eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Cámara de Comercio de EEUU cree que el proceso soberanista frena inversiones en Cataluña

- PUBLICIDAD -
La Cámara de Comercio de EEUU cree que el proceso soberanista frena inversiones en Cataluña

La Cámara de Comercio de EEUU cree que el proceso soberanista frena inversiones en Cataluña

El presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España, Jaime Malet, ha asegurado hoy que el proceso soberanista ha frenado inversiones extranjeras en Cataluña, a la vez que ha lamentado el clima de división y confrontación que ha generado en la sociedad esta situación política.

Malet tiene constancia de que algunas empresas estadounidenses han decidido congelar sus inversiones en Cataluña o incluso llevarlas a cabo en otras regiones debido a la situación de incertidumbre derivada del debate independentista.

"Está claro que las empresas que invierten aquí es porque no se lo creen, y hay otras que se lo creen y se pierden posibilidades de inversión", ha dicho en declaraciones a la prensa tras participar en una jornada organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección y Carburos Metálicos con motivo del 120 aniversario de esta compañía.

"Ningún inversor invierte en un solar en el que no sabe si tendrá licencia de obras", ha añadido Malet, que considera "de sentido común" que el proceso político en Cataluña acabe afectando a la inversión empresarial, que lo que busca es estabilidad económica y certidumbre jurídica.

En su opinión, el proceso soberanista ha dado lugar a "un país dividido y enfrentado" y a un ejecutivo catalán que quiere cambiar el 'statu quo' sin un acuerdo con el Gobierno central, lo que irremediablemente genera "una gran incertidumbre" en el mundo inversor y empresarial.

Ha criticado, en este sentido, que se quiera convertir Cataluña "en un lugar de protesta social y de división", cuando debería diferenciarse del resto de regiones por su potencial de crecimiento y actividad emprendedora.

"Veo protestas sociales todos los días y peleas entre los propios catalanes y esto me hace sufrir mucho", ha recalcado.

En su intervención en la jornada, Jaime Malet, que preside la Cámara de Comercio de EEUU en España desde hace quince años, ha señalado que "existe margen para atraer más inversión estadounidense" al mercado español, situándola a niveles de otros países europeos como Italia.

Ha apuntado, a este respecto, que uno de los objetivos de su organización es atraer inversión a España y promover la actividad de empresas españolas en Estados Unidos.

Ha subrayado que las compañías norteamericanas crean mucho valor añadido en el tejido productivo local y ha recordado que la inversión estadounidense es la primera en España desde los años sesenta y que "no hay ni una sola empresa americana vinculada a un caso de corrupción en España en los últimos treinta años, como mínimo".

La Cámara de Comercio de EEUU en España, que este año celebra su centenario, cuenta actualmente con 280 empresas socias, entre las que figuran todas las empresas estadounidenses con actividad en el país, como Air Products -grupo del que forma parte Carburos Metálicos-, General Electric, Scheneider Electric o Coca-Cola.

La organización tiene su sede social en Barcelona y oficinas en Madrid.

En la jornada han participado también el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu; el vicepresidente y director general de Carburos Metálicos, Ahmed Hababou, y el presidente de Cruz Roja en Cataluña, Antoni Aguilera.

Oliu ha hecho un breve repaso de los 136 años de historia del Sabadell, un banco que inició su actividad como una entidad local y que hoy es uno de los principales grupos financieros del país, con actividad internacional, principalmente en Reino Unido tras la compra de TSB en 2015.

Por su parte, en una ponencia previa, el presidente y consejero delegado de Air Products, Seifi Ghasemi, ha destacado la apuesta del grupo estadounidense por la seguridad y el cambio climático.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha