eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Los 'comuns' de Ada Colau rompen el pacto con el PSC en Barcelona

En una ajustada votación, las bases se han mostrada contrarias a mantener el acuerdo municipal con el PSC 

Pisarello ha valorado como positivo el acuerdo pero que ahora exploraran nuevos acuerdos y alianzas

La crisis en Catalunya, al minuto

- PUBLICIDAD -
El partido de Colau rompe el pacto de gobierno con el PSC en Barcelona

El partido de Colau rompe el pacto de gobierno con el PSC en Barcelona

Final de trayecto al acuerdo de los 'comuns' de Colau con el PSC de Jaume Collboni. Así lo han decidido en una consulta interna las bases de Barcelona en Comú, la formación de Ada Colau que lidera el gobierno municipal des del mayo de 2015. La consulta promovida por BComú ha dejado clara la decisión de las bases ante el apoyo del PSC al 155 y deja en minoría la formación de Colau. 

"El acuerdo estaba con muchos elementos positivos para la ciudad, pero ni la dirección del PSOE o el PSC han dado una respuesta a la aplicación del 155 que nosotros esperábamos", ha asegurado el primer teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Gerardo Pisarello. Ha comparecido junto al portavoz de Barcelona en Comú, Enrique Bárcena, para informar de los resultados de la consulta hecha a las personas registradas en la formación. 

De los inscritos 2.059 (54,18%) lo han hecho en contra de mantener el acuerdo con los socialistas, mientras que 1.736 lo han hecho a favor, un 45,68%. La votación de las bases del partido de Colau ha contado con una mayor participación respecto a la que se realizó en el abril de 2015 para ratificar el acuerdo con el PSC. 

Tras esta decisión, Colau afronta una dificultad más para asegurar un gobierno estable en Barcelona. El acuerdo conseguido el mes de mayo de 205 con el PSC, BComú cedió al PSC la segunda tenencia de alcaldía, las carteras de Cultura y Promoción Económica, además de tres distritos. Por el momento, BComú asumirá estas carteras y explorará posibles acuerdos con los grupos municipales en el ayuntamiento. 

El apoyo al 155 por parte del PSC despertó en el seno de BComú un debate que  la dirección traspasó a sus bases para que fueran ellas las que decidieran cómo afrontar la situación provocada por la suspensión de las instituciones por parte del ejecutivo español con el apoyo del PSOE. 

La alcaldesa Ada Colau ha mantenido una posición muy crítica contra la aplicación del artículo 155 que considera como "ilegítimo". Un ataque a las instituciones catalanas que ha hecho que la alcaldesa hablase del Ayuntamiento de Barcelona  como la "principal institución del país" sin intervenir y con sus legítimos representantes en activo. 

Por su parte, Jaume Collboni (PSC) alertó este miércoles que las formaciones independentistas pretendían forzar la rotura del acuerdo con el PSC. Collboni consideraba un error "sacrificar" la alianza municipal por cuestiones que van más allá del ámbito local y recomendaba no correr el riesgo si Colau no tenía claro con qué socio podría seguir en el gobierno. 

Fruto del acuerdo con el PSC, Collboni asumía la segunda tenencia de alcaldía y se hacía con la concejalía de Empresa, Cultura e Innovación. Por ello, asumía la promoción de la ciudad con la Fira de Barcelona, la Fundación Mobile y el Consorcio de la Zona Franca.

También se incorporaban al gobierno Daniel Mòdol que asumió el Instituto Municipal de Paisaje Urbano y el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, Montse Ballarín en el distrito del Eixample y las áreas de Comercio y Mercados y Carmen Andrés a la concejalía de Infancia, Juventud y Tercera Edad, y de Sant Andreu. 

La situación política en Catalunya ha puesto en aprietos numerosos acuerdos, pactos y alcaldías en las que el PSC participaba. Uno de los primeros efectos fue la decisión del alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, que advirtió que un apoyo al 155 por parte del PSC le obligaría a abandonar el partido. 

El caso de Barcelona no es aislado. También los efectos del 1-O y la aplicación del 155 han pasado factura en los ayuntamientos de Mataró, Blanes, Sant Cugat, Molins de Rei, Tàrrega, Altafulla, Arenys de Munt, Sant Carles de la Ràpita y Olot, entre otros. 

Un acuerdo avalado sin entusiasmo 

El acuerdo entre Barcelona en comú y el PSC para gobernar juntos en Barcelona tuvo en su consulta interna el apoyo de las bases, pero con un rechazo considerable por parte de las bases. 2.559 votantes, el 62,5% (1.625 votos) lo hicieron a favor del acuerdo con los socialistas y el 32,82% (853 votos), en contra.

La participación que alcanzó 27,59% del censo, de las 9.422 personas con derecho a voto inscritas entonces superaba "con creces", según la organización, otros procesos participativos impulsados por los 'comuns' hasta este domingo. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha