eldiario.es

Menú

DESALAMBRE

Pablo Ibar pide fondos para pagar sus abogados en su "última oportunidad" de evitar la pena de muerte

El Tribunal Supremo de Florida estimó hace un año que el español fue condenado a muerte en el año 2000 con pruebas "escasas" y "débiles" por el asesinato de tres personas

La asociación en su defensa ha lanzado una campaña de crowdfunding para sufragar parte de los costes del nuevo juicio, del que aún se desconoce la fecha

"Pablo se encuentra bien de salud y bastante fuerte. Pero también cansado y con un punto de desesperación", explica el padre de Ibar

- PUBLICIDAD -
La familia de Pablo Ibar defiende su inocencia ante el nuevo juicio, que podría celebrarse el año próximo

El español Pablo Ibar. Imagen de archivo.

Tras pasar media vida en la cárcel y 16 años en el corredor de la muerte, el español Pablo Ibar continúa en una celda en Estados Unidos a la espera de la repetición del juicio por el asesinato de tres personas en 1994. Un año después de que el Tribunal Supremo de Florida anulara su condena a muerte por considerar que su defensa había sido "ineficaz", aún no hay fecha para el nuevo juicio en el que la Fiscalía mantiene la acusación y pide de nuevo la pena capital para el preso. 

"No tenemos ni idea de cuánto va a durar esto. Eso es lo triste. Si por lo menos tuviéramos una fecha, podríamos ajustarnos. Pero estamos en la lucha y seguiremos lo más fuertes posible", ha asegurado Cándido Ibar, padre de Pablo, en una rueda de prensa celebrada este lunes en Madrid. Familiares y la Asociación Pablo Ibar han lanzado una campaña de crowdfunding  –financiación colectiva– para conseguir una defensa "eficaz" que logre evitar una nueva condena a muerte del ciudadano español.

"La repetición del juicio es la última oportunidad para Pablo", recalca el portavoz de la asociación, Andrés Krakenberger. "Estamos desesperados. Si lo vuelven a condenar a muerte, comenzaríamos otra vez ese calvario de apelaciones de años y años", opina, en referencia al proceso que culminó en la revocación de la condena en febrero de 2016. 

Entonces, el Tribunal Supremo de Florida consideró que al haber tenido una defensa letrada "ineficaz", había sido "hallado culpable de un triple asesinato y condenado a muerte con pruebas 'escasas' y 'débiles", según recuerda la asociación.

"Hubo que suspender el juicio en dos ocasiones: una, porque el abogado estaba aquejado de una dolencia hepática y otra, porque estaba detenido, acusado de una agresión machista. Es obvio que no estaba en condiciones mentales de llevar el caso", asegura Krakenberger. La asociación advierte de que la Fiscalía de Florida "ha notificado formalmente su intención de volver solicitar la condena de muerte" de cara al nuevo juicio de Ibar.

El portavoz de la asociación, Andrés Krakenberger y Cándido Ibar.

El portavoz de la Asociación Pablo Ibar, Andrés Krakenberger y Cándido Ibar, padre de Pablo, durante la rueda de prensa. Amnistía Internacional

"Una defensa letrada eficaz, de la que careció Pablo, significa lo que significa: dinero", argumenta el portavoz. En total, 1.300.000 dólares. Hasta el momento, dice, han recaudado y enviado el 57% del presupuesto requerido para el equipo de abogados y el coste de las pruebas periciales, alrededor de 748.000 dólares. De las administraciones públicas han conseguido, y aún no han enviado, 161.530 dólares, "con la incógnita de lo que pueda ocurrir con una partida del actual proyecto de los Presupuesto Generales del Estado", puntualiza la organización. 

El objetivo de la nueva campaña de crowdfunding es, precisan, recaudar un total de 348.507 euros. "No pedimos que nadie haga grandes sacrificios, pero con un pequeño donativo sumado a muchos pequeños donativos, creemos que podemos conseguirlo", apunta Krakenberger. La organización también ha lanzado el vídeo de un flashmob en apoyo a la campaña de financiación con el lema 'Pablo Ibar, juicio justo'. 

"Se encuentra bastante fuerte, pero también cansado"

Ibar fue encarcelado en 1994 y condenado a muerte en el año 2000 por el asesinato del dueño de un local nocturno y dos bailarinas. Actualmente, está interno en la cárcel de Broward County, Florida. "Se encuentra bien de salud y bastante fuerte, no sé cómo lo hace. Pero también cansado y con un punto de desesperación", explica el padre del preso español, que cumplió 45 años en abril. 

"La situación se pensaba que iba a ser mucho mejor tras salir de la pena de muerte. Pero la prisión en la que está no es mejor, hasta el punto de que dice que prefiere estar donde estaba antes", añade. "Antes estaba con la misma gente, los mismos guardias, tenía más seguridad. Ahora está en un lugar donde cada día hay cambios. Son tres grupos de 24 personas y cada vez que hay una pequeña bronca los castigan a todos. Está con más presión y más miedo", relata. "El ánimo de esperanza lo ha tenido siempre y lo tiene, el problema es que es muy largo".

"Confiamos en la justicia y en las pruebas potentes de las que dispone Pablo de que no tuvo absolutamente nada que ver en ese crimen. Por lógica, la única solución es la libre absolución", sostiene el portavoz de la asociación, quien ha cargado contra la falta de pruebas "admisibles" en el juicio, entre ellas, un vídeo "borroso" por el que fue condenado.

"[El vídeo] Sí sirve para establecer los hechos, pero la calidad de la imagen, la resolución o los fuertes contrastes lumínicos no dan para que sirva como prueba de identificación y tenemos pruebas periciales al respecto", sentencia.

2.832 personas en espera de ejecución en EEUU

Según Amnistía Internacional, a pesar de que el número de ejecuciones ha descendido en Estados Unidos desde 2009 y varios estados han abolido la pena de muerte, aún hay 2.832 personas en espera de ejecución en el país y 31 estados mantienen la pena capital.

"Como en el caso de Pablo, Amnistía Internacional ha documentado varios casos de juicios injustos", comenta Esteban Beltrán, director de AI España. "Todavía muchas de las ejecuciones tienen que ver con pruebas circunstanciales y con una defensa deficiente. También, las últimas administraciones han reducido el dinero destinado a abogados de oficio", asegura. 

"EEUU y Japón son los Estados donde existe una mayor duración de estos procesos. En el último caso, ejecutado el 25 de mayo, era un señor de 75 años condenado a muerte en 1982. Hablamos de 30 y 35 años", ejemplifica. "Las personas no están en condiciones de tranquilidad, es una situación muy complicada que amerita como tortura, como trato cruel, inhumano y degradante. Y muchos casos duran décadas", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha