eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Earik Axl Sund ahondan con su trilogía en la mente de los maltradores

- PUBLICIDAD -
Earik Axl Sund ahondan con su trilogía en la mente de los maltradores

Earik Axl Sund ahondan con su trilogía en la mente de los maltradores

Los suecos Jerker Ericson y Hakan Axlander Sundquist, que firman con el seudónimo Erik Axl Sund, han mostrado su satisfacción por el éxito de su primera trilogía, novelas negras que van más allá del relato policial para conformar dramas que ahondan en las constantes psicológicas de los maltratadores que sufrieron abusos sexuales en su infancia.

"Persona", "Trauma" y "Catarsis", publicados en España por la editorial Roja y Negra, y que han conseguido más de un millón de lectores en 20 países, conforman la trilogía "Los rostros de Victoria Bergman".

Los tres están estructurados como partes de una misma secuencia de investigación de asesinatos, protagonizada por una detective y una psicoterapeuta.

La inspectora de Policía Jeanette Kihlberg tiene como colaboradora a la psicóloga Sofía Zetterlund, que está obsesionada con los casos de dos de sus pacientes, Samuel Bai, un niño soldado de Sierra Leona, y Victoria Bergman, ambos traumatizados por haber sufrido abusos sexuales en la infancia.

El hallazgo de un cadáver mutilado de un joven extranjero en un parque del centro de Estocolmo, y un crimen de similares características al poco tiempo obligan a la detective y su colaboradora terapeuta a centrar una investigación dirigida en principio a la búsqueda de un asesino en serie.

Pero las cosas no son lo que parecen, y los hechos estrictamente policiales permiten a los autores dar un tinte de novela negra a una historia que profundiza sobre la conducta humana y los elementos comunes que determinan el "círculo del mal", según han afirmado.

Erikson y Sundquist estaban vinculados desde hace dos décadas por haber vivido en el mismo pueblo de los alrededores de Estocolmo y dedicarse a la música, el primero como productor, y el segundo como técnico de sonido y músico, pero no fue hasta 2008 cuando decidieron "escribir algo" a modo de "experimento".

"Así empezó todo; no queríamos hacer la típica novela policial en la que sólo hacen falta un detective y un muerto para relatar una serie de acontecimientos, sino hacer un ejercicio de psicoterapia", han manifestado Erikson en la Semana Negra de Gijón, donde ambos participan como autores invitados.

Los escritores, considerados como los "herederos" de Stieg Larsson, padre de la novela negra nórdica, quisieron centrarse en aspectos de la educación, la infancia y, sobre todo, en la violencia psicológica y física, como trasfondo de una historia que es "negra" en sus formas y "un drama humano" en el fondo.

Han asegurado que, en el análisis de casos que estudiaron para documentarse antes de lanzarse a escribir, han encontrado coincidencias según las cuales los hombres dirigen su maltrato hacia otros, mientras que las mujeres lo hacen contra sí mismas.

Sin embargo, ambos autores están convencidos que las diferencias de género en la forma de estructurar los pensamientos "no son tantas como se cree" y que la idea generalizada de que "son distintos" es "un mito".

De hecho, han explicado hoy que la inspectora Kihlberg "comenzó siendo un hombre", pero cuando llevaban 150 páginas escritas decidieron que fuera una mujer y que para ello solo le tuvieron que cambiar el nombre y "algunas pocas frases".

El dúo literario Erik Axl Sund trabaja a cuatro manos escribiendo unas cuarenta páginas cada uno y por el momento no piensan cambiar de método, a la vista de los resultados obtenidos.

La primera trilogía ha sido publicada por editoriales de 20 países y será adaptada para producir una serie de televisión, con lo que han conseguido un éxito similar al de Stieg Larsson, que puso a la novela sueca en el mundo con "Los hombres que no amaban a las mujeres", la primera de la saga "Milenniun".

Erikson y Sundquist han reconocido estar "influenciados" por "el éxito de Larsson", que en cierta forma les impulsó a escribir, pero no por su estilo, que desconocen, porque sólo leyeron su primera novela.

Aun así, creen que la literatura policial que se escribe en los países del norte de Europa tiene elementos en común que bien podrían configurar un "estilo", determinado fundamentalmente por el estilo de vida de estos países.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha