto.

Sin embargo, creo que esto es una cortina de humo para salvar al papa (con minúscula, por favor) Francisco, que ya ha dicho con toda claridad que la ordenación de mujeres está descartada. ¿Por qué no hablamos de eso? ¿Por qué no hablamos de que este papa es tan reaccionario como todos los demás, por mucho que se haga el simpático?

Pues, según he creído entender, porque el que se casen o no los curas es discutible, pero que las mujeres puedan ser ordenadas al parecer afecta al dogma. ¿Qué clase de dogma es ése en el que las mujeres no puede ser sacerdotisas?

Seguir leyendo »

A los lectores

23 Comentarios

Por desgracia, nunca fui amigo de Rafael Chirbes, aunque coincidí con él en un viaje a México y me deslumbró. Perdimos una conexión y tuvimos que hacer noche en un hotel del aeropuerto. A la mañana siguiente, me despertó para decirme que en su habitación había una mancha de sangre. Montó una novela perfecta con aquella gota que no sé si sería de sangre o de esmalte de uñas. Al ir a desayunar, me dijo que fuéramos a la sala VIP. Le dije que yo tenía billete de turista y, de inmediato, me invitó a tomar en una cafetería unos huevos rancheros con tequila. Era un hombre generoso con su tiempo, con su prestigio, con su inteligencia. Conmigo perdió horas tomando tequila, contándome cosas, enseñándome, dándome consejos y hablando de todo, casi siempre en la compañía, inmejorable, de Valerie Miles.

Recuerdo bien una noche en Xalapa en la que Rafael, con entusiasmo, nos decía que la novela era el campo de batalla por el imaginario colectivo. ¿A quién le vamos a dejar que construya nuestra idea de la posguerra? ¿A Cela, el que se ofrecía como delator a Franco? ¿Quién va a decirnos a todos cómo fue la Transición? ¿Hollywood? ¿Javier Marías? Ahí comprendí qué es lo que hacemos los novelistas, me sentí casi un soldado al que, por casualidad, le hubiera tocado compartir unas horas en una cantina con un general de Estado Mayor. Como novelista, ya sé que no llevo el maillot amarillo, sino que voy en el pelotón con los gregarios, pero esa noche Rafa Chirbes me hizo sentir parte de algo importante, decisivo: la lucha por el imaginario colectivo, ahí queda eso. Me veía a mí mismo como un soldado raso arengado por Nelson o por Rojo, como si estuviera a punto de entrar en combate en Trafalgar o en el Ebro, y no me importara perder, sino sólo cumplir con mi deber.

Recuerdo bien una noche en Xalapa en la que Rafael, con entusiasmo, nos decía que la novela era el campo de batalla por el imaginario colectivo

Seguir leyendo »

Al Secretario General del PSOE

Estimado desconocido secretario general del PSOE, en el momento de escribirte esta carta no sé todavía cuál de los Tres Tenores eres, pero sí estoy convencido de que da lo mismo, porque sois tal para cual, los tres del PSOE en la modalidad de oposición. Eso significa al menos tres cosas.

En primer lugar, volvéis a prometer cosas que jamás ha hecho el PSOE cuando ha gobernado. Teniendo en cuenta que el PSOE ha batido el récord de permanencia en el Gobierno en este país, ¿quién pensáis que os va a creer? ¿Te pongo algún ejemplo? Vale, la denuncia del Concordato da como risa. En cuanto llegáis al Gobierno, se os olvida la promesa y os ponéis de rodillas. Ídem de lienzo con la confesionalidad del Estado o la enseñanza de Religión en la escuela. Ahora abomináis de la reforma laboral del PP. Claro que sí, amigo, pero ¿qué hicisteis con el mercado laboral desde el Gobierno? Ahora resulta que sois republicanos y hasta federalistas. Por supuesto, en los más de veinte años de Gobierno, ¿cuántas veces habéis hablado de eso? ¿Cuántas consultas le dejasteis hacer a los vascos? Para no mencionar la pretensión surrealista de que se puede apoyar al mismo tiempo a la República y a la monarquía.

Como decía Krahe: “¡Hombre blanco hablar con lengua de serpiente!”. Tanto es así que los tres sólo habláis de ofrecer algo “creíble”. ¿Creíble? ¿No sería más fácil que fuera verdad, simplemente verdad? Algo creíble a mí me suena a que, como no es verdad, hay que hacer que nos lo creamos.

Seguir leyendo »

Traiciones o traducciones

Sr. Soyelquesoy, su pregunta es muy interesante, aunque creo que le falta información. De la producción editorial española algo así como un 22% son traducciones de otros idiomas. A pesar de que ahí se incluyen las traducciones de lenguas españolas distintas del castellano, no es un número pequeño: me parece somos los segundos y que sólo en Alemania se publican más traducciones que en España. Desde luego, es más fácil encontrar clásicos de la lengua inglesa en español que clásicos españoles en inglés, todo lo cual no es más que la consecuencia del imperialismo (también cultural) de Estados Unidos. Una novela como Fortunata y Jacinta, de Galdós, no tuvo traducción al inglés hasta 1973, por poner un ejemplo.

Por tanto, traducimos mucho. Aun así, hay omisiones de difícil perdón, no lo dudo, pero me habría gustado que citara algún ejemplo. Al menos para mí no es obvio cuáles son esos clásicos que tienen versiones "en numerosos idiomas", pero no en español.

Por otra parte, el problema va más allá de la traducción: a menudo es difícil encontrar ediciones españolas de muchos libros en castellano. Le pongo un ejemplo: leí hace muchos años, en Nueva York,   Respiración artificial, de Ricardo Piglia, en una edición argentina. Cuando volví a Madrid de vacaciones, descubrí con asombro que en España el libro y el autor eran desconocidos por completo. Lo más curioso es que en Argentina lo había publicado la editorial Planeta, que no lo publicó en España, no me explicó por qué. Al final la novela la publicó Anagrama, ¡veinte años después de la edición argentina!

Seguir leyendo »

No falten a la cita

Pues estoy bastante de acuerdo, Tonyo, si bien admito que es difícil: lo que más se vende son las novedades y los libreros llevan a la feria lo que se vende. Con todo, es sólo en la feria donde se hacen visibles las editoriales independientes, como explica este excelente artículo también de Paula Corroto, que sin embargo creo que lleva un titular que es un disparate: “ La Feria del Libro de Madrid muestra la atomización del sector editorial”.

¿La qué? ¿Atomización? ¡Amos anda!

Si algo caracteriza al sector editorial es precisamente lo contrario: una imparable y brutal concentración que hace que la mayor parte de lo que se publica (bajo sellos distintos) pertenezca a las mismas empresas.

Seguir leyendo »

El sucesor de Franco

57 Comentarios

Que el sucesor de Franco abdique es una mala noticia: tendríamos que haberle derrocado hace muchos años. ¿Por qué hemos aguantado a un rey impuesto por Francisco Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios?

Seguir leyendo »

Siempre ganan los señoritos

35 Comentarios

Pues algo se aprende del fútbol, aunque le parezca raro. En cuanto vi a Aznar y a Florentino a partir un piñón en el estadio, lo supe: ganarán el Madrid y el PP. Así ha sido. En Francia también ha ganado la ultraderecha. Por la mínima y con un poco de ayudita de los árbitros, pero han ganado. Y eso que aquí todos éramos de izquierdas y del Atleti, como siempre, pero a la hora de la verdad, en la Comunidad de Madrid todo el mundo vota al PP y es merengue. Da mucho gusto ser de izquierdas, alternativo, solidario y apoyar al equipo con menos presupuesto, pero luego, cuando nadie está mirando, la gente vota al PP y suspira con alivió si el Madrid gana otra copa de Europa. Y eso que en una elecciones europeas, la poquísima gente que vota, lo hace por divertirse un poco y llenar el parlamento ese de ecologistas, defensores de las focas, herbívoros, ufólogos y antiguas concursantes de Miss Universo.

Qué fin de semana, la Copa europea y elecciones ídem. Con diferencias, claro, que nadie se ofenda: ya sé que el fútbol es una cosa muy seria, no como el parlamento europeo. Más diferencias: nadie se perdió la Copa, pero a las elecciones no acudió ni la mitad del electorado. Con la Copa en cambio hubo entusiasmo, tensión, dramatismo y verdadera pasión.  

¿Y los análisis? En los bares, en la prensa y hasta en la tele, se veía que la gente entiende de fútbol, que lee prensa especializada, que tiene memoria, que se lo toma en serio y dedica horas a conversar sobre el asunto con cierto rigor. En cambio, miren los llamados “análisis” de las elecciones. Clichés, bobadas, extrapolaciones frívolas, distorsiones que olvidan la diferencia entre elecciones generales y europeas, obviedades y sal gorda y superficial. Se ve que la gente no tiene ni idea, que no lee ni los titulares, que no recuerda nada y que habla al buen tuntún.

Seguir leyendo »

Más opinión y menos llevar razón

Señora Gotera, me parece bien que a usted no le guste el formato de respuesta a un comentario. A mí tampoco me entusiasma, pero es el que acordé con el director del periódico, qué le vamos a hacer. Lo que sí puedo asegurarle es que para mí no resulta cómodo, sino todo lo contrario. Me resultaría mucho más fácil escribir sobre lo que me diera la gana, se lo aseguro, porque es muy cierto que, como usted dice, no tengo ningún problema “al enfrentarme con una cuartilla en blanco”. Faltaría más. Después de años y miles de columnas escritas, ¿por qué iba a tenerlo? A mí me gusta leer la prensa y siempre encuentro asuntos que me interesan y sobre los que escribiría de buena gana, pero no puedo: tengo que encontrar un  comentario sobre el que debatir. Y eso resulta dificilísimo, al menos para mí. Hoy por ejemplo contamos con tres, nada menos que tres artículos de opinión sobre una tontería que dijo Arias Cañete. Y los comentarios todos dicen más o menos lo mismo hasta el agotamiento, a menudo acompañado de insultos y palabras gruesas. ¿No resulta aburrido? Por otra parte,  ¿qué importancia real tiene esa metedura de pata de Arias Cañete? A mi modo de ver, muy poca, casi ninguna, no es más que una anécdota. ¿Vale la pena escandalizarse tanto? A mí me parece que no y me ocurre algo más grave: en cuanto hay unanimidad sobre un asunto, deja de interesarme.

Debe de ser un problema hormonal o algo del metabolismo, pero a mí las cuestiones en las que todo el mundo está de acuerdo, además de aburrirme, me parece que no merecen una opinión. Opinar, como suelo decir, significa arriesgarse, estar a no tener razón. Si se opina de algo con lo que no se puede estar en desacuerdo, a mí me parece un fraude intelectual y un desalojo del interlocutor, que sólo puede asentir. Como si no existiera, puesto que no puede tener una opinión distinta, ya que no la hay. En este caso, por ejemplo, estoy convencido de que, lo confiese o no, hasta el propio Arias Cañete está de acuerdo. Sin duda piensa que en mala hora se le ocurrió soltar esa bobada. Por tanto, a mí me parece inútil hablar de algo que no es opinable.  Una opinión es, según la Academia Española, el “dictamen o juicio que se forma de algo cuestionable”. La clave está, por supuesto, en el cuestionable. Si algo es incuestionable (como lo es la metedura de pata de Arias Cañete) ya no podemos opinar sobre ello. Lo único que haremos será cargarnos de razón, como una pila, complacernos en nuestra propia bondad, porque nosotros no somos como ellos. A mí eso es algo que no me entretiene nada.

¿Estará usted de acuerdo conmigo en que buena parte de los comentarios suelen regodearse en tener razón en asuntos incuestionables? En ese caso, entenderá que no me resulte tan sencillo ni cómodo como usted cree ceñirme a este formato. Hay días, se lo aseguro, en los que paso horas buscando algo que sea cuestionable, sobre lo que se pueda tener un punto de vista diferente.

Seguir leyendo »

Todos con la Roja

21 Comentarios

No puedo estar más de acuerdo con usted. Los gemelos separados al nacer por fin se reúnen y, como de costumbre, comprobaremos que llevaban vidas paralelas sin saberlo: cuando uno se rompía una pierna, el otro también sentía dolor; ocuparon al mismo tiempo consejos de administración en empresas y bancos semejantes; adquirieron mansiones del mismo tamaño y con idéntico número de cuartos de baño; y hasta contrajeron parecidas nupcias y créditos al mismo interés gracias a los mismos facilitadores de contactos.

La idea es resplandeciente, desde luego. De Manuel Fraga se solía decir que le cabía el Estado en la cabeza. Ja, eso no es nada. A Felipe González le cabe, no ya el Estado, sino todo un imperio en la cabeza: la Gran Coalición, “ si España lo necesita”, claro está, porque el PSOE, ante todo, es patriota. El Number One y protomártir redentor (el que perdió su libertad para que la tuvieran los demás, como dijo una vez y lo repitió en una súper-chistosa entrevista en El País) tomará el pulso a la patria y él decidirá si España lo necesita o no.

Veo un nuevo renacer de España. Basta con modificar el escudo un poco para que tengamos el águila bicéfala del imperio. En una de las cabezas de águila habrá una rosa; en la otra, una gaviota. Qué maravilla. Y la corona imperial se repartirá entre dos, como en la antigua Roma: alguien del PP y alguien del PSOE. ¿Y el rey? Bueno, el rey se tendrá que sacrificar. Al fin y al cabo, como dicen los paletos con MBA, ya está amortizado.

Seguir leyendo »

De vita beata

Por fin me han convencido y me voy a vivir a un mundo raro, ese suyo en el que los malos son malos malasombra, malos de verdad, y hagan lo que hagan será por pura maldad. Tiene que ser cómodo vivir en un universo tan sencillo, con malos y buenos. Tiene que ser reconfortante ver confirmado a diario que “ellos” son malos y “nosotros” en cambio somos buenos. Así da gusto, mañana mismo pido asilo en ese país de tebeo tan cómodo en el que residen ustedes.

“Si no es cierto, se desmiente y punto”, escribe Ruth Toledano. Pero no es tan simple, porque están acusando a unos agentes de movilidad de un montaje y eso, de ser cierto, sería muy grave. Como todavía vivo en el mundo real (mañana mismo me exilio), me he tenido que leer la noticia para formarme una opinión. A partir de mañana supongo que no me hará falta: con saber que los malos son malos voy que ardo. Los agentes de movilidad, como recordó Ana Botella (en contra de Esperanza Aguirre, porque los malos son así, ni entre ellos se ayudan), tienen presunción de veracidad. Si es cierto que unos agentes de movilidad fabrican noticias falsas y las difunden por SMS, a mí no me parece que baste con desmentirlo y punto. A mí me parece que la Comunidad debe denunciarlo, más aún si la víctima de ese montaje es el propio presidente. Y me parece muy bien que se pague con mis impuestos. Me sentiría muy desprotegido si viviera en un país en el que los agentes (pagados también con mis impuestos) pueden fabricar noticias para lesionar a alguien, incluso al presidente, con total impunidad. Y tampoco creo que sea la víctima la que tenga que correr con los gastos, cuando el daño se le hace en razón de su cargo público.

¿Que Ignacio González es malo? Aunque sea malo, y creo que lo es, tiene los mismos derechos que cualquiera. No soy yo partidario de que se pueda violar a una prostituta, por ejemplo, puesto que es prostituta. Una violación es una violación, no un simple impago, por muy prostituta que sea la víctima. Pero ya digo, en cuanto me arreglen los papeles, mañana mismo, lo veré correctamente: los malos son malos y contra los malos vale todo. ¿Unos agentes ponen en circulación noticias falsas y las envían a la prensa por SMS? Bueno, ¿qué importancia tiene, si se refieren a alguien del PP? Algo habrá hecho. Se lo merece.

Seguir leyendo »