eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Berlín no ve en peligro el pacto UE-Turquía tras el intento golpista

- PUBLICIDAD -

El Gobierno alemán no considera que el acuerdo entre Turquía y la Unión Europea (UE) sobre refugiados esté en peligro, pese a las advertencias lanzadas desde el propio Berlín contra una purga por parte de Ankara como reacción a la intentona golpista del pasado viernes.

"No hay por el momento nada que apunte a que se acuerdo está en peligro", afirmó Peter Altmaier, ministro de la Cancillería y coordinador para la acogida de refugiados, en declaraciones al diario "Saarbrücker Zeitung".

Altmaier, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel, añadió que se "parte de la base" de que ambas partes "cumplirán con sus compromisos", en alusión a los términos del pacto, suscrito el pasado marzo en un intento por frenar la llegada de refugiados a territorio comunitario.

El acuerdo incluye ayudas de hasta 6.000 millones de euros para mejorar los campamentos de asilados de Turquía y el controvertido mecanismo del "uno por uno", por el que Ankara acepta la deportación de un refugiado llegado de forma ilegal a Grecia a cambio de enviar a la UE a otro que esté en su territorio.

El pacto fue impulsado principalmente por Alemania, en medio de las tensiones políticas y sociales creadas por la llegada incesante de refugiados -1,1 millones de peticionarios de asilo recibió ese país en 2015-.

Altmaier admite sin embaro que, antes ya del intento golpista, había "preocupación" en Berlín por las presiones sobre las medios críticos o la oposición en Turquía.

Las palabras del ministro de la Cancillería siguen a las alertas lanzadas inclusive desde las filas gubernamentales alemanas a la reacción del Gobierno turco tras la intentona.

El ministro de Justicia, Heiko Maas, advirtió contra una "purga" y una "venganza arbitraria" en Turquía, tras el alud de destituciones y arrestos en el cuerpo judicial del país.

"La venganza y la arbitrariedad no contribuirán a la pacificación (del país). La protección de los derechos de un acusado es uno de los fundamentos de un Estado de Derecho", apuntó el socialdemócrata Maas, desde su cuenta en twitter.

En términos parecidos se pronunció el eurocomisario de Economía, el alemán Günther Oettinger, de la CDU como Altmaier, quien alertó contra una restricción de los derechos democráticos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se "alejaría de los principios de la Unión Europea y de la OTAN si sigue recortando los derechos fundamentales", afirmó Oettinger.

Las críticas se extendieron entre la oposición y especialmente entre los representantes del colectivo germano-turco, como el líder de los Verdes, Cem Özdemir.

"Erdogan quiere convertir Turquía en una especie de democracia presidencial, según dice. En realidad es más bien una dictadura presidencial", apuntó Özdemir, que en 1994 se convirtió en el primer diputado de origen turco del Bundestag (Parlamento federal).

Las reacciones desde Alemania siguen a las destituciones producidas ayer en el cuerpo judicial -unos 2.700 magistrados-, además de las cerca de 6.000 detenciones tras el fracaso del golpe.

Tras condenar la intentona golpista, la canciller alemana, Angela Merkel, apremió ya ayer a las máximas autoridades turcas a respetar las reglas democráticas, así como los derechos de las minorías.

La canciller recordó asimismo los vínculos que unen a su país con Turquía, tanto por su condición de socio de la OTAN como por el hecho de que en Alemania viven 3,5 millones de personas con raíces turcas, el mayor colectivo de origen extranjero del país.

Miles de germano-turcos se manifestaron espontáneamente contra el golpe el viernes por la noche, tanto ante la embajada de Turquía en Berlín como en otras partes del país, tras la llamada de Erdogan a sus compatriotas a presentar resistencia frente a los golpistas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha