eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Técnicos de acreedores en Atenas para preparar la tercera revisión de rescate

- PUBLICIDAD -
Técnicos de acreedores en Atenas para preparar la tercera revisión de rescate

Técnicos de acreedores en Atenas para preparar la tercera revisión de rescate

Los técnicos de las instituciones acreedoras de Grecia regresan hoy a Atenas para preparar el terreno de la próxima evaluación del rescate griego, la tercera desde la firma en julio de 2015 de este tercer programa de asistencia por un máximo de 86.000 millones de euros.

Se espera que los jefes de misión inicien la negociación concreta en octubre, después de que el Gobierno remita al Parlamento los presupuestos generales para 2018, el año en que Grecia espera salir de la tutela de la cuadriga de acreedores formada por la Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE), Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y Fondo Monetario Internacional (FMI).

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, aseguró este fin de semana que su Gobierno está decidido a cerrar con rapidez esta evaluación, pero pidió al FMI que decida antes de fin de año si participa o no en el rescate.

Del tramo de ayuda aprobado en julio por un total de 8.600 millones de euros, está pendiente todavía el desembolso de 800 millones de euros, supeditados a que el Estado pague hasta finales de este mes atrasos con sus proveedores por un total de 1.200 millones de euros.

Para poder aprobar esta nueva evaluación del programa, Grecia deberá aplicar 95 requisitos previos.

Se espera que los técnicos analizarán en los próximos días el plan de trabajo del Gobierno en esta cuestión.

Entre los asuntos pendientes hay varios relativos al proceso de privatización de empresas estatales, a la liberalización de profesiones, al funcionamiento de la administración pública, así como, y este es uno de los mas peliagudos, a la restricción del derecho a huelga.

Aunque a regañadientes, el Gobierno izquierdista de Tsipras ha aprobado hasta ahora todas las exigencias de la cuadriga en esta materia, con la correspondiente reacción en las calles de los sindicatos y de la población afectada por las reformas.

En este caso se trata de que las huelgas solo puedan celebrarse si cuentan con la aprobación de la mitad más uno de todos los afiliados sindicales.

En la actualidad basta con que sea la ejecutiva sindical la que convoque una protesta laboral.

Entre los escollos de la negociación figura la postura que podría adoptar el FMI, que no ha aportado todavía fondos pero sí está implicado en la supervisión, respecto en materia presupuestaria.

El próximo día 1 de octubre el Gobierno presentará el borrador presupuestario para el próximo año, y según los medios locales, se espera que el FMI pueda cuestionar nuevamente el objetivo respecto al superávit primario.

Tras cumplir de sobra los objetivos en 2016, la meta este año es generar un superávit primario -excluye el pago de intereses de la deuda- del 1,75 % del producto interior bruto (PIB), pero a partir de 2018 el excedente deberá alcanzar el 3,5 %, algo que el Gobierno y las instituciones europeas ven factible pero no el FMI.

El Fondo Monetario Internacional ha planteado además la necesidad de recapitalizar nuevamente a la banca griega, en contra de la opinión del BCE y la CE, que lo ven innecesario.

Los analistas interpretan estas nuevas exigencias como un indicio de que finalmente el Fondo podría decidir no participar en el rescate.

En julio el FMI aprobó un "principio de acuerdo" de que asistirá a Grecia con 1.600 millones de euros, pero condicionó el desembolso de esta ayuda a que los socios europeos tomen las medidas necesarias para garantizar la sostenibilidad de la deuda.

Alemania ha dejado claro desde un principio que tan solo se planteará medidas de alivio una vez concluya el actual programa de asistencia, en agosto de 2018.

En una rueda de prensa celebrada este domingo en Salónica Tsipras apeló al FMI a decidirse de una vez y aseguró que Grecia puede vivir con y sin su ayuda, pero no teniéndolo "con un pie dentro y otro fuera".

Tras la salida a prueba en agosto a los mercados financieros, el Gobierno tiene previsto llevar a cabo al menos otras dos subastas antes del verano de 2018, por lo que un entorno de incertidumbre sobre la participación del FMI podría afectar negativamente a estos planes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha