eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bosch descarga en Volkswagen la responsabilidad sobre la manipulación diesel

- PUBLICIDAD -
La dirección de Volkswagen confirma un programa productivo de 299.589 coches en Navarra

La dirección de Volkswagen confirma un programa productivo de 299.589 coches en Navarra

La compañía alemana Bosch, proveedora de la tecnología diesel puesta en entredicho en el caso Volkswagen, ha descargado en el grupo automovilístico alemán la responsabilidad en la manipulación de los datos de emisiones en vehículos diesel destapada en Estados Unidos.

La compañía Robert Bosch, responsable de la avanzada tecnología que ha llevado a los motores diesel a imponerse en el mercado europeo como la alternativa a los motores de gasolina, es la suministradora en los modelos equipados con la familia de motores EA189 del sistema de inyección por 'common-rail' o conducto común, la alimentación y el módulo de dosificación para el tratamiento de gases de escape, además del software que gestiona estos sistemas.

En una nota de prensa, Bosch explica que, como es habitual en la industria auxiliar del automóvil, los componentes se suministran bajo las especificaciones del fabricante de automóviles.

Cómo se calibran y se integran estos sistemas en los vehículos completos es la responsabilidad de cada fabricante de automóviles.

La prensa alemana ha desvelado que en 2007 Bosch advertía al grupo Volkswagen que el software ahora puesto en cuestión era un desarrollo únicamente válido para pruebas y que su utilización en carretera era ilegal.

Cuatro años más tarde, en 2011, el grupo también fue advertido por uno de sus ingenieros sobre las prácticas ilegales en las pruebas de emisiones, según un informe citado en la edición del domingo del diario Frankfurter Allgemeine Zeitung, que respondía en ese momento a una investigación interna.

La tecnología desarrollada por Bosch está en los motores EA189 utilizados en 11 millones de vehículos de las marcas Audi, Seat, Skoda y Volkswagen, aunque por el momento sólo la marca Volkswagen ha identificado a cinco millones de unidades en todo el mundo.

El resto de las marcas aún no ha desvelado el número de esos vehículos afectados por el software, técnicamente denominado 'defeat device', que altera los datos de emisiones al detectar cuando un vehículo está siendo sometido a una prueba de emisiones y modifica el régimen de funcionamiento del motor para producir menos gases contaminantes.

La desviación se centra en los óxidos de nitrógeno, un valor extremadamente exigente en las normas de emisiones de Estados Unidos en comparación con la norma europea, en este caso la Euro5, relevada desde el pasado 1 de septiembre por la Euro6, ahora mucho más estricta.

En Estados Unidos el límite admitido es de 48 miligramos por kilómetro, mientras el Euro5 admitía 160 miligramos, una cantidad reducida a 80 en la nueva norma Euro6.

De acuerdo con los primeros datos facilitados por Volkswagen, los motores implicados son el 1.6 TDI de 75, 90 y 105 caballos y el 2.0 TDI de 84, 105, 110, 140, 170, 177 y 180 caballos.

A estos propulsores podrían sumarse el 1.2 TDI y el motor 3.0 V6 TDI, ya que el grupo investiga en este momentos toda la gama de motores diesel utilizados por las marcas del grupo entre 2009 y 2015.

De entrar estos dos últimos motores, podría incrementar el número de modelos afectados y el de marcas, porque Porsche utiliza el diesel de seis cilindros en tres de sus modelos.

Con el 1.6 TDI y el 2.0 TDI en liza son 33, en principio, los modelos afectados. En Audi son los modelos A1, A3, A4, A5, A6, Q3, Q5 y TT; en Seat los modelos Alhambra, Exeo, Ibiza, León, Toledo, Altea y Altea XL; en Skoda los modelos Fabia, Octavia, Superb, Rapid, Rapid Spaceback, Yeti, Scout y Roomster, y en Volkswagen los modelos Golf, Polo, Touran, Passat, Passat CC, Scirocco, Tiguan, Jetta, Multivan, Sharan, Amarok y Beetle.

En relación a las emisiones, para Robert Bosch el problema actual no es fundamentalmente del diesel, ya que, al contrario, en la ingeniería de motor de combustión, la tecnología diesel moderna es el mejor principio, dando lugar a las emisiones contaminantes más bajas.

Las motorizaciones diesel modernas son indispensables para la consecución de los objetivos europeos de emisiones de gases de efecto invernadero, agrega Bosch, que asegura que el diesel significa protección tanto para el medio ambiente y el consumidor.

Bosch desarrolla sistemas de tratamiento de gases de escape que pueden reducir las emisiones en cada situación de conducción, también a altas velocidades y al acelerar con fuerza.

Para Robert Bosch, la diésel sigue siendo una tecnología clave para el logro de las emisiones globales y cree que existe la posibilidad de reducir aún más las emisiones de CO2 de los motores diesel hasta en un 10 por ciento.

También hay un gran potencial para reducir aún más las emisiones de óxido de nitrógeno de los vehículos diésel, punto en el menciona el moderno sistema Denoxtronic, que con la utilización de urea permite una reducción de hasta el 95 por ciento, también en condiciones no incluidas en las pruebas oficiales del ciclo de conducción.

Fernando A. Marqués

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha