eldiario.es

Menú

CATALUNYA

El número de hoteles aumentó en Barcelona pese a la moratoria de Colau

La medida aplicada en 2015 para regular el sector moderó el crecimiento de establecimientos y lo situó en registros anteriores a la etapa de Trias

En cuanto a visitantes, el año después de la entrada en vigor de la moratoria fue de récord en Barcelona: más de nueve millones de turistas en 2016

- PUBLICIDAD -
Las pernoctaciones en hoteles de Cataluña caen un 2,7 % en octubre

EFE

Lejos de los augurios que pronosticaban que la  moratoria hotelera de Ada Colau paralizaría el sector en Barcelona, las cifras demuestran lo contrario. El número de plazas y de establecimientos hoteleros creció en 2016, aunque a un ritmo menor al de los años precedentes. De hecho, se situó en un volumen similar al periodo anterior a la llegada de Xavier Trias a la alcaldía en 2011.

Las plazas hoteleras aumentaron, y también lo hizo la ocupación de las mismas. En cuanto a los visitantes, las cifras fueron de récord un año después de la entrada en vigor de la medida del Gobierno de la capital catalana: nueve millones de turistas tuvo Barcelona en 2016.

La moratoria hotelera fue adoptada en julio de 2015 por el Gobierno local y se convirtió en una controvertida medida, pues pretendía frenar un crecimiento hotelero –consideraba el consistorio– "insostenible". La acción dio freno a las licencias durante 2016, y también durante 2017, tras una prórroga hasta la aprobación del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT).

Todas las cifras se extraen del 'Índice Estadístico de la Ciudad de Barcelona del año 2017', que el Ayuntamiento ha publicado en abierto recientemente en la web municipal. Los datos que arroja el informe, con encuestas a 125 hoteles y a 4.900 visitantes durante el año, demuestran que la moratoria de Ada Colau frenó el ritmo de crecimiento hotelero en Barcelona pero no lo detuvo.


Evolución del número de establecimientos hoteleros en Barcelona desde 2003

Fuente: Generalitat de Catalunya

Según apuntan los datos del informe, de 2015 a 2016 hubo 24 hoteles nuevos en Barcelona, un 3,5% más de un año para otro, lo que dejó a la ciudad en 702 establecimientos. Algunos de esos hoteles escaparon de la moratoria de Colau gracias a los certificados de aprovechamiento urbanístico, aunque la medida sí logró paralizar una treintena de hoteles. Aun así, el número de nuevos hoteles sólo es comparable a las cifras del primer año de mandato de Xavier Trias, cuando se inauguraron, en 2012, 16 establecimientos. A partir del segundo año, se dispararon las aperturas con los convergentes: 50 en 2013; 31 en 2014; y 44 en 2015.

Precisamente la herencia de Trias en cuanto a licencias otorgadas alarmó al Gobierno de Ada Colau en cuanto llegó al Ayuntamiento. Según apunta la concejalía de Turismo del consistorio, en los cinco años previos a 2015 el número de plazas había crecido en 5.000; en julio de 2015, entre las que se estaban tramitando y las que se anunciaban, la cifra se elevaba a 15.000. "Estábamos ante una burbuja, debíamos actuar", asegura el regidor de Turismo, Agustí Colom.

Y pese a que el Gobierno de la ciudad actuó, los indicadores relacionados con el sector hotelero siguieron creciendo. No sólo lo hizo el número de establecimientos. Consecuentemente, también lo hicieron el número de plazas: de 71.013 en 2014, se pasaron a 72.946 en 2015, y finalmente –ya con la moratoria aprobada– a 74.876 en 2016. 1.930 camas más en la ciudad. Sobre dichas camas también aumentó la ocupación tras la moratoria, con un 75,4% de media en todo el año 2016; 4,4 puntos más que en 2015 y récord de ocupación desde que se tiene registro (año 2012).


Variación anual del número de establecimientos hoteleros en Barcelona

Fuente: Generalitat de Catalunya

Los números favorecen la tesis del Gobierno de Barcelona en Comú, ahora en solitario de nuevo tras la expulsión del PSC, que insiste –como sostuvo cuando realizó la moratoria– que la medida no pretendía paralizar el crecimientos de hoteles, plazas, ni visitantes, sino reorganizar todas esas parcelas. Distribuir el impacto turístico por la ciudad, y descongestionar el centro de la misma.

Por ello, hace unos meses Ada Colau sacó adelante el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), que –según apunta el consistorio– ya da sus frutos: 400 plazas nuevas, pertenecientes a dos hoteles, abrirán en la zona tres. Dicha zona corresponde a los barrios más alejados de los núcleos turísticos saturados. Son áreas que el consistorio considera que todavía pueden crecer en plazas hoteleras.

Barcelona, de récord en visitas

Hasta 9.065.650 personas visitaron Barcelona en 2016; 8.303.649 turistas vinieron a la ciudad en 2015. Nunca antes tanta gente había pasado por la capital catalana. Tampoco se tiene un registro tan elevado como el del año pasado en cuanto a las pernoctaciones: 19.162.580. Tres millones más de alojamientos que en 2012.


Evolución anual del número de turistas que recibió Barcelona

Fuente: Gremi d'Hotels de Barcelona

gremi

El regidor Agustí Colom entiende que la progresión ascendente de la ciudad en número de visitantes se mantuvo "lógicamente". Según Colom, el crecimiento en la ciudad no depende del número de plazas, sino de la demanda. "La dinámica de atracción de Barcelona no está vinculada a que haya hoteles o no en la ciudad, sino en factores de demanda", dice.

De esta forma, el regidor hace un balance positivo de la medida aplicada al poco de alzarse Ada Colau con la alcaldía. Es más, destaca que esta ha creado escuela y podría aplicarse en otros lugares. "Debe ser positivo lo que hicimos porque hay ciudades que se están planteando cosas similares, y nos preguntan cómo lo hemos hecho para avanzar en esta línea. Abrimos un modelo", zanja.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha