eldiario.es

Menú

El Hospital de Puertollano abre una investigación por el caso de las mascarillas caducadas

El centro pretende encontrar un amplio consenso para así poder depurar responsabilidades ante las las irregularidades que han detectado en la supervisión del material de trabajo.

Las mascarillas caducadas encontradas en el hospital obligaron a más de cien trabajadores a someterse a controles preventivos de tuberculosis. 

- PUBLICIDAD -
hospital Santa Bárbara en Puertollano. Foto: castillalamancha.es

Foto: castillalamancha.es

La Gerencia del Hospital Santa Bárbara en Puertollano ha anunciado la apertura de una investigación para detectar las posibles irregularidades en la supervisión de material sanitario, después de encontrar mascarillas caducadas desde el 2010, el pasado diciembre. El Centro señala que informará en los “próximos días” a la Junta de Personal, a la Junta Técnico Asistencial y a la Comisión de Seguridad y Salud para poder llegar a un consenso que permita “depurar responsabilidades”, tal como ha anunciado el gerente del área Francisco Luna en nota de prensa.

Luna ha acusado a los responsables sindicales del centro de aprovecharse de un “hecho puntual y aislado” para atacar a los profesionales y “manchar la imagen del hospital. Además, el gerente ha señalado que se actuó rápidamente al poner en marcha protocolos preventivos. Las presiones sindicales, señala Luna, se ejerce por intereses “ajenos a la calidad” de la sanidad y son finalmente las que obligan a depurar responsabilidad para “evitar que se siga manchando la imagen del hospital”. El centro ha señalado también que se revisarán todos los almacenes de forma exhaustiva para comprobar que el material sanitario esté en perfectas condiciones de uso, y sustituirlo si fuese el caso.

El caso de las mascarillas caducadas fue detectado por el servicio de enfermería, al ingresar un paciente diagnosticado con tuberculosis. Mientras el centro afirma que el material fue reemplazado de forma inmediata, trabajadores del centro han señalado que el retraso obligó a usar las mascarillas destinadas a los protocolos del ébola. La situación provocó, además, que se activase el protocolo de prevención, obligando a los cerca de 120 trabajadores, según el sindicato Satse, que trabajaron en los turnos durante la atención al paciente con tuberculosis a someterse a pruebas preventivas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha