eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Berlín reforzará la acogida de refugiados ante el récord de solicitantes

- PUBLICIDAD -
Berlín reforzará la acogida de refugiados ante el récord de solicitantes

Berlín reforzará la acogida de refugiados ante el récord de solicitantes

El Gobierno alemán reforzará los recursos destinados a la acogida de refugiados ante el récord de solicitudes previsto para este año, con el objetivo de liberar de cargas a los desbordados poderes locales y ante la alarma creada por los ataques a centros de asilados.

La canciller, Angela Merkel, junto a sus ministros de Interior y de Economía -el conservador Thomas de Maizière y el socialdemócrata Sigmar Gabriel-, anunció hoy un paquete de medidas orientadas a acelerar los procesos de acogida -o rechazo- de los solicitantes y, con ello, a descargar de responsabilidades a los municipios.

"El objetivo es conseguir una más rápida integración, social y laboral, de aquellos solicitantes con perspectivas de quedarse en el país", indicó Merkel tras presidir una reunión en la Cancillería con las principales autoridades federales y regionales.

Si el año pasado se superó la cifra de 200.000 solicitantes, para éste se prevé un récord histórico de 400.000 nuevos peticionarios, a los que se sumarán los 50.000 que se arrastran de 2014 y que siguen pendientes de resolución, detalló De Maizière.

"Tenemos que ser capaces de deslindar más rápidamente a quienes llegan con perspectivas de ser admitidos de los que previsiblemente no superarán el proceso por no cumplir los requisitos", añadió el ministro, de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel.

Recordaba así que miles de las peticiones recibidas en los últimos meses corresponden a países de los Balcanes, la mayoría considerados ya seguros por el Gobierno alemán.

La canciller hizo hincapié en que las medidas programadas se enmarcan en los esfuerzos "internos" de Alemania en la acogida de refugiados, que discurren "en paralelo" a los emprendidos a escala de la Unión Europea ante el drama de la inmigración ilegal en el Mediterráneo.

"Nuestro Gobierno aspira a un reparto más equitativo de los inmigrantes entre los miembros de la UE", recordó Merkel, quien reconoció que a la espera de que se logre este objetivo debe conseguirse una "rápida mejora" de las condiciones de acogida en el país para paliar la sobrecarga en los municipios.

Alemania seguirá siendo un "país abierto a la acogida", como hasta ahora, pero sin caer "en desequilibrios ni abusos", apuntó por su parte Gabriel, líder del Partido Socialdemócrata (SPD) y con rango de vicecanciller en el Ejecutivo de Merkel.

El paquete de medidas deberá concretarse en otra reunión, prevista para el 18 de junio, entre el Gobierno federal y los 16 Länder -representados hoy por el primer ministro bávaro, Horst Seehofer, y su colega de Renania del Norte-Westfalia, Hannelore Kraft.

De Maizière anunció, por lo pronto, la creación de unos 2.000 puestos de trabajo para agilizar la gestión de la prevista avalancha de nuevas solicitudes desde el departamento federal de Migración y Refugiados.

Hasta ahora estaban adscritos a ese cometido 2.800 empleados, que serán reforzados ya en los próximos meses por otros 750, a los que se sumarán gradualmente los restantes.

"Estamos ante un nuevo escenario que nos ha colocado ante enormes desafíos, incluidos los procedentes de posiciones extremistas", afirmó Seehofer, líder de la derechista Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado a la CDU de Merkel.

Kraft, del SPD, insistió en que, por encima de posiciones xenófobas, la ciudadanía alemana es "mayoritariamente partidaria de acoger" a quienes acuden a país "en busca de protección", procedentes de "situaciones y conflictos extremos".

La reunión de hoy en la Cancillería se produce en medio de la alarma creada por los ataques a centros de refugiados, ya existentes o en construcción, así como a la situación de indefensión denunciada por alcaldes y políticos locales amenazados por la ultraderecha.

El mismo De Maizière presentó esta semana las últimas estadísticas de criminalidad y extremismo político, según las cuales el año pasado se registraron 175 ataques contra centros de refugiados, lo que triplica las cifras del año anterior.

La ultraderecha ha capitalizado el "clima de malestar" de algunos vecinos ante la llegada de refugiados a su población o distrito y también se ha incrementado el número de delitos de tinte xenófobo o antisemita.

En total se registraron 17.020 delitos de trasfondo ultraderechista, una cifra parecida a la de 2013, de los cuales 3.368 fueron violentos, el más alto cómputo en los últimos diez años.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha