eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las empresas españolas aceleran sus pagos, aunque a menor ritmo que en Europa

- PUBLICIDAD -
Las empresas españolas aceleran sus pagos, aunque a menor ritmo que en Europa

Las empresas españolas aceleran sus pagos, aunque a menor ritmo que en Europa

Las empresas españolas tardan en hacer efectivos sus pagos menos que hace un año, con una media de 0,61 días, aunque lo hacen a menor ritmo que la mayoría de las empresas europeas, cuyos plazos se han rebajado en 1,08 días.

España y sus empresas han mejorado a la hora de liquidar sus facturas, pero en paralelo se distancian de la tendencia europea, según el estudio sobre comportamiento de pagos de las empresas en Europa, realizado por Informa D&B.

Las compañías españolas cerraron el último ejercicio con respecto a las europeas con una diferencia de 3,26 días de morosidad, cuando en diciembre de 2013 era de 2,79 días.

En el cuarto trimestre del año pasado, último periodo computado, la morosidad de los empresarios españoles disminuye en el tiempo, pero se incrementa con respecto a la media europea.

Se trata del tercer trimestre consecutivo en el que las empresas españolas retrasan la media de sus pagos y se alejan de la media europea.

El informe detalla para ese último periodo que el retraso medio en los pagos de las compañías españolas fue de 17,18 días, frente a los 13,92 días de las empresas europeas.

Este retraso de 17,18 días sitúa a España como el cuarto país europeo con mayor dilación a la hora de abonar sus facturas, por detrás de Portugal, con 30,85 días; Italia, con 20,79 días y Reino Unido, con 18,13 días.

España, que figura cuarta en la lista del índice de morosidad de sus empresas, se sitúa peor que Irlanda, con 16,36 días de retraso acumulado.

La media europea se ha establecido en 13,92 días, lejos de la mejor valorada, Alemania, cuyas empresas emplean 5,69 días en ponerse al corriente de pago.

Durante el último año, los países que han experimentado mayor disminución en la morosidad son Irlanda, que reduce sus retrasos en 1,39 días; Portugal, que lo hace en 1,21; y España, en 0,61 días.

En cuanto a la media europea, ésta se sitúa por debajo de los 14 días de retraso por primera vez desde el último trimestre de 2012.

En materia de lucha contra la morosidad, la directiva europea fija, como norma general, un límite de 30 días para pagar las facturas.

La adaptación de esa Directiva en España se hizo a través del Real Decreto 4/2013 de 22 de febrero, por el se fija un plazo estándar de 30 días para las administraciones y de 60 para las empresas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha