eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Otro ex director general de la Agencia de Innovación andaluza asegura que desconocía "irregularidades"

"El único rol que tenía la agencia era el de caja pagadora y no tenía ninguna otra potestad"

- PUBLICIDAD -
Otro ex director general de la Agencia de Innovación andaluza asegura que desconocía "irregularidades"

El exdirector general de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) Jacinto Cañete, que ocupó el cargo entre 2008-2009, ha manifestado en la comisión de investigación sobre irregularidades en expedientes de regulación de empleo (ERE) del Parlamento que este organismo se limitó "exclusivamente a materializar los pagos que les eran ordenados" por la Consejería de Empleo y que "desconocía absolutamente cualquier presunta irregularidad".

Cañete, que cesó en el cargo a petición propia porque recibió una oferta laboral que "no podía rechazar", ha querido dejar claro que durante su corto mandato, IDEA actuó en todo momento bajo el imperio de la ley, de manera "diligente y profesional" por parte de sus equipos. "IDEA no ha tenido participación en los procedimientos administrativos cuestionados ni en la génesis de los mismos, pues en ningún caso fue competente para ello", ha sentenciado.

Ha agregado que IDEA no dictó resolución administrativa alguna, no ha comprometido ni ha autorizado pago y, sobre todo, al no haber tenido jamás acceso a los expedientes de la Consejería de Empleo, "desconocía absolutamente cualquier presunta irregularidad que se hubiera podido producir en los mismos, limitándose exclusivamente a materializar los pagos que les eran ordenados" por la Consejería, a través de la Dirección General del Empleo. "El único rol que tenía la agencia era el de caja pagadora y no tenía ninguna otra potestad", ha sentenciado el exdirector general.

Ha insistido en que durante el tiempo que duró su mandato, IDEA "ni apreció ni pudo apreciar" porque no tenía acceso a los expedientes de Empleo, la existencia de irregularidades administrativas en las ayudas cuyo pago materializaba por orden de la Consejería de Empleo y, aún menos, menoscabo de fondos públicos". El pago de esas ayudas que se decidían por la Consejería de Empleo, según ha afirmado, era algo "obligado" a lo que IDEA no tenía legitimación para oponerse por ser "un mandato directo" de la ley de presupuestos de la comunidad.

Concretamente, ha explicado que periódicamente se recibían desde la Consejería de Empleo órdenes de pago firmadas por el director general de Trabajo, acompañadas del correspondiente convenio y resolución firmadas por éste y visadas por el viceconsejero de Empleo. Según ha apuntado, estas órdenes, que llegaban directamente a la dirección financiera de IDEA, se examinaban previamente por los servicios jurídicos de la agencia y, una vez comprobadas las disponibilidades de tesorería, se procedía al mismo.

Jacinto Cañete ha manifestado además que esas órdenes de pago expresaban tanto el beneficiario, la cantidad correspondiente al mismo, así como el número de cuenta y la póliza nominalizada para cada uno de ellos. Ha apuntado que los servicios financieros de IDEA comprobaban igualmente, antes de proceder al pago, la correcta titularidad de la cuenta a la que pagar cada ayuda, y la disponibilidad de tesorería.

Sobre este asunto de la tesorería, ha señalado que sus reuniones en la Consejería de Empleo solo tenían como fin abordar el "desfase presupuestario" en la agencia y pedir que se arreglara la situación y que nunca se habló del procedimiento.

"El único y exclusivo papel de IDEA era materializar los pagos que con cargo a las sucesivas transferencias de financiación eran ordenados por el órgano gestor, sin acceso alguno a los expedientes administrativos de los que las órdenes de pago se derivaban, ya que los mismos permanecían siempre en la Consejería de Empleo", ha expuesto.

Ha puesto de manifiesto también que el interventor general de la Junta, durante su comparecencia en la comisión de investigación, dejó claro que la "totalidad de las deficiencias advertidas corresponden a actuaciones u omisiones de la Consejería de Empleo y no de IDEA y es la consejería la que tendría que proceder a la subsanación de las mismas".

Según ha indicado, en las dos reuniones que celebró durante su mandato con el interventor general de la Junta "nunca se exigió a IDEA un cambio de comportamiento sobre su actuación, que se limitaba exclusivamente a la materialización del pago ordenado por la Consejería de Empleo".

Ha querido dejar claro que la gestión que ha llevado a cabo IDEA durante su mandato ha sido siempre con el mayor "respeto y sujeción a la legalidad vigente". "Tengo la conciencia absolutamente tranquila", ha expresado.

PREGUNTAS DE LOS GRUPOS

Por su parte, la diputada del PP-A Teresa Ruiz Sillero ha preguntado a Jacinto Cañete si en las reuniones que mantuvo con el entonces director general de Trabajo Juan Márquez habló de la validez del convenio de 2001 entre el IFA y la Consejería de Empleo, "prorrogado tácitamente y sin informe jurídico", a lo que el exresponsable de IDEA ha señalado que "nunca" habló de ello y que el único asunto que abordaba en las reuniones con Empleo era el del desfase presupuestario en la agencia.

A juicio de Ruiz Sillero, no se sostiene que ningún responsable de IDEA no se planteara denunciar el citado convenio de 2001, cuando había "indicios patentes de irregularidades continuas". En opinión de la diputada popular, al no denunciar el convenio, Cañete "era cooperador necesario para la comisión de los fraudes". Ante estas palabras de Ruiz Sillero, el exdirector de IDEA expresó que se estaba lesionando su imagen, honor y dignidad.

La parlamentaria del PSOE-A Antonia Moro, que ha señalado que los miembros de la comisión no estamos aquí para echar broncas a nadie ni para intentar que el compareciente diga lo que quieren los diputados que diga, preguntó a Cañete si tuvo acceso a los expedientes en los que se sustentaban las órdenes de pago de la Consejería de Empleo, a lo que el alto cargo ha respondido que "jamás" porque no tenía esa competencia.

"Jamás tuve contacto con el procedimiento e intuyo que ninguno de los miembros de mi equipo tampoco porque no me lo trasladaron", ha apuntado Cañete, quien ha recalcado que si hubieran intuido alguna irregularidad, se hubiera producido un cambio de comportamiento y lo hubiera puesto en conocimiento de sus superiores.

La diputada de IULV-CA Alba Doblas ha reprochado a Cañete que no viera ningún indicio de irregularidad y ha expresado que es "muy extraño" que en IDEA no se abriesen expedientes para la materialización de los pagos que ordenaba Empleo. En opinión de Doblas, los directores generales de IDEA parece que eran puestos para "para no ver, no oír y callar" y Cañete ha querido dejar claro que él no tenía ninguna "venda" ni se tapaba los ojos ante nada, sino que sencillamente estaba ante un proceso que venía funcionando ocho años cuando él llego a la agencia.

El exdirector general ha insistido en que en IDEA no tuvieron ninguna llamada de atención que les hiciera pensar en alguna irregularidad o menoscabo de fondos públicos. "¿No le preocupaba que pudiera estar pagando la orden de un asesinato, de un sicario o de algo delictivo?", ha preguntado Doblas a Cañete.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha