eldiario.es

Menú

La alcaldesa de Alcázar rompe con la tradición de renovar el Voto a la Inmaculada

La socialista Rosa Melchor ha señalado que se trata de ser "coherente" como representante de los ciudadanos, al ser España un Estado aconfesional

La tradición se remonta a 1549, cuando el pueblo pidió a la virgen que acabara con una plaga de langosta y sólo se ha interrumpido en la Guerra Civil

- PUBLICIDAD -
Rosa Melchor, alcaldesa socialista de Alcázar de San Juan

Rosa Melchor, en foto de archivo

La alcaldesa de Alcázar de San Juan (Ciudad Real), Rosa Melchor, no ha renovado este 8 de diciembre el Voto a la Inmaculada. Se trata de una decisión adoptada por su equipo de Gobierno que rompe con una tradición que se remonta siglos atrás por la que los primeros ediles de la ciudad han pedido a la Virgen por su pueblo.

Melchor ha explicado a Europa Press que la "coherencia" es el motivo por el que no ha renovado el Voto a la Inmaculada, ya que "España es un Estado aconfesional y mi obligación es representar a todos los ciudadanos".

Desde el año 1546 en el que el pueblo de Alcázar pidió a la Virgen que le librara de una plaga de langosta, se viene repitiendo esta tradición en la persona del alcalde de cada momento que renueva el Voto a la Inmaculada en la Iglesia de San Francisco coincidiendo con su día, una tradición que sólo se vio interrumpida en tiempos de la Guerra Civil.

La actual alcaldesa considera que "no hay que tener miedo a los cambios", y siendo "coherentes" con la Constitución que declara a España como "un Estado aconfesional", ella misma junto con los concejales de su equipo de Gobierno decidieron no hacerlo, puesto que "yo represento a todos los ciudadanos de Alcázar de San Juan, de todas las religiones, con las que estamos colaborando, cosa distinta es participar".

En esta ocasión se trataba de rezar una plegaria a la Virgen, que es la renovación del Voto, y "decidimos que no es lógico, ni normal, ni coherente, participar como Institución, es más yo lo entiendo como una falta de respeto para los practicantes y creyentes".

"No creo que ahora que estamos en campaña electoral ni ningún otro momento, los políticos debemos de utilizar las distintas religiones. España es un Estado aconfesional en el que ya cabemos todos y por lo tanto creo que la alcaldesa de Alcázar debe representar a todo el mundo, sean católicos, no lo sean, practiquen, no practiquen y por eso tomamos esa decisión. Es la primera vez como de tantas otras cosas. No hay que tener miedo a los cambios cuando es para mejorar y seguir avanzando", ha aseverado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha